TALLER MECÁNICO DE MOTOS A DOMICILIO MADRID Tel. 663 91 78 68

TALLER Y MODIFICACIÓN DE MOTOS, CAFE RACER, ESCRAMBLER, Y MAS. http://gusmoto.blogspot.com.es/

contacto

MANUAL DE PILOTAJE


Primera edición: Octubre‐2004
Segunda edición:: Diciembre‐2006
Tercera edición:: Abril‐2008
Cuarta edición: Octubre‐2009
Quinta edición: Dic‐2011
___________________________________________________________________________________________________________________________
2
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Advertencia: Pilotar una moto implica riesgo de lesiones físicas o muerte, ya sea por errores propios o por causas ajenas, así como daños a terceras personas o bienes. Este manual no suprime los riesgos potenciales de conducir una motocicleta. De hecho , es posible que leerlo y aplicar lo que aquí se explica, lleve a un incremento de la exposición del piloto a ese riesgo debido a la adquisición de una mayor habilidad en el pilotaje , lo que es proclive a un aumento de la velocidad en la conducción.
El contenido de este manual es producto de la experiencia y observación personal del autor, apoyado en la bibliografía que ha considerado más relevante sobre el tema y, el autor, no se hace responsable de los accidentes y sus consecuencias que puedan producirse por una mala interpretación del material que aquí se expone o por una falta de sentido común en su aplicación. 3
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
ÍNDICE DE CAPÍTULOS
ÍNDICE ……………………………………………………………………………………………………………………..……………….
4
PROLOGO A LA CUARTA EDICIÓN …………………………………………………………………………………………………...
8
PRÓLOGO A LA QUINTA EDICIÓN …………………………………………………………………………………………………...
9
INTRODUCCIÓN .………………………………………………………………………………………………………... ………………
10
CAPÍTULO I: POSTURA BÁSICA .…………………………………………………………………...………………… ………………
12
Las manos ………………………………………………………………………………………………………..…
12
El síndrome de las manos dormidas …………………………………………………………………
13
Los pies ……………………………………………………………………………………………………….….….
12
Las rodillas …………………………………………………………………………………………………………..
14
La postura en el pasajero …. …………………………………………………………………………………………………..
14
CAPÍTULO II: EL EQUILIBRIO ...………………………………………………………………………………………….……………..
16
Huellas de contacto de los neumáticos ………………………………………………………………………………………
16
El efecto giroscópico…………………………………………………………………………………………………………….
16
Fuerza de autoalineación de la rueda delantera …………………………………………………………………………...
17
Agarre de los neumáticos ……………………………………………………………………………………………………...
17
Amortiguadores ……………………………………………………………………………….……………………
17
Los neumáticos …………………………………………………………………………….……………………….
18
La presión de inflado de los neumáticos …………………………..…………………………………
18
La temperatura del neumático ………………………….…………………………………………….
18
¿Porqué toma la moto las curvas cuando se inclina? ……………………………………………………………………….
19
El efecto cono ………………………………………………………………………………………………………...
19
Deriva del neumático ……………………………………………………………………………………………….
19
Equilibrio en la tumbada ………………………………………………………………………………………………………
19
CAPÍTULO III: LA GESTIÓN DE LA MIRADA ……………………………………………………………………….………………..
22
Definiciones del ápice, trazada y tumbada …………………………………………………………………………………..
22
El punto de fuga ………………………………………………………………………………………………………………..
23
Las referencias visuales esenciales …………………………………………………………………………….……………..
24
Valoración de la curva ……………………………………………………………………………….…………….
24
Fijar el inicio del ataque a la curva ………………………………………………………………….……………
24
Fijar el ápice de la curva ……………………………………………………………………………...……………
24
Fijar el punto de salida de la curva ……………………………………………………………………………….
25
La anticipación en las referencias visuales …………………………………………………………………………………..
25
El campo visual: la visión periférica …………………………………………………………………………..……………..
25
La gestión de la mirada en el pasajero ………………………………………………………………………..……………...
26
La gestión de la mirada en el circuito ………………………………………………………………………………………..
26
Manejo de los elementos referenciales visuales ……………………………….…………………..…………….
27
CAPÍTULO IV: CAMBIOS DE MARCHA .………………………………………………………...…………………… ……………..
28
Nociones elementales de mecánica …………………………………………………………………………………………..
29
El embrague ……………………………………………………………………………………………….…………………..
28
La zona de fricción del embrague …………………………………………..……………………...…………….
28
Cuando utilizar la zona de fricción del embrague ……………………………………………………………..
28
Golpe de gas al vacío …………………………………………...........................................................……………
30
Reducción de marcha …………………………………………..........................................................................……………..
30
Cambios de marcha en la aceleración ……………………………………………...………………………….……………..
30
Que marcha introducir ……………………………………………………………………………….……………
31
La aceleración …………………………………………………………………………………………………………………..
31
La caballerosidad con el pasajero ……………………………………………………………………..……………………..
32
El cambio de marcha en la conducción deportiva………………………………............................................……………..
32
CAPÍTULO V: LA FRENADA …..……………………………………………………………………………………….………………
34
Dinámica de la frenada ……………………………………………………………………………….……………………...
34
Freno delantero ……………………………………………………………………………….……….…………….
34
El defecto más frecuente ………………………………………………..…………………….……………
35
Como utilizar el freno delantero ………………………………...…………………………...…………...
35
La frenada en tres fases del freno delantero ……………………………………………………………..
36 4
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Freno trasero ………………………………………………………………………….……………….…………….
36
Como utilizar el freno trasero ………………………………………………..……………...……………
37
Cuando utilizar solo el freno trasero ……………….……………...………………………..…………...
36
La potencia de cada freno …………………………………………………………..………………………………………...
37
La retención del motor ………………...………………………..……………………….……………………...…………….
37
Conclusiones y recomendaciones …………………………………………………………………..………….……………..
38
Frenar durante la tumbada ……………………………………………………………………………….........……………..
38
Recomendaciones para frenar en tumbada ………………………………………………..……….……………
39
Ensayar la frenada ……………………………………………………………………………………..………..……………..
39
El pasajero en la frenada ……………………………………………………………….....................................……………..
40
CAPÍTULO VI: FRENAR EN EL PILOTAJE DEPORTIVO …………………………………………………………………………….
42
Evitar el estrés ………………………………………………………………………………………...…………….
42
Reacciones de supervivencia ante el estrés ………………………………………………………...……………
45
Frenar menos para ir más rápido …………………………………………………………………...…………….
45
La geometría de la moto en el ataque a la curva ………………………………………………….…………….
45
CAPÍTULO VII: LAS CURVAS …………………………………………………………………..………………………..……………
48
Las fases del giro y el manejo del gas ……...…………………………………………………………………..……………..
48
48
48
48
FASE I: La preparación para el giro .....……………………………………………………………..……………
Valoración de la curva …………………………………………………………………….…………...
Punto de inicio de la tumbada …….…………………….………………………………..…………..
FASE II. Gas cerrado. La retención del motor …………….……………………………………….…………….
50
Errores frecuentes en la FASE II ………………………………………………………………………
50
FASE III: Un punto de gas …………………………………………………………………………...…………….
51
FASE IV: Aceleración progresiva …………………………………………………………………...…………….
51
Las fases del manejo del gas en los distintos tipos de curvas ………………………………………………….
52
CAPÍTULO VIII: LA TRAZADA ……….…………………………………………………………………………………...…………….
54
Ataque anticipado a la curva: la salida sin espacio ………………………………………………..…………….
55
Ataque atrasado a la curva …………………………………………………………………………...……………
56
Ataque atrasado a curvas enlazadas .......................…………………………………….. ………….
56
CAPÍTULO IX: ELCONTRAMANILLAR Y LA TUMBADA ………………………...................................................……………..
58
Otras técnicas para entrar en tumbada …………………………………………………………………………...
61
CAPÍTULO X: TRASLADOS LATERALES DE PESO. LA POSTURA RACING ..…………………………...……………………..
62
La postura racing ………………………………………………………………………………….......…………….
62
Puntos clave de la postura racing ………………………………………………………...…………..
62
El peso sobre las estriberas en la postura racing ………………………………………..…………..
64
Giro apoyado (Pívot Steering) ……………………………………………………………………….
64
Gancho (Hook Turns) ………………………………………………………………………………….
64
Dinámica de la postura racing ………………………………………………………………………..
64
Giros alternativos en la postura racing ………………………………………………………………
67
Secuencia en los giros alternantes …………………………………………………………………….
67
CAPÍTULO XI: LA POSTURA INGLESA Y CONTINENTAL …..……………………………………………………….……………
68
Circunstancias apropiadas para pilotar a la inglesa ………………………………………………..
68
Puntos clave y dinámica de la postura inglesa ……………………….……………………………..
69
La postura continental ………..……………………………..………………………………….………………...…………….
70
Posturas intermedias en la curva ..…………………..……………………………………….………………………………..
70
Posición del pié interior en los giros …………………..…………………………………….………………….…………….
71
Anclaje del piloto a la moto: las rodillas ……………………………………………………………………………………..
70
Distribución del peso sobre los reposapiés en las curvas ………………………………………………………………….
71
Maniobras para corregir un exceso de velocidad en curva ………………………………………………………………..
71
Maniobras a evitar durante la tumbada …...…………….………………………………..…………………...……………..
71
El pasajero en las curvas ………………………………….…………………………….……………………….……………..
72
CAPÍTULO XII: LAS CURVAS EN EL PILOTAJE DEPORTIVO .………………………………..……………………..…………….
74
La rapidez de la tumbada ……….……………………………..…………………………………….…………….
74
La rapidez en levantar la moto …………………………………………………………………………………….
75
Tocar rodilla: la asignatura pendiente ...…………………………………………………………… ……………
75
Timoneo ………………………………………………………………………………………………..…………….
76
5
Manual de pilotaje Índice por capítulos J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
CAPÍTULO XIII: LA CONDUCCIÓN EN CONDICIONES ADVERSAS ...…………………………………………..………………
78
Superficies resbaladizas …………………………………..…………………………………………………….……………..
78
El factor psicológico …………………………………………………………………………………..……………
78
La lluvia ……………………………………..………………………………………………………………………
78
Gravilla ……………………...………………………………………………………………................……………
79
Rayas blancas y señales de tráfico sobre el asfalto ………………………….……………………..……………
79
Manchas de aceite, gasolina o gás oil ………………………………………..………………..........……………
79
Nieve …………………………………………………………………………..……………................……………
79
Viento …………………………………..………………………………………………………………………………………..
80
Niebla ……………… ………………………………………………………………............................................……………..
80
CAPÍTULO XIV: LA CAÍDA ...……………………………………………………………………………………………………………
82
La prevención ……………………………………………………………………………………………………………………
82
El factor psicológico y la aptitud ……………………………………………………………………………………………..
82
Derrape de las ruedas en la tumbada ………………………………………………………………………………………..
82
Derrape de la rueda delantera …………………………………………………………………………………….
82
Derrape de la rueda trasera ………………………………………………………………………….……………
83
Control del derrape de la rueda trasera ………………………………………………….………….
84
El shimmie ……………………………………………………………………………………………………….……………..
85
Objetos pequeños en la trayectoria de la moto …………………….………………………………………………………..
87
Valorar la escapatoria ……………………………..…………………………………………………………….……………..
88
Técnica de la caída ……………………………………………………………………………………………………………..
88
El equipo ……………………………………………………….………………………………………………………………..
8
El pasajero en la caída …………………………………………………………………………………...……..……………..
88
Primeros auxilios …………………………………………...…………………………………………………………………..
88
CAPÍTULO XV: EPÍLOGO Y RECOMENDACIONES …..…………………………………………………………..……………….
90
BIBLIOGRAFÍA …………………………………………………………………………………………………………………………….
92
ÍNDICE ALFABÉTICO .................................................................................................................................................................................
94 6
Manual de pilotaje Índice por capítulos J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
7
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
PRÓLOGO DE LA QUINTA EDICIÓN
Ya han transcurrido siete años desde que la primera edición del manual vio la luz. Aquella fue una primera herramienta, rudimentaria y elemental, dedicada a los conceptos mas básicos del pilotaje. Sin embargo y gracias a vosotros, queridos colegas moteros, ha ido creciendo arrastrado por las necesidades de conocimiento que me habéis ido planteando. Dado que las curvas son el permanente examen del piloto y el terreno donde se plantean la mayoría de los problemas, ha sido esa parte del manual la que más ha evolucionado. Pero este desarrollo ha repercutido también hacia otras necesidades, como por ejemplo la del equilibrio y el manejo de la visión, pilares que hacen posible entender el motivo de muchas maniobras y el como conseguirlo. Pese a todo, he querido mantener la línea de sencillez y claridad iniciales. Finalmente, creo que he conseguido que el manual sea más completo, pero no más complicado.
También me he esforzado en estructurarlo para facilitar la búsqueda de los temas y se ha añadido un índice alfabético para facilitar al lector la consulta de su tema específico de interés.
Espero que os guste.
Murcia Noviembre‐2011
J. González Tortosa 8
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
PROLOGO DE LA CUARTA EDICIÓN
La tecnología de la moto en cuanto a motores, chasis, suspensiones, frenos y neumáticos, ha ido evolucionando en las últimas décadas a un ritmo trepidante. Ahora estamos asistiendo a un proceso en el que la electrónica cada vez toma más protagonismo en el control del comportamiento de la moto. En consecuencia, el pilotaje está evolucionando, en sus técnicas, para adaptarse a los nuevos tiempos. Un ejemplo de esa repercusión es el protagonismo que está tomando la rueda delantera en la forma de conducir una moto, en detrimento de la trasera. A este respecto y sin ir más lejos, ya resulta raro ver “timoneos” en MotoGP.
Pero la evolución tecnológica suprime o mejora problemas tradicionales, pero sin duda aparecen otros con los que hay que lidiar. Las recientes caídas de Lorenzo y Rossi por utilizar el freno delantero al iniciar la tumbada, con la consiguiente pérdida de la rueda delantera en los GP de Checoslovaquia e Indianápolis 2009, respectivamente, son un claro exponente de lo que estamos hablando.
Para esta edición, se ha vuelto a redactar la mayor parte de los capítulos, en aras de dar un enfoque moderno y actualizado a los temas, haciéndolo más compresible para el lector.
Este nuevo manual va dirigido a los motoristas que ya tienen cierta experiencia con la moto. Los que se acercan por primera vez a este mundo de las dos ruedas y tienen que aprender donde están los mandos y como se utilizan, tendrán que acudir a otros manuales más elementales y adquirir cierta práctica antes de poder sacar provecho de lo que aquí se expone.
En este libro existen muchos conceptos que probablemente pasen desapercibidos en una primera lectura y que, sin embargo, son esenciales. Hay técnicas que adquieren sentido solo después de haber comprendido y asimilado otras. Con la experiencia surgen nuevas necesidades que encontrarán respuesta en sucesivas lecturas del manual.
Como siempre, os deseo que disfrutéis leyéndolo y os sirva para que tengáis momentos deliciosos con vuestra moto.
Murcia, Octubre 2009.
J. González Tortosa 9
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
INTRODUCCIÓN
Quién más sabe más duda
(Refrán anónimo)
Las variables en la conducción de una moto son muchas. Por una parte, cada moto tiene sus características propias, empezando por el motor. Los hay que dan la máxima potencia a muy altas revoluciones, y suelen flaquear en los regimenes bajos, y viceversa. Otros son muy elásticos y tienen un equilibrio razonable de potencia, en un rango amplio de vueltas de cigüeñal, sacrificando los extremos. Los desarrollos están ajustados en función de la manera que tiene el motor de entregar la potencia, Esta misma variedad la encontramos en chasis, suspensiones, lanzamiento del eje delantero, frenos, etc. Es obvio, pues, que cada moto hay que conducirla en función de sus propias peculiaridades, que hay que conocer muy bien. Aunque dentro del término “motocicleta” se incluyen maquinas tan específicas como las que se emplean en “Trial”, “enduro” o “racing” por poner unos ejemplos, este manual va dedicado a la conducción de motos de carretera “normales”, aunque si se comentarán algunos detalles relacionados con una conducción deportiva.
Por otro lado, cada piloto tiene sus gustos y cualidades. La psicología juega un papel muy importante. La persona debe de conocerse a si misma para saber lo que puede dar de sí, en función de la moto que conduce.
En definitiva, el motorista forma con su máquina una unidad que tiene unas peculiaridades bien definidas, que no se pueden extrapolar o generalizar.
El lector encontrará en este manual los fundamentos de la conducción de una moto. Después debe desarrollar, de forma individualizada, el tipo de conducción que le gusta, en función de la máquina que lleva.
Los principales obstáculos para cualquier tipo de aprendizaje son el miedo, la prepotencia, las ideas preconcebidas y la impaciencia. Ya desde este capítulo inicial, quiero advertir al lector contra ellos. Despojarse de esos lastres no es fácil. Se requiere una actitud permanente de alerta y trabajo interior, para poder superarlos.
El miedo es la consecuencia del desconocimiento de la técnica. Se alimenta de la inseguridad en uno mismo y va desapareciendo, conforme el piloto profundiza en las leyes por las que se rige su moto, las entiende y aprende a actuar sobre ellas, consiguiendo un pilotaje seguro.
En cuanto a la prepotencia, no es nada nuevo. Ya lo decía Sócrates, uno de los mayores sabios de todos los tiempos: “Solo se que no se nada”. Era un mentiroso. Sabía más que nadie. Pero con esa frase lo que reflejaba era la actitud que le permitía acercarse al conocimiento. Sin ella no se puede aprender.
10
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Las ideas preconcebidas o prejuicios, son como sólidos muros que no dejan pasar ni un solo concepto que vaya contra ellas. Es rechazado sin dar la oportunidad de ser siquiera analizado o probado. Es la principal losa que cargamos sobre nuestras espaldas los veteranos. Si para colmo la idea preconcebida es falsa, el daño es muy grave. Seguirá condicionando errores en nuestro pilotaje, y nos impedirá seguir progresando. Cuando se asimila un defecto en la conducción de la moto, se arrastra a lo largo de toda la vida y nos impide saber por qué no nos sale bien esto o aquello. Es por esto por lo que a los veteranos nos conviene también, de vez en cuando, repasar los conceptos básicos de la conducción de una moto. Las ideas nuevas hay que meditarlas y probarlas. Solo después de esto, estaremos en condiciones de aceptarlas o rechazarlas para nuestro pilotaje.
Por último, la impaciencia es madre de la precipitación y, por tanto, del error. También es la fuente del desánimo y causa muchos abandonos en el camino del aprendizaje. Llegar a conducir bien una moto es algo que se tarda meses e incluso años. El novicio debe de asimilar la idea de que, una vez aprendidos los conceptos básicos, asimilarlos para ponerlos en práctica sin que requieran una atención especial, necesita de mucho tiempo. Es más, el camino de la perfección no tiene límite. Hasta los más veteranos sentimos todo lo que nos queda por aprender pese a los años que llevamos encima de una moto y eso es lo bonito de este deporte. Debemos de dejarnos acompañar por una actitud permanente de superación a lo largo de toda nuestra vida motorista.
Mi consejo es que, el alumno, centre su atención sobre una sola maniobra cada vez y la practique hasta que consiga hacerla de forma automática, antes de pasar a la siguiente. No es bueno diversificar la atención en el aprendizaje de varias cosas al mismo tiempo.
Ningún manual puede sustituir el buen sentido común del motorista. Las técnicas que aquí se explican deben de ser comprendidas, experimentadas y asimiladas antes de incorporarlas a la rutina diaria del pilotaje.
Quiero también advertir al novicio que, la velocidad, es el principal y el más dañino de los peligros del motorista. El conductor experto sabe que, el deseo de ir rápido, no es abrir más el gas. A la velocidad se llega con el análisis de lo que tenemos delante y a través de dominio de la técnica de la frenada, del cambio de marcha, de la trazada, de la tumbada y de un uso adecuado del acelerador. Estas maniobras se aprenden y se interiorizan con velocidades moderadas, hasta hacer de ellas algo automático. Conforme la coordinación de nuestras acciones vaya alcanzando la perfección, la velocidad va llegando sin ser llamada de manera explícita... Es entonces el momento en el que, el sentido de responsabilidad, nos hará moderar el gas.
El motociclismo es un deporte y, como tal, requiere un mínimo de buena forma física. En conducción deportiva es imprescindible y el piloto que quiera progresar en sus prestaciones sobre la moto, tendrá que hacer un entrenamiento especial de musculación y fondo.
Mi ilusión al publicar este manual es servir de ayuda al motorista que lo necesite, especialmente a los que ya tienen cierta experiencia con la moto.
Es mi deseo que este manual sea público y gratuito. Aunque tiene copyright (R.P.I nº 08/06/643), se puede difundir sin ningún problema. La única condición es que se mantenga la referencia del autor de la obra y que no se obtenga ningún beneficio económico por ello.
No dudéis en contactar conmigo para comentar todas las dudas que os surjan, a través de la página de Internet (http://www.drinfierno.es/pilotaje.htm), donde existen también vídeos demostrativos, o a mi dirección de correo electrónico (tortosa@drinfierno.es). También para intercambiar opiniones o para hacer una crítica constructiva del manual, lo que será un placer para mi.
Os deseo que disfrutéis con su lectura
Murcia 7 de Octubre de 200
J. González Tortosa 11
Manual de pilotaje Introducción J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo I
LA POSTURA BÁSICA SOBRE LA MOTO
Cuando se está sobre la moto, hay que sentirse cómodo. Ninguna postura que resulte forzada es correcta.
El peso del cuerpo debe de descansar en los glúteos y la entrepierna, hasta las rodillas (Fig. 1.1). Todo el resto del cuerpo tiene que quedar libre de cargas. Eso incluye los pies, que con excepción del momento en que se cambia de posición sobre el sillín, tienen que tener una libertad de movimientos rápidos para accionar la palanca de cambio de marchas o la del freno. También se traslada peso sobre ellos en conducción deportiva y, de manera puntual como ayuda en determinas maniobras, como después veremos (Fig. 1.2). El tronco queda también libre para provocar, ayudar o contrabalancear las inclinaciones de la moto. Los hombros relajados. De manera excepcional se necesitará ponerse de pies, en cuyo caso el peso recaerá exclusivamente sobre ellos. Con una moto de velocidad o turismo, es muy raro que se tenga que negociar un obstáculo, por tanto siempre iremos sentados. Solo utilizo la posición de pies al bajar un bordillo o atravesar un bache considerable, para proteger de la sacudida a la columna vertebral. En ocasiones es una postura de defensa ante un impacto, como veremos en el capítulo de caídas.
Sin embargo, si se va de viaje y no se mueven los glúteos del asiento, pronto aparecerá dolor o entumecimiento y el piloto empezará a sacar las piernas de los reposapiés, para estirarlas. La única solución, y efectiva, es moverse. Hay que aprovechar las curvas, para sacar un poco los glúteos hacia uno y otro lado del asiento, dependiendo del lado para el que se gire. No hace falta adoptar una posición ʺracingʺ para ponerlo en práctica. Solo con esto, se podrá aguantar bien cualquier recorrido largo sin molestias.
Las manos.
Las manos deben de coger con suavidad el manillar procurando no cargar sobre ellas ningún peso, pero con un mínimo de firmeza para evitar que cualquier irregularidad del terreno desvíe la dirección.
En la posición clásica, las manetas del embrague y freno delantero deben de estar inclinadas hacia el suelo, de manera que cuando colocamos los dedos de la mano sobre ellas, el eje dedos‐mano prolongue el del antebrazo (Fig. 1.3). Se pueden, incluso, inclinar algo más. El objetivo es que las muñecas no vayan forzadas, así como reducir al mínimo el esfuerzo de levantar los dedos para coger la maneta, con lo que resulta más cómodo y el tiempo de la maniobra se reduce en unas décimas de segundo.
En conducción deportiva conviene llevar los codos bajos para que los antebrazos queden, más o menos, horizontales respecto la altura de los puños del manillar. Con esta
Figura 1.1: La distribución del peso del cuerpo, sobre la moto (flechas verdes), es esencial para su buen manejo y depende del tipo de conducción ‐deportiva o turística‐ que se lleve.
Figura 1.2: En la aceleración, el apoyo sobre los reposapiés, permite inclinar el tronco hacia delante, para contrarrestar la inercia natural del tronco (flecha roja), la descarga del tren delantero y disminuir la resistencia al aire.
Cuanto se evoluciona hacia una conducción deportiva, el peso se va poniendo más hacia rodillas y, sobre todo, pies. 12
Manual de pilotaje J. González Tortosa
_________________________________________________________________________________________________________________
posición será muy fácil –ahorra esfuerzo‐ empujar con la mayor eficacia el hemimanillar correspondiente hacia delante o hacia atrás –contramanillar que estudiaremos en el capítulo VIII‐. En motos deportivas, basta sentarse un poco más atrás en el asiento para que los antebrazos queden en esta posición. Cuando los antebrazos se sitúan con una caída oblicua hacia el manillar es inevitable que, parte de la fuerza que se aplica hacia delante a la hora de inclinar la moto, se ejerza también hacia el suelo con lo que se desperdicia energía y eficacia.
Es habitual ‐pero no imprescindible‐ llevar de manera permanente uno o dos dedos (índice y corazón) sobre la maneta del freno y del embrague para reducir el tiempo de respuesta ante cualquier imprevisto. En circuito y conducción deportiva, se agarran los puños del manillar utilizando todos los dedos.
El síndrome de las manos dormidas.
Una queja frecuente del motorista, es que se le quedan las manos dormidas cuando llevan cierto tiempo de conducción. Esto es debido a un nervio llamado “mediano” (Fig. 1.4), que pasa por la muñeca en dirección a la mano y cuya función es recoger gran parte de la sensibilidad de su piel (Fig. 1.5).
Cuando se agarran los puños con una fuerza inapropiada y, sobre todo, cuando el motorista apoya parte del peso de su cuerpo sobre el manillar, se ejerce una presión constante sobre el talón de la palma de la mano, justo por donde pasa ese nervio (Fig. 1.6). La consecuencia es que empieza a sufrir y a no funcionar bien. Su manera de protestar es produciendo ese adormecimiento tan molesto de las manos, que se alivia en cuanto cesa la presión y se mueven los dedos para hacer circular la sangre. En la terminología médica, a esto se le llama el “síndrome del túnel carpiano”. Las vibraciones del manillar agravan este problema, porque el motorista agarra el manillar mas fuerte de manera refleja. La solución pasa por eliminar las vibraciones del manillar con una buena revisión mecánica (desgaste de neumáticos, presión de hinchado, equilibrado de rueda delantera, etc.). También perjudica llevar unos guantes demasiado pequeños o una ropa que presione en la axilla o en cualquier otro punto de la extremidad superior, ya que dificulta la circulación de la sangre e ingurgita las
Figura 1.4: Esquema del túnel capiano en la muñeca. Observen como el nervio mediano pasa por su interior, acompañado por los tendones de los dedos y se sitúa justo por debajo de un ligamento transverso a nivel del talón de la mano.
Figura 1.5: Territorio de distribución del nervio mediano. En azul la piel cuya sensibilidad la recoge este nervio.
Figura 1.6: La compresión del nervio se produce al agarrar con excesiva fuerza el puño de la moto o cargar peso sobre el mismo.
Figura.1.3: Inclinación de las manetas.
13
Manual de pilotaje Capítulo I: Postura básica J. González Tortosa
_________________________________________________________________________________________________________________
venas dentro del túnel del carpo y terminan afectando, por compresión, al nervio mediano.
Ya que apoyar parte del peso del cuerpo sobre el manillar es un defecto frecuente, hay que cuidar la postura de conducción para poder llevar los brazos relajados. Unas extremidades superiores rectas sobre el manillar, son indicio de que se está trasladando peso sobre las muñecas. Hay que prestar atención a llevar siempre los codos un poco flexionados y sin rigidez. La práctica del motociclismo es un deporte y, como tal, requiere un tono muscular que facilite mantener la postura correcta sin esfuerzo.
En algunos modelos de moto, levantar un poco el manillar mediante unas alzas ha ayudado a algunos motoristas con problemas para mantener una postura relejada, ya que facilita el no cargar peso sobre las manos.
Los pies.
Se apoyan sobre los reposapiés, a nivel de la parte media de la suela de la bota (Fig. 1.7). Debemos de ajustar la altura de la palanca de freno y la del cambio de marchas, de tal modo que se puedan accionar con un mínimo desplazamiento de la parte anterior de los pies.
Cuando los reposapiés están algo retrasados, se puede tener la tentación de dirigir la punta de la bota hacia el asfalto. Es un error. Un bache inesperado en plena tumbada o cualquier pequeño obstáculo puede atrapar el pié entre el asfalto y el reposapiés, lesionándolo de gravedad.
La posición de los pies sobre los reposapiés tampoco es estática. Cuando se atacan las curvas o se hace una conducción deportiva, deben de recogerse para apoyarlos sobre la parte anterior de la bota, como después veremos.
Las rodillas
Como iremos viendo en los próximos capítulos, son el punto más importante de anclaje del piloto a la moto en muchas maniobras. El eje reposapiés‐rodilla es lo que hace posible el control de los movimientos del tronco sobre la máquina y lo que permite llevar los brazos relajados. Deben de posicionarse bien acopladas a los rebajes laterales que suelen tener los depósitos de gasolina.
El Pasajero.
Llevar a alguien atrás modifica los parámetros de la conducción, por lo que en cada capítulo añadiré algún comentario al respecto. Empezaré aquí por la posición del pasajero que debe de sentarse lo más cerca posible al piloto, sujetándose con las manos a su cintura o caderas, pero sin echarle el peso de su cuerpo encima. Lo ideal es que los efectos de su masa corporal sobre la moto se aproximen a los del conductor. Si se sienta muy atrás, la carga sobre la moto y sus inercias divergirán bastante de las del piloto, que tendrá más dificultad para contrarrestarlas.
Figura 1.8: Pasajero y piloto: juntos pero no revueltos.
Las motos turísticas suelen tener unos asideros para el pasajero que, aparte de tener aristas molestas, condicionan una postura muy distanciada de la del piloto que, personalmente, me parece incómoda y poco rentable (Fig. 1.10).
En motos deportivas, en las que el piloto va muy inclinado sobre el depósito, el pasajero queda un poco en alto y su tendencia natural, es echarse sobre las espaldas del conductor. Para evitarlo y contener su inercia en las frenadas, es mejor que apoye las manos sobre el depósito de gasolina.
El motorista principiante deberá prestar especial atención a llevar los brazos relajados comprobando con frecuencia, en especial después de cada maniobra, que los codos no estén rígidos.
Figura 1.7: Posición del pié. 14
Manual de pilotaje Capítulo I: Postura básica J. González Tortosa
_________________________________________________________________________________________________________________
Para mejorar el comportamiento de la moto y la seguridad, es necesario ajustar la presión de los neumáticos y la precompresión de los amortiguadores, en concordancia con el peso adicional que se lleva.
Figura 1.9: Es difícil la compenetración dinámica del pasajero con el piloto cuando, ambos, se encuentran muy separados.
Figura 1.10: Apoyarse en el depósito en las motos deportivas es una buena solución para el pasajero. En motos turísticas el invento que muestra esta fotografía parece muy útil.
Si se llevan maletas, hay que distribuir la carga de forma simétrica, colocando las cosas mas pesadas, en las partes más bajas de aquellas.
‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐
15
Manual de pilotaje Capítulo I: Postura básica J. González Tortosa
______________________________________________________________________________________________________________________________
Es frecuente que se aprenda a ir sobre dos ruedas en
la infancia, con una bicicleta. Pronto, después de las
primeras escaramuzas, el niño logra no caer cuando
rueda sobre ella y esculpe en su pensamiento la idea de
que ha conseguido aprender a mantenerse en equilibrio: un
error que se suele arrastrar durante toda la vida.
En realidad, tanto si se va en una bicicleta como sobre
una moto, lo que se aprende es a no alterar el equilibrio
natural con el que la máquina viene de fábrica3 (Fig. 2.1).
Merced al diseño del chasis, al efecto giroscópico y a la
propiedad autoalineante de la rueda delantera, la tendencia
natural de una moto en marcha es a mantenerse en equilibrio
vertical y en la dirección de marcha.
LAS HUELLAS DE CONTACTO
La moto se relaciona con el suelo a través de una superficie
pequeña de sus neumáticos. Es lo que se llama la huella
de contacto (Fig. 2.2).
La capacidad de adherencia al asfalto de los neumáticos
es un factor esencial para que la moto se mantenga en su
Figura 2.2: Huellas de contacto con el asfalto de las ruedas de la moto.
Nótese la diferencia de tamaño entre ellas.
Capítulo II
EL EQUILIBRIO
trayectoria cuando se inclina y toma una curva. Esta capacidad
de adherencia está directamente relacionada con la
presión que recibe la huella de contacto distribuida por su
superficie de forma que, a más presión –hasta un límite en
tumbada- o más superficie de contacto, más adherencia6.
La presión en la huella de contacto de los neumáticos con
el asfalto viene determinada por la distribución del peso de
la moto, del piloto y de las fuerzas dinámicas que se generan
durante el paso por curva.
Si se observa la huellas de contacto de los neumáticos,
se verá que la correspondiente a la rueda trasera es más
grande que la de la rueda delantera (Fig. 2.2). Esto es debido
a que el ingeniero ha diseñado la moto para que, en
la distribución del peso del conjunto, sea la rueda trasera
la que soporte más carga. También porque la rueda trasera
es la que recibe la fuerza del motor y tiene que aguantar la
tracción sin que pierda su adherencia al asfalto.
En general, el conjunto de la superficie de las huellas de
contacto viene a distribuirse un 60% atrás y un 40% delante4.
Cuando en una moto en marcha las cargas están distribuidas
en esa proporción es cuando, por su diseño, es
más estable. Esta distribución óptima del peso se consigue
abriendo un punto el gas, el suficiente como para transferir
a la rueda trasera un poco del peso del conjunto4, un concepto
que conviene recordar para los próximos capítulos.
Existen varias razones físicas por las que una moto en
movimiento tiene tendencia a mantener el equilibrio, vertical
y direccional, sobre sus huellas de contacto.
El efecto giroscópico
Es una propiedad de los cuerpos con simetría de rotación
que rotan sobre su eje de simetría, como lo son las ruedas
de la moto en movimiento.
Los efectos giroscópicos son variados e intervienen en el
Figura 2.1: Lo que tiene que procurar el piloto
es no deshacer el equilibrio natural de la moto
en movimiento.
Figrua 2.3: Fotografía de una rueda sin movimiento
colgando por el extremo de su eje.
16
Manual de pilotaje J. González Tortosa
______________________________________________________________________________________________________________________________
manejo de la moto a la hora de tomar una curva -ver capítulo
VIII-, pero aquí nos interesa resaltar especialmente uno:
el que hace que una rueda se mantenga vertical cuando está
en movimiento, es decir, cuando gira sobre su eje (Fig. 2.3 y
2.4). Y no solo eso, sino que, además opone una resistencia
a inclinarse hacia los lados. El motorista lo tiene fácil. Su
preocupación tiene que ser la de no romper con maniobras
torpes ese equilibrio natural.
Fuerza de autoalineación de la rueda delantera.
El eje sobre el que gira el manillar de la moto, para doblar
hacia la derecha o izquierda, no es perpendicular al
suelo sino que está dirigido hacia delante cierto número de
grados según que modelo de moto -lanzamiento de la horquilla-
. Con esto se consigue que el eje sobre el que gira
la dirección de la rueda se sitúe por delante del punto de
contacto de su neumático con el suelo. Lo podemos ver con
más claridad si prolongamos el eje de dirección mediante
una línea imaginaria hasta el asfalto (Fig. 2.5). Este punto
de contacto virtual se sitúa por delante de la huella de
contacto de la rueda con el suelo. La distancia que separa
ambos puntos se le denomina “avance de la rueda”. Cuando
por cualquier causa la rueda se dobla un poco hacia un
lado estando la moto en marcha, se origina en la huella de
contacto una fuerza lateral que devuelve a la rueda hacia la
dirección de marcha correcta, constituyéndose así un mecanismo
automático –fuerza de autoalineación- de equilibrio
direccional.
Cuando la rueda delantera se introduce en un surco se
anula este mecanismo corrector del desequilibrio y se hace
muy difícil seguir montado sobre la moto.
Si el eje de la dirección fuera perpendicular al suelo, anulando
el avance de la rueda, la moto sería inmanejable porque
la rueda estaría dando vueltas constantemente a la más
mínima desviación, como sucede con las pequeñas ruedas
de los carritos de supermercado.
Cuando el piloto conduce con tensión o asustado, pone
de forma inadvertida los brazos rígidos sobre el manillar,
dificultando las sutiles auto-correcciones que la moto precisa
realizar para hacer bien su trabajo, El resultado es que
se le complica, aún más, la vida al motorista.
No me cansaré de repetirlo:
Ya que la moto viene con el equilibrio puesto de fábrica,
¿qué es lo que puede alterarlo? Pues sobre todo las maniobras
que realiza el piloto, en especial si son inadecuadas:
frenar, acelerar, las acciones sobre el manillar y los traslados
del peso de su cuerpo sobre la moto. Aminorar los
efectos perjudiciales de estas maniobras es una de las cosas
que vamos a tratar en los próximos capítulos.
AGARRE DE LOS NEUMÁTICOS
Todos los elementos mecánicos de la moto contribuyen a
su comportamiento. Pero hay dos cosas a las que el piloto
debe de prestar una atención cuidadosa:
A. LOS AMORTIGUADORES
Son los responsables de absorber todas las irregularidades
del asfalto para que la rueda no pierda contacto con el
suelo. La relación directa del neumático con el asfalto a través
de la huella de contacto es lo que mantiene a la moto en
su trazada, especialmente en la curva. Cuando esta relación
directa se pierde en tumbada la rueda derrapa -antesala de
la caída-, en especial si en ese momento se está empleando
el freno. Por otro lado el agarre es la clave de una acelera-
Conducir con los brazos relajados es la primera norma
técnica que se debe de respetar cuando se pilota una
moto.
Figura 2.4. La misma rueda de la figura 2.3 girando
sobre su eje: se mantiene vertical.
Figura 2.5: Fundamento del efecto de autoalineación de la reeda
delantera. El esquema muestra como la distancia que separa la prolongación
de la línea del eje de dirección de la moto de la huella de
contacto del neumático delantero, actúa generando una fuerza autoalineante
que devuelve al manillar su posición centrada narural.
17
Manual de pilotaje Capítulo II: El equilíbrio J. González Tortosa
______________________________________________________________________________________________________________________________
2. La temperatura del neumático.
Todas las “gomas” necesitan alcanzar una temperatura
determinada para que su agarre sea eficaz. Esto implica
un tiempo de rodada tranquila antes de iniciar el ritmo
habitual de pilotaje. Este tiempo varia en razón al tipo de
neumático, la temperatura ambiente y las condiciones del
asfalto.
El agarre del neumático al asfalto viene condicionado
por la adherencia propia del caucho y por su característica
-histeresis visco-elastica- de deformarse cuando pisa una
pequeña irregularidad, adaptandose a ella en cierto modo.
Los buenos asfaltos tienen multitud de irregularidades por
milímetro cuadrado a los que se amolda la goma que es un
poco reacia a volver a su estado original y soltarse de la
protrusión. De hecho el neumático tiene su máximo agarre
cuando está deslizando aproximadamente un 10%, lo que
produce una vibración que les resulta útil a los profesionales
para saber el límite. Pero ambas características dependen
de una buena temperatura de trabajo del neumático, de
forma que por debajo de esa temperatura óptima pierden
la propiedad de la histeresis y, por encima, se destruye la
goma. Es decir cuando el neumático está frio no agarra bien
y cuando se calienta en exceso se estropea. Los neumáticos
más blandos tardan más en alcanzar su temperatura de trabajo
porque es más alta que en los neumáticos duros que
llegan antes a ella. Todo el mundo sabe que el neumático
blando agarra mejor -y dura menos- que el duro, pero
solo cuando llega a su temperatura óptima de trabajo , de
forma que si no alcanza esa temperatura lo normal es que
sean menos fiables que un duro que ruede con los grados
adecuados. Cuando un neumático sobrepasa su temperatura
óptima de trabajo, no solo se estropea sino que también
pierde capacidad de agarre. Por todo esto debemos de ser
cuidadosos a la hora de elegir el neumático en función al
uso que se le va a dar.
Los neumáticos suben su temperatura debido a las deformaciones
mecánicas que sufre la carcasa ante las fuerzas a las
que le somete el rodamiento. La temperatura ambiente influ
ción adecuada.
Los amortiguadores trabajan de forma óptima cuando se
encuentran a lo largo del tercio medio de su recorrido. Por
tanto hay que regularlos según el uso que se va a hacer de
la moto y del peso que se va a llevar -piloto, pasajero y/o
maletas -.
Cuando un amortiguador se encuentra trabajando cerca
de sus posiciones extremas, el margen que tiene para compensar
cualquier irregularidad del terreno o cualquier carga
de peso adicional -frenada/aceleración- es pequeño. Desde
el momento en que haga “tope” dejará de absorber movimiento
y la rueda rebotará, es decir, perderá su contacto
con el asfalto. En este preciso instante se pierde el agarre y
todas la maniobras que esté haciendo el piloto -por ejemplo
frenar- quedarán en suspenso: el piloto pierde el control de
la moto, al menos y si Dios quiere, momentáneamente. Pero
no solo se pierde agarre y tracción. Si en este momento se
está aplicando freno sobre esa rueda, por poner un ejemplo,
se bloqueará y cuando recupere el contacto con el suelo,
provocará un deslizamiento de la máquina.
B. LOS NEUMÁTICOS
Doy por supuesto que todo el mundo sabe que hay que
calzar la moto con unos neumáticos que cumplan las características
que recomiendan los ingenieros que diseñaron la
moto, así como que unos neumáticos medio gastados no
rinden igual que otros en buen estado. También que tienen
que ser apropiados para el tipo de conducción que se va a
llevar. Pero quiero destacar aquí dos cosas importantes que
deben de formar parte de la rutina del piloto:
1. La presión de inflado de los neumáticos
Influye mucho en el agarre y la estabilidad de la máquina.
Puede variar de un día para otro: hay que comprobarla
antes de cada salida y ajustarla para la circunstancia en la
que se va a pilotar. Cada marca de neumático ofrece la información
de la presión de inflado en frío, porque ya cuentan
con lo que aumenta al calentarse para que tenga un contacto
óptimo con el asfalto.
Figura 2.6: La presión de inflado es determinante para el buen
contacto del neumático con el asfalto.
Figura 2.7: el asfalto tiene una amplia concentración de pequeñas
protrusiones que se extienden incluso a nivel de centésimas
de milímetro.
18
Manual de pilotaje Capítulo II: El equilíbrio J. González Tortosa
______________________________________________________________________________________________________________________________
ye poco en los grados que alcanza el aíre del interior del
neumático, por lo que cuando hace mucho calor, no debe
de inflarse la rueda por debajo de lo que recomienda el fabricante.
En un circuito las variables se contralan mejor. Se puede
poner calentadores a los neumáticos y existe gente experta
a la que preguntar. Pese a todo no es prudente apretar
el ritmo antes de dar un par de vueltas de calentamiento.
Personalmente en carretera hago al menos 15-20 minutos
de curvas suaves -y observando el agarre- antes de alcanzar
progresivamente el ritmo normal.
Los expertos en neumáticos dicen que la temperatura se
extiende, conforme avanza la rodada, a todo el neumático
desde sus porciones centrales hacia las laterales y que las
acciones de frenar y acelerar -con prudencia- son las que influyen
más para acortar este tiempo de calentamiento, menospreciando
los movimientos alternantes de inclinación
que vemos con frecuencia en muchos motoristas al inicio de
la jornada. Sin embargo esas “plegadas de calentamiento
tienen también otra función muy importante: la preparación
psicológica del piloto para el pilotaje que se avecina;
como ayuda a compenetrarse con la moto y a comprobar la
relajación de cuerpo y de los brazos.
¿PORQUÉ TOMA LA MOTO LAS CURVAS CUANDO
SE INCLINA?
En un coche o en un vehículo a dos ruedas que camina
muy despacio, se toma la curva girando el volante o el manillar
hacia el lado de la curva, pero a más de 25 Km/h la
moto necesita inclinarse hacia ese lado para poder hacer el
giro. Las razones son varias:
El efecto de cono
Para entender esto tenemos que observar un cono truncado:
cuando lo tumbamos en la mesa sobre uno de sus lados
y le empujamos, describe un círculo alrededor de su vértice
(Fig. 2.8). Pues eso es lo que pasa cuando la moto entra en
tumbada. La superficie del neumático que contacta con el
asfalto actúa como el lado del cono, tanto más cuanto más
se incline (Fig. 2.9).
Sin embargo, la cosa no es tan sencilla porque el radio
sobre el que gira ese cono es muy corto: para una rueda de
tamaño normal que estuviera inclinada 45º, el lado horizontal
del cono mediría aproximadamente 45 cm., lo que representa
que describiría una curva demasiado cerrada para
poder tomarla. Lo que si es cierto, es que el “cono” origina
una fuerza hacia el interior de la curva muy importante.
De modo que ya tenemos dos fuerzas luchando entre
ellas en curva: la fuerza centrífuga -inercia-, que tiende a
que la moto siga recta y la fuerza de tumbada o fuerza del
cono, que intenta realizar un giro mucho más cerrado del
que puede.
Deriva del neumático
El neumático es el punto clave para el resultado de esta
batalla ya que sobre él convergen ambas fuerzas. Pero he
aquí que la capacidad óptima de adherencia del neumático
se alcanza cuando desliza aproximadamente un 10%. Esto
permite que la rueda adopte un trayectoria más abierta de
lo que le manda el “cono”, pero más cerrada que lo que está
intentando hacer la fuerza centrífuga o inercia. El resultado
es una trazada intermedia que se adapta a las necesidades
de la curva.
Los pequeños deslizamientos de la rueda delantera provocan
una vibración en el manillar que le informa al piloto
de cómo está el agarre. Es por esto por lo que a los pilotos
de competición no les gusta artilugios en la amortiguación
delantera que puedan adulterar esa información… y
no solo a los profesionales; también lo notamos nosotros
cuando vamos sobre mojado y la pérdida de la información
sobre ese “grip” nos hace sentir inseguros. No sabemos lo
que es, pero lo notamos.
EQUILIBRIO EN LA TUMBADA
Cuando la moto toma una curva, lo hace inclinándose hacia
ese lado y el equilibrio lo alcanza cuando la fuerza de la
gravedad -que empuja a la moto y piloto hacia el asfalto- es
contrarrestada por la fuerza centrífuga -que intenta levantar
a la moto de la tumbada y que sigua una línea recta-
(Fig. 2.10 y 2.11). Al tomar una curva, existe un momento
Figura 2.8: Al empujar un cono situado sobre la mesa y girar
sobre uno de sus lados, describe un círculo.
Figura 2.96: la forma de la carcasa del neumático actua como
un cono trumcado cuando la rueda gira estando inclinada.
19
Manual de pilotaje Capítulo II: El equilíbrio J. González Tortosa
______________________________________________________________________________________________________________________________
en que se alcanza este equilibrio y suele suceder en la parte
intermedia del giro, cuando se le proporciona a la moto un
punto de gas (ver capítulo VI).
La estabilidad está directamente determinada por el peso
-del piloto y la moto- y la altura del centro de gravedad
del conjunto al suelo. El brazo de palanca que determina
esta fuerza de desestabilización es la distancia que separa
el plano medio inclinado de la moto de la perpendicular
del CdG sobre el asfalto. En la figura 2.12 vemos como al
inclinar unos 24º con un CdG bajo esta distancia es mucho
menor que con un centro de gravedad alto. Por este lado, se
puede decir que un moto con el CdG bajo tiende a ser más
estable en la tumbada.
Por otro lado, el grado de tumbada que se necesita para
neutralizar la fuera centrífuga en curva a una misma velocidad
y peso, viene determinado tanto por la situación del
CdG como por la anchura del neumático y ambos factores
son contrapuestos
Si la anchura del neumático es común, cuanto más bajo es
el centro de gravedad del conjunto piloto-máquina, menos
se precisa inclinar la moto (fig. 2.13).
Sin embargo la anchura del neumático es determinante
y contrapuesta al anterior efecto. Como vemos en la figura
2.14, para mantener constante la línea resultante de la
Figura 2,10: En las curvas la fuerza centrífuga o inercia
tiende a levantar la moto de la tumbada y a que continúe
siguiendo una línea recta.
Figura 2.116: Para un mismo grado de inclinación, la diferencia de
altura del CdG (centro de gravedad del conjunto piloto-máquina)
determina brazsos de palanca diferentes, diendo el que corresponde
al CdG alto (distancia Y) mayor que el que determina el CdG bajo
(distancia X), or lo que la fuerza desestabilizadora es mayor cuanto
más alto sea el CdG.
Figura 2.12: En tumbada la moto alcanza su equilibrio cuando la
fuerza centrífuga -que tiende a levantar la moto de la tumbada- iguala
a la fuerza de la gravedad -que tiende a que la moto caiga al asfalto.
CdG: Centro de gravedad. (Modificado de T. Foale6).
Figura 2.13: En tumbada la moto alcanza su equilibrio cuando la
fuerza centrífuga -que tiende a levantar la moto de la tumbada- iguala
a la fuerza de la gravedad -que tiende a que la moto caiga al asfalto.
CdG: Centro de gravedad. (Modificado de T. Foale6).
20
Manual de pilotaje Capítulo II: El equilíbrio J. González Tortosa
______________________________________________________________________________________________________________________________
fuerza de gravedad y la fuerza centrífuga (peso y velocidad),
es preciso que la moto con el CdG más bajo incline
más grados.
Figura 2.146: A igualdad de peso y velocidad -línea de fuerza resultante
común- con un centro de gravedad más bajo es preciso tumbar
más la moto. A: centro de la huella de contacto. B: Intersección del
plano de inclinación de la moto con el suelo.
La cantidad de inclinación que precisa cada moto -a
igualdad de peso y velocidad- es distinta en razón a sus características
de construcción. Las motos de velocidad tienen
un centro de gravedad alto y un neumático ancho muy adherente
que no entorpece la tumbada. Las motos tipo trail
son las que tienen un centro de gravedad más alto, pero
sus neumáticos de tacos limitan la capacidad de tumbada
en asfalto.
El grado de tumbada en una custom, con CdG muy bajo,
está muy penalizada por la anchura de su neumático y los
elementos del motor que enseguida rozan con el suelo.
21
Manual de pilotaje Capítulo II: El equilíbrio J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo III
LA GESTIÓN DE LA MIRADA
DEFINICIÓN DE ÁPICE, TRAZADA Y TUMBADA
Debido a que de aquí en adelante, vamos a utilizar con frecuencia estas palabras, es conveniente definirlas y aclarar sus conceptos:
Ápice o ápex del giro.
“Punto de la curva en la que el piloto toma contacto o se acerca más a la línea que delimita por dentro la pista o carril de la carretera” (Fig. 3.1: flecha roja).
El ápice suele ser el punto en el que se alcanza la máxima inclinación de la moto y por tanto es un momento crítico de la adherencia de los neumáticos al asfalto, es decir, un punto delicado para la estabilidad de la moto. En este sentido, es bastante adecuada una de las definiciones que da del ápice la Real Academia de la Lengua Española: “Parte más ardua o delicada de una cuestión o de una dificultad.”
El ápice o ápex no es un punto geométrico que resulte de un cálculo matemático, en razón del arco de la curva. Es un punto concreto de la trayectoria real de la moto y, por tanto, variable según por donde la lleve cada piloto. Generalmente es el resultado del tipo de ataque a la curva que haya hecho, como veremos después.
Trazada.
“La trazada es la línea que la moto dibuja sobre el asfalto a lo largo de su paso por la curva” (líneas amarillas de la figura 3.1).
Dado que la trazada depende de la valoración que el piloto haya hecho de la curva y, sobre todo, de su nivel técnico, no existe una trazada ideal que sirva para todos los corredores, aunque dependiendo de la morfología de la curva, existen unos márgenes para la trazada que condicionan el rendimiento del paso por la curva, sea cual sea el nivel del piloto. Salirse de estos márgenes, penalizan la velocidad, la homogeneidad del giro y la seguridad.
Tumbada
“La tumbada es la inclinación lateral que el piloto provoca en la moto para poder pasar por la curva”.
Solo a velocidades inferiores a 25 Km/h se gira el manillar, en el sentido de la curva. Por encima de esta velocidad, es imprescindible la inclinación lateral de la moto.
El grado de tumbada no es constante a lo largo del giro. Suele comenzar suave y aumenta progresivamente conforme el piloto lleva la moto hasta el ápice, donde suele alcanzar la máxima inclinación. A partir del ápice, la tumbada disminuye también de forma progresiva, conforme se va saliendo de la curva. En curvas largas, existe una porción intermedia en la que el grado de tumbada se mantiene constante.
En su conjunto, la tumbada condiciona la trazada de la moto a lo largo de la curva.
Ataque a la curva
Atacar una curva es empezar a tomarla, es decir, iniciar la inclinación ‐tumbada‐ de la moto que permite hacer el giro y dibujar sobre el asfalto la trazada. En consecuencia, el punto de ataque a la curva es el lugar exacto en que se empieza a inclinar la moto.
‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐
GESTIÓN DE LA MIRADA
Pocas veces se repara en lo importante que es donde se mira, cuando se va rodando con la moto. No me refiero al problema de seguridad vial, que es un tema que cae fuera del campo de este libro. Hablamos de lo que hay que mirar
Figura 3.1: El gráfico dibuja una curva a derecha y otra a izquierda. Las flechas rojas señalan el ápice de cada una de las trazadas –líneas amarillas‐ Las flechas verdes y azules, apuntan hacia los puntos de inicio y terminación de la tumbada, respectivamente. Las flechas verdes también se suelen identificar como el punto de ataque a la curva, es decir, el punto donde se empieza la tumbada. 22
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
para poder realizar las maniobras con la moto de forma eficaz y segura.
Ya que, como veremos después, la previsión es el elemento fundamental de la conducción, la mirada debe de dirigirse lo suficientemente lejos como para que se pueda hacer aquella con un margen de tiempo adecuado, que evite la sorpresa.
En el mundo motero, existe un dicho que refleja la importancia de lo que se mira: “la moto va hacia donde mira el piloto” (Fig. 3.2). Puede que parezca anecdótico, pero tiene una trascendencia extraordinaria para una conducción correcta. Incluso para evitar el impacto contra un obstáculo que se interponga en nuestra trayectoria: hay que mirar hacia la escapatoria. Si el piloto se queda mirando al obstáculo, no podrá evitar la colisión.
El punto de fuga.
Es difícil concretar cuanto de lejos hay que mirar. La policía inglesa realiza unos cursos de pilotaje enmarcados en la “Royal Society for the Prevention of Accidents” en los que este punto – visual point ‐ viene a ser como el punto de fuga en perspectiva. En la figura 3.3, vemos una carretera en la que las líneas pintadas del asfalto, así como las teóricas que delimitan los elementos situados en ambos lados de la carretera, convergen hacia el fondo en un punto. Pues bien, este punto es el punto de fuga y es una buena referencia para colocar la mirada.
En curvas, el punto de fuga – exit point ‐ se sitúa donde ambas líneas que delimitan la carretera se acercan más una a la otra o se juntan, en la parte visible más alejada del giro (Fig. 3.4 y Fig. 3.5).
Mirar al punto de fuga de la curva es esencial porque no solo proporciona información de la forma que tiene la curva a partir de lo que se ve de ella y de la velocidad prudente con la que hay que atacarla sino que, entrado ya en el giro, sigue proporcionando al piloto información sobre si sus previsiones –en cuanto a velocidad y trazada‐ han sido
Figura 3.2: La moto se dirige hacia donde mira el piloto.
Figura 3.3: Las líneas que delimitan la carretera y los elementos circundantes convergen al fondo en el punto de fuga.
Figuras 3.4 y 3.5: El punto de fuga en la curva (estrella roja) es un punto dinámico que se mueve y se aleja conforme se recorre la curva. En la figura inferior el punto de fuga ya coincide con el punto de salida de la curva. 23
Manual de pilotaje Capítulo III: Gesión de la mirada J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
correctas o, por el contrario, tiene que modificarlas porque la curva se cierra más de lo previsto.
La sistemática es la siguiente: conforme el piloto se acerca al punto de inicio de la tumbada, la visión de la curva se va ampliando y el punto de fuga, en consecuencia, se va alejando de manera proporcional. Si el punto de fuga no se aleja al acercarse al piloto a la curva, o se aleja de forma lenta en proporción a la velocidad con la que el piloto se acerca al punto de inicio de la tumbada, es que la curva se cierra más de lo que se había previsto y, por tanto hay que seguir disminuyendo la velocidad de ataque a la curva. Lo mismo sucede cuando el piloto se encuentra ya en plena curva: si el punto de fuga no se aleja en la proporción debida, es que la curva se está cerrando.
La dirección que lleva la línea blanca interior que delimita el carril de circulación también proporciona, en la distancia, una idea de cómo discurre la carretera y puede servir para avisar con anticipación de que el giro se va a ir cerrando.
El motorista tiene que dejar mucho margen de maniobra en sus previsiones de velocidad de paso por curva, para el caso de que la curva no se comporte como la había imaginado. Es el margen de seguridad para poder modificar velocidad y trazada si es necesario.
Las referencias visuales esenciales
1. Valoración de la curva
En la conducción de una moto hay que valorar de lejos como es la curva que se aproxima –abierta, cerrada, amplia, corta, etc.‐, porque de esa valoración emergerá un proyecto de maniobra: velocidad con la que se va a pasar por ella y el tipo de ataque a la curva que se va a realizar (Capítulo VII).
2. Fijar el inicio del ataque a la curva
Marcar desde la distancia con la mirada el punto en el que se va a empezar el ataque a la curva –punto de inicio de la tumbada (Fig. 3.6)‐ es esencial por dos motivos: primero porque llegado a ese punto se deben de haber soltado ya los frenos. En consecuencia y segundo motivo, a ese punto se tiene que llegar con la velocidad ajustada para el paso por la curva.
3. Fijar el ápex de la curva.
Fijar el ápice de la curva es importante ya que es ahí donde hay que dirigir la moto (Fig. 3.7). Si el piloto sabe donde tiene que poner la moto en la mitad de la curva, difícilmente se equivocará en el diseño de la trazada y en la velocidad que programe para discurrir por la curva. Eso es ganancia en seguridad.
El ápice de la curva se marca con la mirada cuando el piloto está cerca del punto de inicio de la tumbada, porque es desde donde obtiene la mejor valoración final de la curva visible.
Figuras 3.6 y 3.7 : El punto clave para fijar con la mirada, después de valorar el punto de fuga de la curva, es el punto de inicio de la tumbada. (Figura superior). Antes de llegar a él, hay que mirar al ápice de la curva. (figura inferior).
Una de los defectos más frecuentes del novicio, es mirar justo por delante de la rueda de la moto, con lo que no le da tiempo a programar nada, las rectificaciones son constantes y el sentimiento de inseguridad permanente. Hay que luchar contra esa tendencia y mirar lejos.
En la fase de aprendizaje, una vez alcanzado un nivel medio, es conveniente que el piloto fije de forma consciente y en la distancia, el punto de inicio de la tumbada ya que es crucial para poder realizar todas las acciones de pilotaje necesarias para llegar a él en condiciones óptimas de negociar la curva. 24
Manual de pilotaje Capítulo III: Gesión de la mirada J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
4. Fijar el punto de salida de la curva
Del mismo modo que los dos anteriores, este punto es también muy trascendente porque, de nuevo, es a él donde hay que dirigir la moto para encarar la recta siguiente. Dependiendo de la forma de la curva, puede ser visible ya desde el inicio del giro o no verse hasta llegar al ápice. Desde el momento en que sea visible y pueda dibujarse una línea de trazada hasta él, hay que empezar a dirigir la moto hacia el mismo y suele ser el momento en que se empieza a abrir el gas de manera progresiva, conforme se va levantando la moto de la tumbada. Este punto condiciona pues, las maniobras de salida del giro. De ahí su importancia.
La anticipación en las referencias visuales
El piloto tiene que marcar y procesar todas las referencias visuales sin que su mirada se quede fijada en ellas. Simplemente las marca y el piloto automático de su cerebro las tiene en cuenta para, llegado el momento, realizar la maniobra proyectada mientras que la atención y la mirada ya están desde hace tiempo fijándose en los próximos objetivos. En consecuencia, antes de llegar al punto de inicio de la tumbada, el piloto tiene que ir pendiente del punto de fuga de la curva y marcando, con una mirada rápida y fugaz, el ápex de la misma. De igual manera, una vez marcado el ápex con la mirada, ya tiene que ir pendiente, de nuevo, del punto de fuga de la curva y buscando el punto de salida del giro mientras dirige la moto al ápex. Al pasar por el ápice, su mirada ya estará en el punto de salida del giro si es que es visible (Fig. 3.8 y 3.12).
Con la práctica, fijar el ápex o ápice es algo que se hace de forma automática y la atención se gasta en seguir la evolución del punto de fuga de la curva y en visualizar el punto de salida del giro, porque son esenciales para el manejo del gas, como veremos en el capítulo VII
El campo visual: la visión periférica
De la misma manera que se puede mirar al frente y saber lo que está pasando hacia los lados sin necesidad de desviar los ojos, se puede mirar al punto de fuga y saber cuando estamos pasando por un punto de referencia que nos informa de nuestra situación o de la distancia que queda para iniciar la tumbada o de cualquier otro punto clave para la maniobra. Es decir, los elementos que caen dentro del campo visual informan de muchas cosas aunque nuestra mirada esté en el punto de fuga. Esto es clave también para la seguridad vial: hay que percibir lo que está pasando a nuestro alrededor: movimientos de otros vehículos, peatones, etc.
En el interior del ojo se encuentra la retina que capta la información visual. Existe una zona dentro de ella, llamada mácula, que es la responsable de la visión fina, discriminativa, la que hace posible percibir los detalles de la imagen más pequeños de forma muy clara (Fig. 3.9). El resto de la retina capta la imagen de forma menos precisa (Fig. 3.10). Con la mácula el piloto puede discernir si la mancha que aparece delante suya en el asfalto, es una mancha de aceite o simplemente un alquitrán más oscuro, por poner un ejemplo. Con el resto del campo visual, el piloto se sitúa en el entorno por el que va pasando.
El problema surge cuando la atención visual del piloto
Figura 3.8: El piloto pasa por el ápex de la curva prestando ya atención al siguiente punto de referencia visual.
Figura 3.9: Fondo del globo ocular. La retina (zona enrojecida de la imagen, en la que se ven unos filamentos que son los vasos sanguíneos) es responsable de captar la imagen que se proyecta desde el exterior. La mácula es la zona que proporciona la mejor definición de esa imagen. 25
Manual de pilotaje Capítulo III: Gesión de la mirada J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
se centra en un punto en concreto para dilucidar sus características. En este preciso momento, el campo visual se estrecha y se pierde información de la periferia visual. Sucede, por poner otro ejemplo, cuando se quiere averiguar si es arenilla lo que blanquea por el ápex de la curva. En estos casos no existe más remedio que dirigir miradas fugaces a estos posibles puntos de conflicto, delimitar el problema para actuar en consecuencia y volver de inmediato a mirar hacia el punto de fuga. Igual sucede en el caso de querer adelantar a otro vehículo: hay que realizar una mirada fugaz al retrovisor para cerciorarse de que se puede adelantar.
El estrechamiento del campo visual también sucede en situaciones de estrés, como cuando el piloto entra pasado de velocidad en una curva. Este estrechamiento es muy perjudicial porque la mirada se queda fijada en la línea que separa ambos carriles o en el guardarraíl o en un árbol del barranco próximo, por poner unos ejemplos, con lo que se pierde la ubicación espacial dentro de la curva y es difícil realizar las maniobras adecuadas para evitar que la moto se dirija directamente a esos puntos de conflicto.
LA GESTIÓN DE LA MIRADA EN EL PASAJERO
El pasajero , como tantas veces voy a decir, se tiene que implicar en el viaje en moto y adoptar una actitud activa, de alerta a los acontecimientos que están sucediendo. Tiene que intuir lo que va a hacer el piloto para poder acompañarlo en las distintas maniobras. Si no entiende de que va esto y adopta una actitud pasiva o expectante, lo único que conseguirá será sentir miedo y, lo que es peor, tener reacciones contraproducentes para la estabilidad o maniobrabilidad de la moto.
El entrenamiento del acompañante empieza por la visión y debe de gestionarla igual que hemos descrito para el piloto. Si su percepción visual se limita a unos metros por delante de la moto, le invadirá una sensación de peligro porque intuirá que con esa distancia no se tiene tiempo de reacción ante cualquier imprevisto. Y tiene razón. Se pondrá tenso por el miedo y no hará más que intentar que el piloto reduzca la velocidad, con advertencias continuas. La tumbada le cogerá de imprevisto e intentará que la moto no pierda la verticalidad y , así, un despropósito tras otro que no hace sino ir en contra tanto del manejo adecuado de la moto, como de la seguridad
LA GESTIÓN DE LA MIRADA EN EL CIRCUITO4
Debido a que la velocidad se lleva cerca del límite al que puede maniobrar el piloto, adquiere especial importancia saber en que lugar de la pista se encuentra en cada momento, lo que es similar a saber la distancia de que dispone para realizar cada una de sus acciones de pilotaje. Esto se consigue mediante referencias visuales a los distintos elementos que puedan existir hacia ambos lados de la pista. No solo son importantes los puntos claves como donde empezar a frenar o tumbar, sino que hay que jalonar de referencias toda la pista. El problema es que, en los circuitos, no existen tantas referencias como en carretera y, a veces, hay que buscarlas, marcarlas y almacenarlas en la memoria para poder utilizarlas después.
Ser consciente de la posición y de las distancias, es esencial para implementar, entre otras cosas, el manejo del gas. No es pues suficiente que el piloto sepa donde está
Figura 3.10: Campo visual de un ojo. Las porciones periféricas pierden detalle y definición, pero ubican al piloto en el entorno.
Figura 3.11: El pasajero debe procurar hacer una gestión de la mirada similar a la que hace el piloto. 26
Manual de pilotaje Capítulo III: Gesión de la mirada J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
sino que, para el manejo de la velocidad, es más importante el conocimiento de la distancia. ¿Cómo un piloto puede saber si ha recogido suficientes referencias visuales para realizar una vuelta óptima al circuito? Sin duda cuando puede rememorar, con los ojos cerrados, una vuelta completa en un tiempo aproximado al que tarda en la realidad. La mente el piloto saltará los tramos para los que no tiene suficientes referencias visuales de situación y eso acortará el tiempo de su reconstrucción imaginativa4.
unos parámetros que pueden cambiar: el arte de dibujar un cuadro distinto cada vez. Además se tiene que incluir márgenes de seguridad más estrictos, para dar respuesta adecuada a todos los imprevistos.
Todo lo que se ha dicho de cómo gestionar la mirada, sirve para un circuito. La diferencia es que en un circuito no existen sorpresas: cada curva se conoce a la perfección y lo que quiere el piloto es hacer cada giro a la máxima velocidad posible.
Manejo de los elementos referenciales visuales.
Una vez marcada la situación de cada uno de los elementos que el piloto ha decidido tener como referencia en la pista, o hacia ambos lados de la pista y en el momento en que se acerca a ellos, se controlan mediante el campo visual periférico, sin necesidad de mirarlos directamente ya que su atención visual debe de seguir puesta en el punto de fuga de recta o de la curva y en los que condicionan la trazada.
De igual manera es también un error quedarse mirando al piloto que va delante, porque nuestra velocidad y maniobras se acoplarán instintivamente a él y difícilmente tendremos oportunidad de adelantarlo. La mirada debe manejarse como si ese piloto no existiera y controlarlo con el campo periférico de la visión.
Existen programas y ejercicios que entrenan la agudeza y la prestación de la visión periférica.
En carretera, el piloto se enfrenta a la creatividad de tener que intuir como es cada curva y negociarla en razón a
‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐
Figura 3.12: En un circuito adquiere aún más importancia el control de suficientes referencias visuales como para que el piloto sepa exactamente en que lugar de la pista se encuentra. Nótese hacia donde está mirando el último piloto del grupo. 27
Manual de pilotaje Capítulo III: Gesión de la mirada J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo IV
CAMBIO DE MARCHA
Me gusta tener una conducción armónica, sin brusquedades. Soy feliz cuando tengo la sensación de ir bailando un vals al enlazar una serie de curvas consecutivas, sintiendo a la moto respirar con soltura. Esto lo posibilita una elección correcta de la marcha y saber cambiar con suavidad, en sincronía con las revoluciones del motor.
Un buen piloto debe de ser consciente en todo momento de que marcha lleva engranada y saber si las revoluciones del motor están en el rango alto, medio o bajo. Para esto último, no hace falta mirar al cuenta revoluciones de la moto. Basta “oírlas”. Más complicado es saber lo de la marcha, en especial si no se ha llevado la cuenta en los cambios. Con la experiencia se puede intuir la marcha que está puesta, teniendo en cuenta la relación entre las revoluciones que lleva la moto y su velocidad,.
Saber la marcha que se ha introducido es muy importante, porque cuando se baja hasta la 2ª o 1ª marchas, la retención puede ser brutal si la velocidad no se ha acondicionado para ellas o, en el peor de los casos, provocar un derrape de la rueda trasera al inicio de la tumbada.
El embrague
Es habitual que, entre las distintas marchas, en especial las inferiores, no exista una perfecta sincronía de sus desarrollos. La utilización del embrague, suaviza y hace más homogéneo el cambio. Por tanto, conviene utilizarlo en todas las maniobras, ya sea para “subir” como para “bajar” marchas. El tacto de la palanca de embrague es peculiar de cada moto y se aprende con la experiencia.
La zona de fricción del embrague.
La maneta del embrague tiene, entre sus dos posiciones extremas, una zona intermedia de ʺfricciónʺ en la que, la potencia del motor, no se transmite por completo a la rueda trasera. En ocasiones esta zona de fricción se utiliza para modular la potencia a la rueda, en la aceleración o en la frenada, o para evitar que el motor caiga de revoluciones en determinadas circunstancias.
Si se aprieta la maneta del embrague completamente y se va soltando de forma progresiva, existe un recorrido inicial durante el cual el motor se encuentra desconectado totalmente de la rueda trasera. A partir de un punto determinado empieza el recorrido de fricción hasta que se suelta la maneta por completo, momento en que el motor ya trasmite toda su fuerza de tracción o retención al tren posterior.
En las reducciones de marcha, cuando se está frenando la moto, si se emplea demasiado tiempo en ese recorrido inicial del que hemos hablado, el motor cae de revoluciones rápidamente ‐ya que el gas está cortado‐ y puede colocarse en una posición muy desfavorable para acoplarse a la velocidad de giro de la rueda trasera. Esta confrontación trae brusquedad en la retención, en el traslado de peso hacia la rueda delantera y trabajo para los amortiguadores. En definitiva, tiende a desestabilizar la moto.
Por tanto, aunque se vaya a emplear la zona de fricción del embrague, conviene ser rápido en soltar la maneta durante ese primer recorrido, haciéndolo ya suave y progresivo a partir del punto en que se inicia la fricción. La alternativa es no utilizar todo el recorrido de la maneta en los cambios de marcha y accionarla justo hasta un punto anterior al del recorrido de fricción.
CUANDO UTILIZAR LA ZONA DE FRICCIÓN DEL EMBRAGUE.
1. Cuando se reduce una marcha tras disminuir la velocidad de forma adecuada y las revoluciones no están en el rango alto.
2. En cualquier caso en que, tras aumentar y sobretodo reducir una marcha, se quiera asegurar un acoplamiento suave con el motor.
3. Cuando se necesita revolucionar el motor para que no se venga abajo y se pare, al terminar de soltar el embrague. Un ejemplo típico lo tenemos en la subida por algunas rampas de garaje, cuando hay que partir desde el inicio con mucha pendiente y se necesita que el motor trabaje en un rango de revoluciones que suministre la potencia necesaria sin que provoque un “caballito”. 28
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
ALGUNAS NOCIONES ELEMENTALES DE MECÁNICA
Figura 4.1: Esquema de un motor. Debido a las explosiones de combustible en la cámara de combustión, los pistones son empujados provocando el giro del cigüeñal (C), al que están unidos mediante las bielas.
Figura 4.2: Todos los pistones trabajan en sincronía para hacer girar al cigüeñal, en cuyo extremo se encuentra el volante, al que hacen girar también. El volante ayuda, con su inercia, a hacer subir de nuevo el pistón para que comprima la mezcla explosiva y a disminuir las vibraciones del cigüeñal.
Figura 4.3: El embrague son unos discos adherentes interpuestos entre el motor y la caja de cambios. En A, los discos están unidos y el movimiento rotatorio del cigüeñal y volante se transmite al eje de la caja de cambios, haciéndolo girar. En B, la maneta del embrague está accionada, haciendo que se separen los discos del embrague y aislando el trabajo del motor de la caja de cambios y, por consiguiente, de la rueda trasera. Cuando la maneta del embrague está medio apretada, los discos no están unidos firmemente, resbalando uno sobre el otro, no dejando que el motor transmita toda su potencia a la rueda trasera.
Figura 4.4: Esquema simplista de la caja de cambios, en la que están representados cinco ruedas dentadas que giran con su eje por la acción del motor cuando los discos de embrague están juntos. Cada rueda dentada está relacionada con una marcha de la moto y mediante la palanca de marchas se acciona el mecanismo por el que una rueda dentada se pone en contacto con otra, de diferente tamaño, del eje secundario multiplicando o reduciendo el numero de giros del eje primario, condicionando así el desarrollo final en cada marcha y, por tanto, la velocidad y fuerza de giro de la rueda.
Figura 4.5: Gráfico de potencia del motor y par (torque) en función de las revoluciones de un motor. El par motor es la fuerza de giro que genera el motor y es máxima a un número determinado de revoluciones en las que la combustión de los gases es óptima y hacen trabajar a los pistones con el mejor rendimiento. La potencia es el resultado de multiplicar el par por la velocidad de giro que lo genera e indica la rapidez con la que puede trabajar el motor. Al motorista lo que le interesa es saber a que revoluciones el motor tiene más fuerza (par máximo), porque los cambios de marcha van a estar relacionados con ellas. Cada motor tiene su forma particular de entregar la fuerza. 29
Manual de pilotaje Capítulo IV: Cambio de marcha J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Golpe de gas al vacío
Cuando las revoluciones del motor caen en exceso en la maniobra de reducir marcha, es conveniente dar un golpe rápido de acelerador con el embrague accionado. Las revoluciones subirán de inmediato de manera momentánea, lo que se aprovecha para soltar el embrague utilizando su recorrido de fricción si aún es necesario.
La secuencia es: accionar el embrague, dar un golpe de acelerador al tiempo que se reduce a una marcha inferior y se inicia la frenada para, a continuación, soltar suavemente el embrague. Hay que prestar atención a noretrasar la maniobra de soltar el embrague, de lo contrario las revoluciones del motor caerán de nuevo, haciendo inefectivo el golpe de gas.
El golpe de gas suele hacerse, en las reducciones de marcha, conforme se va frenando al mismo tiempo con la maneta. –aunque no siempre‐. Los principiantes suelen tener problema con esto, ya que ambas cosas se realizan con la misma mano. No hay truco. El giro brusco de la muñeca se realiza haciendo resbalar los dedos sobre la maneta, sin modificar la presión sobre ella (Fig. 4.6 ).
Hacerlo requiere un periodo de aprendizaje. Acoplar la orientación y distancia de la maneta al puño del acelerador, tal como comentábamos en el primer capítulo, ayuda.
Reducción de marcha.
Un objetivo secundario ‐ en conducción normal‐, es la ayuda que puede proporcionar en la contención de la moto, siempre y cuando se haga de forma comedida.
Al reducir a una marcha inferior se está obligando a la rueda trasera a disminuir su velocidad de giro. Si en este momento la moto lleva una velocidad inapropiadamente alta, que sobrepase las posibilidades de la rueda trasera, esta perderá su adherencia al asfalto y derrapará. Por esto y como mínimo, en el momento de introducir la nueva marcha, la velocidad de la moto no puede ser superior a la que permita desarrollar la caja de cambios a la rueda.
Aunque parezca que todo es simultáneo, la secuencia es: contención de la moto (disminuyendo o cortando gas y aplicando frenos si es necesario)‐ engranar una marcha inferior‐ continuar conteniendo la moto – reducir a una marcha más corta y así sucesivamente según necesidades.
Nunca hay que utilizar la contención del motor para reducciones enérgicas de velocidad. No está diseñado para eso. El instrumento adecuado con este propósito, son los frenos4.
En una conducción tranquila, aprovechar la ayuda de la contención que proporciona el motor cuando se reducen marchas es muy popular. Incluso muchos pilotos suprimen la utilización de los frenos para conseguir una conducción más fluida. Otra razón es que, cuando se acerca una curva de carretera, el piloto hace una valoración de la velocidad que proporciona cada marcha que reduce durante la aproximación y se queda en la que le parece adecuada para hacer el paso por curva.
Acertar con la marcha idónea para pasar por curva es un arte que se aprende con la experiencia, porque solo se confirma que se ha acertado cuando al abrir un poco el gas, ya dentro de la curva, la moto responde de forma adecuada en concordancia con los requerimientos del momento.
Los cambios de marcha en la aceleración.
Cada marcha proporciona aceleración conforme el motor va subiendo de revoluciones. La velocidad va aumentando ‐si las resistencias físicas lo permiten‐, hasta el límite que puede desarrollar la marcha que se tiene introducida, momento en que, si se quiere seguir aumentando la velocidad, hay que cambiar a una marcha superior y, así, sucesivamente.
Figura 4.6 . Golpe de gas al vacío al tiempo que se frena con la maneta. El giro brusco de la muñeca se realiza sin modificar la presión de los dedos sobre el mando del freno. (Dibujo modificado de K. Code4).
El objetivo principal de reducir marchas es proporcionar a la moto la capacidad de acelerar con una tracción eficaz y homogénea una vez que se ha terminado de reducir la velocidad4. 30
Manual de pilotaje Capítulo IV: Cambio de marcha J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
En el momento de cambiar se quita gas por un instante, se acciona el embrague, se engrana la marcha superior y se va soltando el embrague conforme se va acelerando de nuevo. Se utiliza la zona de fricción para que el motor vaya acoplándose a la inercia de la moto, aumentando progresivamente su velocidad, en la medida en que el gas va haciendo crecer las revoluciones, sin brusquedades.
Si bien es necesario acelerar la moto –subir revoluciones‐ antes de pasar a la marcha superior, en conducción normal no hace falta apurar las revoluciones del motor, pero si hay que ser consecuente con el régimen general que se lleva2. Es incongruente subir en una marcha hasta las 9000 rv, para luego continuar a 3000 al engranar la siguiente, por poner un ejemplo.
¿Qué marcha introducir?
Siempre hay que tener la sensibilidad de sentir como respira la moto. Si se engrana una marcha con un desarrollo largo ‐4ª, 5ª o 6ª‐ cuando necesita mucho poder de tracción en la rueda trasera – por ejemplo en una cuesta pronunciada‐ , notaremos como la máquina se “ahoga”. Las revoluciones del motor caen con un sonido agónico. La moto empezará a pegar “tirones” y, en el caso extremo, se parará el motor. Nos estaba suplicando una marcha con desarrollo mas corto que proporcione mayor fuerza de tracción a la rueda.
Por el contrario, cuando las revoluciones suben hasta sus rangos superiores, el sonido es como un grito que nos jalea para introducir una marcha superior, mas larga, que de rienda suelta a la velocidad.
Cada motor entrega la potencia de una forma diferente a lo largo del rango de revoluciones y los fabricantes acoplan una caja de cambios con desarrollos particulares para cada motor. Por tanto, elegir la marcha adecuada y notar cuando se debe cambiar, depende de las sensaciones que tenga el piloto y de las necesidades en cada momento.
En la conducción normal elegiremos la marcha con la que sintamos que la moto va “suelta”, y sin agobios, para la velocidad que queremos llevar, lo que también implica que tiene facilidad para acelerar de forma limpia e inmediata si se lo pedimos.
Si se quiere ahorrar gasolina para conseguir llegar hasta el repostaje, se debe de elegir el desarrollo más largo ‐marcha más alta‐ con el que la moto se sienta “cómoda”, que suele ser a un régimen medio de revoluciones con un punto de gas.
La aceleración
El motor transmite su fuerza a la rueda trasera, que está diseñada para que su huella de contacto sea capaz de soportarlo sin perder el agarre el asfalto. Sin embargo este agarre tiene unos condicionamientos mecánicos y de conducción que el piloto no puede transgredir y para no repetir remito al lector al apartado “Agarre de los neumáticos” del capítulo II.
El piloto tiene que ser consciente de que el neumático está diseñado para acelerar la moto dentro de unos estrechos márgenes intrínsicos de deslizamiento de la goma sobre el asfalto. La rueda trasera está programada para un agarre adecuado cuando el acelerador se abre de forma progresiva, lo que significa que se obtiene la mejor aceleración huyendo de las aperturas bruscas del gas, en conjunción con la elección correcta de la marcha engranada. Ambos factores ‐gas y marcha engranada‐ diseñan el arte del piloto para conseguir que la aceleración obtenga el máximo rendimiento a la vez que sea segura. Esto lo notará fundamentalmente en la sensación que recibe en donde nos examinamos todos los motoristas: en las curvas.
Por otro lado, la aceleración provoca una reacción de extensión en el amortiguador trasero que, si es brusca como muestra el caso extremo de la figura 4.7, lo saca de su distancia intermedia de trabajo, que es donde el amortiguador labora con mejor eficacia.
Figura 4.7: La aceleración brusca extiende el amortiguador trasero colocándolo en una mala posición para cumplir de forma óptima su cometido. 31
Manual de pilotaje Capítulo IV: Cambio de marcha J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
Cuando el piloto acelera o corta el gas, provoca un desplazamiento de pesos hacia la rueda trasera o delantera, respectivamente. Las huellas de contacto se ven así afectadas por un aumento o una descarga de la presión del neumático que puede ser beneficioso o perjudicial según la circunstancia, lo que iremos viendo en los diferentes capítulos.
Para obtener las mayores cotas de rendimiento y seguridad, el piloto debe de manejar el gas ‐tanto en su apertura como en su cierre‐ de forma que no pierda su carácter progresivo aún en las acciones más rápidas.
LA CABALLEROSIDAD CON EL PASAJERO
Todas las maniobras con el acelerador, cambio de marcha o con los frenos, repercuten de manera inmediata en el movimiento de la moto rompiendo su homogeneidad, tanto más cuanto más ʺparʺ tenga el motor. Si no se persigue la suavidad en estas transiciones, el pasajero no podrá evitar movimientos bruscos de su cuerpo hacia atrás y delante, golpeando con frecuencia su casco con el del piloto, lo que le llevará a vivir esta experiencia con incomodidad y desagrado.
Hay que ser sensible a estos cambios bruscos de la inercia para poder aminorarlos. La única forma de hacerlo es ser suave tanto al quitar la aceleración o frenar, como al dar gas. A este respecto, es conveniente utilizar la zona de fricción del embrague en todas las maniobras de cambio de marcha.
Las transiciones entre las tres primeras marchas suelen ser muy bruscas y, con ellas, se tiene que tener especial cuidado. El ʺgolpe de acelerador al vacío” antes de soltar con suavidad el embrague, al reducir marcha, ayuda a lo que estamos hablando pero, a veces, es mejor aplicar embrague y hacer una utilización muy progresiva de los frenos. Todo lo que hagamos para que nuestro acompañante se sienta cómodo, será muy agradecido.
EL CAMBIO DE MARCHA EN LA CONDUCCIÓN DEPORTIVA
El objetivo de la conducción deportiva es obtener, en un circuito, el menor tiempo por vuelta posible y esto incluye, entre otras cosas, tener la máxima capacidad de aceleración.
El motor da su máxima potencia en un régimen alto de revoluciones pero, a partir de un límite, su fuerza de giro (par o torque) desciende, por lo que es el momento de cambiar a una marcha superior. En este proceso de cambio de marcha las revoluciones suelen caer, de nuevo,
alrededor del rango en el que el motor tiene su mejor par, por lo que conservará una magnífica capacidad de aceleración en la nueva marcha que se ha introducido (Fig. 4.5).
En las motos deportivas existe mucha sincronía entre las marchas, especialmente las superiores, por lo que es factible realizar los cambios sin accionar el embrague; solo hay que cortar el gas de manera muy fugaz en el momento de introducir la marcha superior.
Para reducir marcha se debe de emplear siempre el embrague.
En las reducciones, la introducción de cada marcha inferior se tiene que sincronizar con la utilización de los frenos y hacerlo de forma rápida, ya que el tiempo de frenada es corto en la conducción deportiva. En este proceso se aprovecha la retención de motor que proporciona cada una de las marchas que se reducen para que ayude a la frenada.
El secreto es no dejar caer las revoluciones en cada cambio hasta llegar a la marcha con la que se va a hacer el paso por curva. Esto se consigue accionando con rapidez el embrague. En cada cambio las revoluciones subirán transitoriamente un poco por la retención del motor y, conforme la velocidad disminuye, irán cayendo de nuevo, por lo que hay que hacer con rapidez un nuevo cambio para mantenerlas en el régimen alto.
Un pequeño truco: Algunas motos tienen tendencia a caer de revoluciones de forma muy rápida al cortar gas, en especial si el recorrido del embrague es amplio. Dejar un punto de gas al accionar el embrague, al tiempo que se introduce la marcha inferior, resulta de utilidad para 32
Manual de pilotaje Capítulo IV: Cambio de marcha J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
evitarlo ya que las revoluciones se disparan, obteniéndose el mismo efecto que si se diera un golpe de gas al vacío. A continuación se termina de cortar el gas para obtener la retención de motor adecuada. Las motos de GP llevan ya un mecanismo electrónico que al accionar el embrague para reducir marcha, aumentan las revoluciones del motor de forma automática1.
En un circuito, se conoce perfectamente la marcha que es adecuada para cada curva y para Keith Code3 lo importante no es ser consciente de la marcha que se lleva engranada, sino que lo importante es que el piloto sepa cuantas marchas tiene que reducir para atacar cada una de ellas en concreto. Esto ahorra gasto en atención que precisa emplearse en otras cosas esenciales del paso por curva.
Keith Code4 dice taxativamente, que la moto se contiene con los frenos y no con la retención de motor. Por tanto, las marchas se bajan de forma consecutiva hacia el final de la frenada, antes de entrar en tumbada.
Cuando se empieza a realizar el giro, es conveniente haber terminado la utilización de los frenos y debe de tenerse ya engranada la marcha con la que se va a hacer el paso por curva. Este es el momento en que tener las revoluciones del motor en la zona próxima al rango de máximo par –no en la zona roja‐ resulta de una utilidad fantástica, porque con frecuencia esos primeros metros de tumbada se realizan con el gas cerrado y, en ellos, la velocidad de ataque a la curva se termina de afinar solo con la retención que proporciona el motor. Las revoluciones irán descendiendo ajustando la velocidad hasta adecuarla al paso por el tramo intermedio de la curva, momento en que se abre de nuevo un punto el gas. Si la marcha engranada es la correcta y las revoluciones son las adecuadas, primero retendrá lo justo al principio de la tumbada y, después, hará que el motor responda ante la tracción que se le demanda con limpieza y de forma proporcionada.
Hay que tener en cuenta que, cuando se inicia la tumbada, la rueda trasera contacta con el asfalto por su lateral, que tiene un radio menor que la porción central que es la que está actuando cuando la moto está vertical. Esta disminución del radio efectivo de la rueda, implica un desarrollo algo más corto que obliga al motor a subir de revoluciones4 cuando la moto se inclina para tomar la curva. Si se ha entrado con las revoluciones excesivamente altas, la aguja se meterá en la zona roja y la moto perderá la capacidad de aceleración que requiere un correcto manejo del gas en el paso por curva (Fig. 4.5). De nuevo aquí, el piloto sentirá la necesidad de cambiar de marcha en mitad de la curva ‐ un elemento desestabilizador de la moto‐ o mantenerse con el gas cortado, perdiendo un tiempo precioso. La solución pues en este caso, es entrar con una marcha más larga.
Hoy día estoy observando que los profesionales de MotoGP, no solo se meten en los primeros metros de la tumbada utilizando todavía el freno –si bien con la progresividad decreciente de Ienatsch5 y de la que hablaremos en el próximo capítulo (capítulo V: Fig. 5.10 ), sino que en esos primeros metros algunos de ellos terminan la ultima reducción de marcha que han realizado instantes antes, empleando la zona de fricción del embrague (Fig. 4.8) para no provocar alteración brusca en la contención y, por tanto, en el balance de pesos de la moto. Sin duda los adelantos en los controles electrónicos de la tracción y la tecnología de los neumáticos de competición, lo permite.
En plena tumbada con velocidades cerca del límite, los neumáticos están friccionando con al asfalto y soportando la máxima carga. Esto produce una vibración que se transmite a través del chasis y el piloto la siente en los manillares, asiento y reposapiés, proporcionándole información del agarre y tracción en cada momento. Cuando el motor revoluciona en la zona más alta debido a haber introducido una marcha excesivamente corta, se produce una vibración que enmascara la proveniente de los neumáticos y puede hacer creer al piloto que las ruedas están deslizando o, cuando menos, hacerle perder la información del estado de agarre y tracción de las ruedas4 .Como puede observar el lector, el margen que tiene el piloto en este tipo de conducción es pequeño. Todo un arte.
Figura 4.8: En la figura se observa a Capirossi con la maneta del embrague a medio recorrido, al inicio de la tumbada. En la porción inferior los indicadores revelan que está engranada la 3ª marcha y que las revoluciones han descendido a 10.300. Instantes antes, había reducido desde la 6ª marcha con golpes rápidos de embrague, y ahora está utilizando la “zona de fricción” del embrague para acoplar la velocidad de la moto, a la caída de revoluciones del motor. 33
Manual de pilotaje Capítulo IV: Cambio de marcha J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo V
LA FRENADA
Si existe una maniobra en la que mas se refleje la diferencia en los gustos, psicología y experiencia del motorista, es en la de frenar la moto. Sin embargo, existen muchas ideas preconcebidas falsas, miedos injustificados y errores de concepto, que se arrastran durante años. Son responsables de graves limitaciones para el progreso en el nivel de pilotaje, sin que el piloto sea consciente de donde se encuentra el problema.
En este capítulo, voy a describir los efectos que se ponen en marcha con la frenada. Entenderlos es fundamental, porque unos, beneficiosos, hay que potenciarlos. Otros, perjudiciales pero inevitables, aminorarlos. Y por último, existen maniobras de frenada que nunca deben de hacerse y que hay que interiorizar conscientemente, para desterrarlas de nuestro hábitos de conducción.
DINÁMICA DE LA FRENADA.
Freno delantero.
El freno delantero es el que soporta más carga y, por tanto, es el más eficaz para detener la moto, pero también es el más peligroso.
Si se acciona el freno delantero de manera drástica, la velocidad de giro de esa rueda se reduce de forma también muy brusca, conteniendo la inercia, no solo de la moto, sino también la del piloto. El resultado es un traslado brutal de pesos, hacia el tren delantero. Los amortiguadores de esta rueda, se comprimen al máximo y el neumático se aplasta contra el asfalto (Fig. 5.1 y 5.2). Esta carga aumenta mucho la adherencia de la rueda delantera a la carretera, lo que resulta beneficioso para evitar que derrape.
Pero si existe desproporción entre lo que disminuyen las vueltas de la rueda y la inercia que lleva la moto, el neumático terminará perdiendo esa adherencia y derrapará. Desde luego, esto sucederá siempre que la
Figura 5.1: Al accionar la maneta del freno, la moto comprime el amortiguador delantero al tiempo que descomprime el trasero, debido al traslado de peso que provoca hacia el tren anterior.
Figura 5.2: Este gráfico muestra la magnitud de la variación de la carga sobre los amortiguadores, al accionar el freno delantero. Nótese la gran carga sobre el tren delantero y la descarga simultánea del trasero. 34
Manual de pilotaje J. González Tortosa
_________________________________________________________________________________________________________________
rueda deje de girar, antes de parar la máquina. Es lo que llamamos “bloqueo de rueda”.Por otro lado, cuando los amortiguadores están comprimidos al máximo, cualquier irregularidad del terreno hará que la rueda rebote y se separe del asfalto. En ese momento, la rueda queda libre de la fuerza que la hace girar –que es el roce con el asfalto‐ y las pinzas del freno que están actuando en ese momento, la bloqueará induciendo a que derrape en cuanto toque de nuevo el suelo. Cuando la rueda delantera derrapa, la frenada pierde efectividad y se convierte en un peligro. Si sucede durante la tumbada de la moto, la caída es brusca e inevitable (Fig. 5.5).
Cuando se emplea el freno delantero y en sincronía con el traslado de pesos hacia delante, el amortiguador posterior se descarga (Fig. 5.2 derecha). La presión sobre el neumático trasero desciende y con ello, también, las fuerzas que la están haciendo girar y su adherencia al asfalto. Por tanto hay que tener siempre en cuenta, cuando se está conteniendo la moto con el delantero, esta sensibilidad de la rueda trasera a su freno.
El defecto más frecuente.
Otro efecto de la frenada delantera es que la distancia entre ejes se acorta y, al comprimirse los amortiguadores, la geometría de la máquina se modifica bajando de delante. Todo esto, en teoría, facilita la maniobra de meter la moto en el giro. Sin embargo en la práctica, es difícil iniciar la tumbada cuando el freno delantero está en su máximo apogeo. La razón, de nuevo, es el traslado de pesos que se está produciendo hacia delante, no solo por la sobrecarga del tren delantero, sino porque el motorista desprevenido, se ve obligado a hacer una fuerte contención de su peso sobre el manillar (Fig. 5.3). Cuando se está intentando no caer sobre la dirección, es muy difícil poner en marcha las maniobras que inician la tumbada, en especial el contramanillar, que describiremos en el capítulo próximo. La apurada de frenada en los descensos pronunciados, lleva este efecto a su máxima expresión. La consecuencia es que se pierde parte del control. Muchos ʺrectosʺ a la hora de abordar una curva, tienen esta explicación.
La manera de evitar este problema es prevenirlo sujetando fuertemente la moto con las rodillas, como si se tratara de un caballo. Los rebajes que existen en las partes laterales del depósito de gasolina en muchas motos, hacen un estupendo trabajo impidiendo que aquellas se desplacen hacia delante. Al tener asegurada las caderas mediante esta maniobra, permite utilizarlas como punto de apoyo para controlar el movimiento del tronco que, en esta situación, hay que incorporarlo o echarlo hacia atrás, dependiendo de la posición que se lleve, para compensar la inercia de la frenada, aminorando así el traslado de pesos y la pérdida de buena parte de la capacidad para maniobrar la moto (Fig. 5.4). La contención que realiza el pubis sobre el depósito de gasolina, en las máquinas de competición, también ayuda a este objetivo. Tanto la excesiva presión sobre el tren delantero, como la excesiva descarga del trasero, se ven de esta manera disminuidas, aumentando el rendimiento y la seguridad. Hay que entender que, esta maniobra, no quita la necesaria compresión anterior, sino que evita el excesivo apoyo del peso del piloto sobre el manillar.
Como utilizar el freno delantero.
El traslado de pesos hacia la rueda delantera que se produce al accionar la maneta ‐y que es el que aumenta su adherencia al asfalto‐ tarda unas milésimas de segundo en llegar. Sin embargo la acción de la pinza del freno sobre el disco es inmediata y, en este pequeño intervalo, la rueda puede bloquear y derrapar. Este decalaje en los tiempos, condiciona la forma correcta de contener la moto con el freno delantero: hay que iniciar la
Figura 5.3: La apurada de frenada levanta al motorista de su asiento y traslada su peso, obligando a una fuerte contención sobre el manillar
Figura 5.4: Durante la frenada, la presión sobre las rodillas, contiene la inercia del piloto, y permite incorporarse de la moto, sin cargar de peso el manillar.
35
Manual de pilotaje Capítulo V: La frenada J. González Tortosa
_________________________________________________________________________________________________________________
frenada con tacto y suavidad en un primer momento para, a continuación, realizar la presión sobre la maneta que requiera cada circunstancia. La sensibilidad que se tiene en la mano, permite dosificar muy bien la frenada.
La recuperación de la distribución del peso es también inmediata al soltar la maneta del freno y si el piloto lo hace de forma brusca, en especial después de una frenada enérgica, se producirá un “bamboleo” de la amortiguación que no es conveniente para la estabilidad
de la moto, en especial si en ese momento se va a iniciar un giro. Por tanto, la frenada se debe de terminar también de forma suave y el piloto debe de programar la maniobra de contención de la moto, con suficiente tiempo y espacio como para poder hacerlo de forma correcta.
Freno trasero.
Cuando se acciona la palanca del freno trasero, la moto baja de atrás. El traslado de pesos hacia el tren delantero es menor y más suave, facilitando la maniobra que el piloto necesite hacer en ese momento sobre el manillar. Por otro lado, este moderado traslado de carga hacia la rueda delantera aumenta la compresión de su neumático sobre el asfalto y, por tanto, su capacidad de adherencia, lo que resulta muy favorable para emplear a continuación el freno delantero.
El problema del freno trasero es que no retiene la moto de manera tan efectiva como lo hace el freno delantero.
Si se emplea el freno trasero con demasiada energía se produce una disociación entre lo que frena la rueda y lo que frena la moto, derrapando en cuanto los giros de la rueda trasera sean más lentos que la disminución de velocidad que provoca. Esta peculiaridad condiciona la manera de emplear este freno, como veremos a continuación.
Si la rueda trasera rebota cuando se está accionando la palanca y pierde contacto con el asfalto ‐a causa de una irregularidad en el terreno o por un empleo enérgico del
Figura 5.5: Lorenzo sufre un derrape de rueda delantera, en Donington Park 2009, al iniciar la tumbada con la moto aún bastante vertical pero teniendo la horquilla completamente comprimida por la acción del freno delantero. Bastó que pisara la raya blanca humedecida por la lluvia para provocar la caída.
LA FRENADA EN TRES FASES DEL FRENO DELANTERO
1. “Tocar” con tacto la maneta.
2. Variar la presión sobre la maneta con la energía que requiera la necesidad del momento.
3. Soltar la maneta de forma progresiva al final de la frenada.
CUANDO UTILIZAR SOLO EL FRENO TRASERO
Es útil utilizar en exclusividad el freno trasero en las circunstancias siguientes:
1. Cuando se lleva una conducción muy suave y se busca un pilotaje confortable, evitando retenciones bruscas de la inercia y los traslados excesivos de peso hacia el tren anterior. La maniobra se tiene que iniciar con la suficiente antelación, ya que la moto cogerá su tiempo para parar o alcanzar la velocidad que se desea.
2. Cuando se va a entrar en una curva muy cerrada y de velocidad escasa al final de un descenso pronunciado, en el que se habrá tenido que utilizar probablemente el freno delantero. En esta circunstancia, hay que incorporarse mucho de la moto, trasladando el peso al tren posterior, soltar freno delantero y accionar el trasero para que la moto no se acelere –debido a la pendiente‐ mientras va dirigiéndose hacia el ápex de la curva y sin que oponga resistencia al giro.
3. Cuando se rueda sobre superficies resbaladizas, en las que el freno delantero es peligroso, como veremos en el capítulo XII dedicado a la “conducción en condiciones adversas”.
4. Cuando se entra con excesiva velocidad en curva y hay que rectificar la trayectoria en medio del giro. Como veremos en el capítulo de ʺcurvasʺ, esta es la segunda posibilidad para poder enmendar la equivocación. Se toca el freno trasero con mucho tacto, lo suficiente para disminuir un poco la velocidad y cerrar más la trazada. 36
Manual de pilotaje Capítulo V: La frenada J. González Tortosa
_________________________________________________________________________________________________________________
freno delantero‐, tenderá a bloquearse por el mismo motivo que describimos con la rueda delantera, haciendo que derrape en cuanto vuelva a contactar con el asfalto.
Como utilizar el freno trasero.
Si en alguna ocasión, solo se quiere utilizar el freno trasero, la técnica es la siguiente: se inicia una presión suave sobre la palanca. La moto empezará a reducir velocidad de forma lenta, pero progresiva. Conforme la velocidad vaya disminuyendo, se va aumentando la presión, en sincronía con la disminución de la velocidad hasta que, si es necesario, se detenga la máquina.
LA POTENCIA DE CADA FRENO.
El 70% de la potencia de la frenada de la moto, la tiene el freno delantero. La Fig.5.6 muestra un diagrama de la distancia de frenado según se empleen cada uno de los frenos, por separado o en conjunto. En él podemos apreciar, claramente, como el freno delantero es el más efectivo pero también que, empleando los dos frenos, la distancia para detener la máquina se acorta sensiblemente.
LA RETENCIÓN DEL MOTOR.
Cuanto mas grandes sean los cilindros y, en especial, cuanto más cilindros tenga la moto, más contribuye el motor en la reducción de la velocidad. Basta quitar gas para notar este efecto enseguida. Un efecto que se multiplica al reducir a una marcha inferior. Pero como se expuso en el capítulo de “Cambios de marcha”, introducir de manera inapropiada una o varias marchas inferiores sin reducir antes la velocidad de la moto, lleva a que la rueda trasera pierda adherencia y derrape.
Con una conducción muy moderada y anticipando la maniobra se puede, incluso, utilizar solo la retención del motor y el cambio de marchas, prescindiendo de los frenos para ajustar la velocidad de la moto.
En realidad, la retención del motor y el freno trasero, son hermanos gemelos, ya que ambos comparten los mismos efectos sobre la dinámica de la moto:
1. Solo retienen la moto desde la rueda trasera por lo que, al contrario que el freno delantero, como veremos más adelante, no dificultan que la moto entre en la curva.
2. Ambos pueden hacer derrapar la rueda trasera si se emplean de manera inadecuada. Por eso, llevar unas revoluciones altas y no dejarlas caer al cambiar a una marcha inferior, suaviza la retención de la moto, al igual que si se emplea el freno trasero con delicadeza.
3. Ambos, retención de motor y freno trasero, son un estupendo complemento al freno delantero para la contención normal – no urgente ‐ de la moto.
4. Se necesita experiencia, pericia y sensibilidad para utilizar tanto el freno trasero, como para manejar las revoluciones del motor en los cambios de marcha y, en el periodo de aprendizaje, hay que prestarles atención a cada uno por separado.
Los adelantos tecnológicos (telelever, ABS, control de tracción, etc) de los últimos años, han contribuido mucho a disminuir los inconvenientes de la frenada, haciendo la conducción mucho más segura.
En situación de emergencia, el instrumento principal para parar la moto son los frenos y, en especial, el freno delantero, no la retención del motor.
Figura 5.6: Diferencias en la distancia de frenado, según se emplee cada freno, de manera individual o en conjunto. (Motorcycle Safety Fundations) 37
Manual de pilotaje Capítulo V: La frenada J. González Tortosa
_________________________________________________________________________________________________________________
FRENAR DURANTE LA TUMBADA
Aunque se debe de ajustar la velocidad, antes de entrar en la curva, en ocasiones se necesita emplear los frenos en plena tumbada, bien porque se ha entrado con excesiva velocidad, bien por encontrar un obstáculo.
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
1. Anticipar la frenada.
Como norma, hay que huir de frenadas bruscas y excesivas, tanto más cuanto el asfalto sea irregular. La única forma de lograrlo es iniciar la frenada con la antelación suficiente como para conseguir que sea moderada y progresiva.
2. Utilizar los dos frenos.
La utilización del freno trasero induce a no tener que exprimir el delantero, con lo que la frenada es más equilibrada, confortable y segura. Se inicia la contención de la moto con el freno trasero y, a continuación –cuando ya se ha provocado cierta transferencia de peso hacia el tren anterior‐, se termina de ajustar la velocidad con el delantero.
La función del freno trasero es apoyar, en su trabajo, al delantero. Por tanto, al no emplearlo a fondo, se previene su tendencia a bloquear la rueda posterior, Muchas motos traen ya, incorporado de fábrica, el reparto de frenada cuando se acciona la maneta, con un 70% hacia delante y un 20% hacia atrás.
3. Evitar el traslado de peso del piloto, sobre el manillar, al iniciar la frenada.
La contención de la inercia con las rodillas, e incorporar el tronco del cuerpo de la moto, también ayuda a disminuir la descarga del tren posterior, con lo que se aumenta su adherencia y se disminuye las posibilidades de que derrape. El aumento de la resistencia al aire, al aumentar la superficie corporal expuesta, contribuye a la frenada.
4. Frenar antes de iniciar la tumbada.
Cuando la moto está vertical al suelo, es cuando se puede frenar con más contundencia. La carga hacia el tren anterior se transmite de forma simétrica sobre la superficie de rodadura del neumático, con lo que se evitan desequilibrios que tiendan a desviar la rueda. Es decir, se aumenta la seguridad. Incluso si se llega al extremo de que la rueda derrape –sobre superficies poco adherentes‐, lo hará hacia delante, y se podrá controlar, si no se tuerce el manillar. Por otro lado, la tumbada se inicia con más facilidad si el freno anterior no está actuando.
5. Empezar y terminar la frenada de forma suave.
Tanto si se aprieta como si se suelta con brusquedad la maneta se provoca, en el mejor de los casos, un “bamboleo”de la horquilla que desestabiliza la moto. Hay que procurar que la compresión de los amortiguadores empiece y termine de forma suave.
Figura 5.7: Durante el paso por curva, los neumáticos sufren una fuerte carga lateral, que alcanza su máxima expresión cuando la moto está en plena tumbada.
Figura 5.9:La asimetría de la carga sobre el neumático, y la retención que realiza el freno sobre la rueda, provocan un giro del manillar en el sentido del giro, lo que en realidad representa un contramanillar que levanta la moto de la tumbada.
Figura 5.8: El neumático recibe la carga de la frenada de forma asimétrica (flecha verde), aumentando su carga lateral (flecha roja). En tumbada la superficie de contacto de la rueda con el asfalto es muy pequeña y existe la posibilidad de que, el margen de adherencia que le queda, no aguante esta carga adicional que recibe. 38
Manual de pilotaje Capítulo V: La frenada J. González Tortosa
_________________________________________________________________________________________________________________
El problema de la frenada durante la tumbada, es que los neumáticos están apoyando uno de sus laterales en el asfalto, es decir, es un apoyo asimétrico y, sobre ellos, están actuando en esos momentos unas fuerzas laterales muy importantes (Fig. 5.7). La moto se mantiene en la trazada debido a la adherencia de las gomas y a la fuerza centrípeta que contrarresta la centrífuga; un equilibrio
delicado que la frenada puede alterar de manera peligrosa.
Cuando se acciona el freno delantero, la carga sobre el tren anterior aumenta (Fig. 5.8) y, en correspondencia, también lo hace la fuerza lateral que está actuando sobre él, poniendo en peligro su adherencia al asfalto, en especial si ya se encuentra cerca de su límite.
La descarga de peso que sufre la rueda trasera, tampoco favorece su adhesión a la carretera, propiciando también que derrape.
Por otro lado, como consecuencia de la acción del freno, la retención que está ejerciendo el lateral del neumático sobre la moto actúa de manera asimétrica sobre la rueda, con lo que esta tiende a girar hacia el interior de la curva (Fig. 5.9). Es decir, es un giro del manillar en sentido inverso al que se emplea para iniciar la tumbada (ver el efecto del contramanillar en el capítulo VIII). La consecuencia –y es lo que notamos‐ es que la moto tiende a
levantarse y, por consiguiente, a perder trayectoria, con el peligro de hacernos un recto invadiendo el carril contrario en las curvas a derechas o salir del asfalto en las curvas a izquierdas.
Cuando se acciona el freno trasero, la moto baja de atrás, la rueda se pega más al asfalto, y el tren anterior no sufre tanta sobrecarga. Esto, unido a la retención asimétrica que el freno ejerce sobre el neumático y a la geometría del chasis, facilita que la moto cierre más la trazada y, por consiguiente, se la pueda meter más en la curva. Pero una presión inapropiada sobre la palanca, también puede descompensar la adherencia del neumático trasero al asfalto y hacer que derrape.
Por tanto y resumiendo, los efectos de ambos frenos, divergen en las curvas:
1. El freno delantero tiende a que la moto se levante y pierda trazada.
2. El freno trasero, facilita que la moto cierre más el giro.
Estas diferencias, hay que tenerlas en cuenta, según la circunstancia.
ENSAYAR LA FRENADA
Es importante que el motorista se haga una idea de la capacidad de la frenada de su moto. Una buena manera de saber esto es haciendo pruebas, con prudencia, en una recta de un sitio solitario. Se ponen unas marcas en el sitio de inicio de frenada y en donde se quiera parar la máquina. Luego se va probando a distintas velocidades, accionando los frenos de manera independiente y
RECOMENDACIONES PARA FRENAR EN TUMBADA
1. Realizar la frenada con mucho tacto y reducida al mínimo imprescindible.
Nick Ienatsch5 resalta la necesidad de disminuir la intensidad de la frenada al entrar en curva, de manera que cuanto más se va inclinando la moto, más se va disminuyendo la presión sobre la maneta. Al llegar al ápice de la curva, en el que la inclinación de la moto es la máxima, la utilización del freno delantero tiene que ser cero (Fig. 5.10 ).
2. Emplear solo el freno trasero
Esta es una magnífica opción para disminuir un poco la velocidad y facilitar el cerrar más el giro –aumentar tumbada‐ en el tramo medio de la curva, cuando se ha entrado algo pasado.
Cuando la situación es más grave:
3. Emplear los dos frenos manteniendo la tumbada.
De nuevo hay que recordar que es necesario mucho ʺtactoʺ en la maniobra La utilización del trasero permitirá “exprimir” menos el delantero. Aún así, la moto tenderá a levantarse, por lo que hay que mantener o incluso, si es necesario, cerrar más la trazada acentuando el contramanillar.
4. Emplear con contundencia los frenos perdiendo la trazada.
En situaciones desesperadas y si la ocasión lo permite, es mejor levantar la moto y emplear a fondo los frenos, en especial el freno delantero, lo que implicará probablemente invadir el carril contrario o el arcén, cuando no salirse de la calzada. 39
Manual de pilotaje Capítulo V: La frenada J. González Tortosa
_________________________________________________________________________________________________________________
conjunta. Se va apurando cada vez más, para ver respuestas. Hay que procurar siempre, en estas pruebas, que la moto no pierda su verticalidad, ya que una derrapada con la moto tumbada es muy peligrosa.
EL PASAJERO EN LA FRENADA.
Cuando llevamos pasajero/a, notaremos todas las inercias de su masa corporal sobre la moto. Necesitaremos mas tiempo y mas potencia de frenada, por lo que debemos incluirlo en la programación de la maniobra.
El pasajero debe de implicarse en el pilotaje y estar siempre atento a los eventos que suceden. Tanto en la frenada, como en la aceleración, debe de anticiparse en la corrección de esas inercias, para no echarse encima del
piloto o descolgarse hacia atrás. La presión de los muslos sobre la moto o las caderas del conductor, junto con el agarre a su cintura, o el apoyo de sus manos sobre el depósito de gasolina (en caso de motos deportivas), le proporcionarán el punto de apoyo al tronco para los movimientos de compensación
40
Manual de pilotaje Capítulo V: La frenada J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
41
Manual de pilotaje Capítulo V: La frenada J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo VI:
FRENAR EN EL PILOTAJE DEPORTIVO
Los mismos principios expuestos para la conducción por carretera, son válidos para el pilotaje de competición en un circuito, aunque con algunas diferencias radicales derivadas del desarrollo tecnológico, incluido la electrónica.
Por un lado, la rueda trasera es esencial para la estabilidad de la tumbada y con el freno trasero es fácil cometer errores en las circunstancias extremas de la competición, sobre todo porque en el pie no se tiene la exquisita sensibilidad de la mano. Por otro, el freno delantero está hoy día desarrollado para cubrir las necesidades de la frenada4 y el quitar una variable insegura de la maniobra –freno trasero‐ beneficia la concentración en lo que es primordial: donde se empieza a frenar y como frenar. Debido a estas connotaciones, no pocos corredores se olvidan del freno trasero, con excepción de cuando quieren cerrar más el giro en una curva. Rossi, Lorenzo y Pedrosa son corredores de freno delantero. Como dice Lorenzo, le gusta correr “cargando” mucho sobre la rueda delantera. Uno de los “tips” de la “Kevin Schwantz Suzuki school8” dice taxativamente: “ignora el freno trasero”.
Sin embargo el freno trasero sigue siendo un tema controvertido. Crivillé es un firme defensor del freno trasero , porque lo utilizaba mucho para contener la moto en el ataque a la curva, hasta llegar al ápice. Mick Doohan, que no podía utilizar la palanca por su lesión en la pierna derecha, se hizo colocar un dispositivo para manejar el freno trasero con el pulgar izquierdo. Aquello creó imitadores, entre ellos el mismo Crivillé, porque en las curvas a derechas les rozaba el pié con el asfalto al accionar la palanca. 1
Para disminuir los riesgos del freno trasero, es conveniente quitarle la almohadilla a la palanca ‐con el objeto de percibirla mejor a través de la bota‐ y regular su recorrido para que no bloque la rueda con facilidad.
Por otra parte y debido a que en velocidad se llevan las cosas hasta el extremo, es habitual prolongar la frenada durante los primeros metros de tumbada, eso si, siguiendo las recomendaciones de Ienatsch : cuanto más se inclina la moto, menos freno se aplica (Fig. 6.1), es decir, se empieza a aflojar freno en cuanto se llega al punto de inicio de tumbada y se termina cuando se acerca la zona de máxima inclinación de la moto, momento en que los pilotos dejan correr la moto solo con retención de motor. (Fig. 6.8 ).5
Tengo que recordar aquí, que estamos hablando de circuito y motos deportivas, con frenos, suspensiones y neumáticos preparados para este tipo de pilotaje, en el que el equilibrio de la moto se coloca sobre el filo de una navaja. Basta una pequeña pérdida de adherencia por cualquier causa o un milímetro de más en el recorrido de la maneta del freno, para que se produzca la caída. De hecho, es una de las causas más frecuentes de pérdida de rueda delantera en los profesionales. Keith Code desaconseja totalmente emplear freno cuando se entra en tumbada. 4
Al ir a iniciar la frenada, muchos corredores tienen la costumbre de cerrar el gas de forma brusca e instantánea. Para Nick Ienatsch5 esto indica que van a apretar a continuación la maneta del freno delantero con la misma indeseable brusquedad, vulnerando el principio de suavidad que deben de regir en todas las maniobras sobre la moto.
Evitar el estrés.
En el giro es donde con más frecuencia se genera el estrés del piloto y empieza en la frenada final de recta,
Figura 6.1: Intensidad de la frenada en caso de necesitar disminuir la velocidad en el ataque a una curva, según Nick Ienatsch5.La acción sobre el freno debe de disminuir de forma rápidamente progresiva, conforme la moto va aumentando su inclinación dirigiéndose hacia el ápice de la curva. En el punto de máxima inclinación –que no siempre coincide con el ápex‐ la frenada debe de haberse acabado por completo. 42
Manual de pilotaje J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
FRENADA EN EL PILOTAJE DEPORTIVO
Figura 6.2: Fotografía desde la moto de Lorenzo en el Gran Prix de Checoslovaquia 2009. Lleva delante a Rossi. En la parte inferior de la fotografía se indica la cantidad de freno –brake‐ o gas –throttle‐ que aplica en la moto Lorenzo.
Como se puede observar. en la parte final de recta, el gas está abierto por completo.
Figura 6.3: Lorenzo inicia la preparación para atacar la curva y corta el gas..
Figura 6.4: Lorenzo empieza a aplicar frenos de forma suave en un principio –Fase I de la frenada‐.
6.5: Conforme se acerca el punto de inicio de la tumbada, la frenada es ya enérgica. 43
Manual de pilotaje Capítulo VI: Frenar en pilotaje deportivo J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
FRENADA EN EL PILOTAJE DEPORTIVO –Continuación‐
Figura 6.6: En cuanto inicia la tumbada, empieza a disminuir freno de forma rápidamente progresiva, conforme la moto va aumentando su inclinación.
Figura 6.7: Cuando se va acercando a la zona de máxima inclinación de la moto, la acción sobre el freno es mínima.
Figura 6.8: En cuanto entra en máxima tumbada, cerca del ápice, Lorenzo deja correr la moto solo con retención de motor, dejando totalmente de tocar el freno. 44
Manual de pilotaje Capítulo VI: Frenar en pilotaje deportivo J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
cuando la curva se le echa encima. La reacción natural ante el miedo es agarrar con mucha tensión el manillar, lo que provoca agotamiento muscular y pérdida de la elasticidad necesaria para manejar la moto, cuando no síndromes dolorosos y errores de pilotaje.
Cuando se pone tensión sobre el manillar y los brazos están rígidos, los movimientos anormales que pueda tener la horquilla repercuten de forma perjudicial sobre el piloto y, a través de él, sobre la estabilidad de la moto en su conjunto. El corredor tiene la sensación, además, de que va a más velocidad de la que en realidad lleva, lo que también repercute en las decisiones que toma en base a esa información errónea. La consecuencia es la disminución del rendimiento.
Por todo lo dicho, el piloto tiene que auto‐educarse para soslayar las respuestas perjudiciales del estrés y, lo primero, es empezar a ensayar el ataque a la curva con velocidades que estén por debajo de su umbral de alarma. Lo segundo, marcar bien en la pista, las referencias de las maniobras sucesivas necesarias para tomar la curva, empezando por la de iniciar la frenada, lo que a su vez depende del punto donde se va a empezar a tumbar la moto, como veremos en el capítulo próximo. A partir de aquí, se puede ir acortando la distancia de frenado de forma progresiva, siempre en consonancia con una imprescindible sensación de seguridad. No existe cosa más perjudicial que dejar a la intuición el punto de inicio de la frenada, porque lleva a introducir variables que pueden sorprender al piloto, generar estrés y reacciones inapropiadas.
Frenar menos para ir más rápido.
Existe la idea generalizada de que para disminuir el tiempo de vuelta al circuito, es imprescindible realizar frenadas más enérgicas ganando unas décimas en el tiempo dedicado a frenar.
Es decir, acortando el espacio disponible para contener la moto en los ataques a cada curva. Según Keith Code4, esto es un error para la mayoría de los corredores aficionados.
Lo más importante cuando no se está cerca del tiempo record del circuito, es lograr un paso por curva más rápido. En las rectas no se pude ganar en velocidad si no se sale de la curva más rápido… y no se pude salir de la curva más rápido, si no se entra a ella más rápido. Aquí es donde interviene la frenada. ¿Qué hacer? ¿Frenar con más violencia, acortando la distancia de frenado o frenar menos empleando la misma distancia de frenado? Para Code, apurar más la frenada conlleva un aumento del estrés del piloto, con sus perjudiciales reacciones de supervivencia, a la fatiga precoz y, por lo general y lo más importante a la postre: entrar más lento a la curva debido a un exceso de frenada. Justo lo contrario de lo que se quiere conseguir. ¿A cambio de qué? A cambio de un intento de rebajar unas décimas que no representan nada cuando se está a muchos segundos del record de la vuelta al circuito. Para Code, la solución para estos corredores está, generalmente, en frenar menos en la misma distancia de frenado, de manera que consigan entrar en curva más rápido, lo que tampoco es fácil. Solo con entrenamiento y con una metodología que incluya objetivos bien sistematizados y progresivos, se puede conseguir.
REACCIONES DE SUPERVIVENCIA ANTE EL ESTRÉS
Keith Code4 ha sistematizado muy bien lo que él llama reacciones de supervivencia – RSs o survival reactions (SRs)‐ que pueden aparecer en el piloto cuando es presa del estrés y que son fuente de errores en el pilotaje:
1. Cortar gas
2. Agarrar con fuerza el manillar y poner en tensión los brazos.
3. Estrechamiento del campo visual.
4. Dejar la atención fijada sobre algo.
La geometría de la moto en el ataque a la curva: la homogeneidad.
Cuando la moto entra en tumbada, la contención del la fuerza centrífuga que tiene que realizar, comprime los amortiguadores hasta cierto punto. Durante una frenada muy enérgica, en el tramo final de recta, la suspensión delantera se habrá comprimido al máximo. Si el piloto cuando va a iniciar la tumbada, suelta la maneta de forma repentina, la horquilla delantera se extenderá también de forma brusca para, inmediatamente volverse
5. Dirigir la moto hacia lo que ha fijado la atención.
6. Dejar de dirigir la moto –“quedarse congelado”‐ o conducirla de forma ineficaz – no girar lo suficientemente rápido o girar demasiado pronto‐
7. Errores de frenado – por exceso o por defecto‐.
El principio de suavidad en todas las maniobras que se hagan sobre la moto, sigue siendo válido para la frenada en conducción deportiva. 45
Manual de pilotaje Capítulo VI: Frenar en pilotaje deportivo J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
a comprimir por la tumbada, produciéndose un “baile” o “bamboleo” de la suspensión muy perjudicial para la estabilidad de la moto. Aquí es donde alcanza su máxima utilidad la FASE III de la frenada: aflojar la presión del freno delantero con cierta progresividad, permitiendo que la horquilla se extienda hasta alcanzar el nivel de compresión con el que va a continuar, a lo largo de los
primeros metros de la curva, cuando ya no se esté actuando sobre el freno pero si sufriendo los efectos de la retención de motor y de la fuerza centrífuga (Fig. 6.10). De esta manera, en la transición hacia la máxima tumbada, la geometría de la moto no sufre grandes modificaciones y contribuye a la fluidez del giro.
Figura 6.9: Horquilla completamente comprimida en la apurada de frenada de final de recta (Toni Elías. Inglaterra 2009)
‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐
Figura 6.10: Elías relaja la frenada con suavidad, coordinándola con la compresión de la horquilla causada por la retención de motor y la fuerza centrífuga del inicio de la tumbada. El resultado es un movimiento homogéneo de la horquilla, sin desvirtuar la geometría de la moto. 46
Manual de pilotaje Capítulo VI: Frenar en pilotaje deportivo J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
47
Manual de pilotaje Capítulo VI: Frenar en pilotaje deportivo J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo VII
CURVAS: LAS FASES DEL GIRO Y EL MANEJO DEL GAS
El giro no es una maniobra, sino un conjunto de ellas: frenar, cambiar marchas, tumbar la moto y acelerar.
El secreto de las curvas está en su previsión. La curva hay que valorarla con nuestra mente antes de entrar en ella. El piloto tiene que ser conciente de la velocidad que lleva e intuir cuanto tiene que reducirla para entrar con seguridad en esa curva que se aproxima. Valorar la distancia de frenado de la que quiere disponer para el control de la velocidad y sentir la necesidad de reducir marchas conforme esa velocidad va disminuyendo. Además, tiene que decidir con suficiente antelación, donde va empezar a tumbar, es decir, donde va empezar a atacar la curva. ¿Difícil? No. Vayamos por partes:
LAS FASES DEL GIRO.
Me gusta dividir el giro en cuatro fases (Fig. 7.1), en razón a las maniobras que se realizan en cada tramo de la carretera. La primera fase incluye las acciones de preparación para tomar la curva en si. Las tres últimas son fases caracterizadas por el diferente manejo del gas que se hace a lo largo del paso por la curva.
La gestión del gas es el tema clave de los giros y todas las maniobras previas van encaminadas a poder hacer, a continuación, una utilización correcta del gas. Así de importante es.
FASE I. La preparación para el giro.
Esta etapa es anterior a lo que es la curva en sí misma, pero su dinámica está supeditada a la del giro. En este sentido, se puede decir que el piloto empieza a tomar la curva en esta fase, mucho antes de empezar a inclinar la moto.
Valoración de la curva.
En la carretera cada curva es diferente. Lo primero a percatarse en la distancia es el tipo de curva de que se trata: grado de curvatura que tiene, amplitud, peralte y visibilidad. La idea fundamental es catalogar la curva, a grandes rasgos, como curva rápida, lenta o muy lenta y confrontar esa idea con la velocidad de aproximación que se lleva – no hace falta mirar al cuentakilómetros: se sabe y se siente ‐. De esta confrontación ya nace la valoración subjetiva –intuitiva‐ del espacio y el tiempo que se necesita para frenar la moto, de modo que el piloto puede actuar en consecuencia.
Generalmente solo es perceptible la primera porción de la curva: la entrada y por ella hay que intuir como termina para poder hacer la planificación de la maniobra. Normalmente las curvas terminan como empiezan, pero no es infrecuente que no sea así. Si la curva se endereza a la salida –se abre‐ no es problema. El conflicto viene cuando la curva se cierra en la porción que no es visible, porque obliga a modificar la trazada y, probablemente, la velocidad. Esto nunca es bueno porque pone en peligro la estabilidad de la moto. Por tanto, siempre hay que dejar un buen margen de seguridad en la velocidad para que estos eventos no cojan desprevenido al piloto y pueda solventarlos con soltura y seguridad.
En el capítulo III (“Gestión de la mirada”) ya comentamos los recursos que se utilizan para valorar como es la curva que se aproxima y la técnica que nos alerta de que el giro se está cerrando una vez metidos en tumbada.
Punto de inicio de la tumbada
Una vez valorada en la distancia el tipo de curva que se acerca , el piloto ya tiene formada una idea aproximada de la adaptación que tiene que hacer en la velocidad para pasar por la curva. Esto es intuitivo y se perfecciona con la experiencia. No hay reglas más que lo que es obvio: cuanto más amplia sea la curva, menos necesitará reducir velocidad y viceversa. El manejo que haga el piloto de su mirada es la clave.
En esta fase lo importante es que establezca el punto donde va a iniciar la tumbada, es decir, donde va a empezar a atacar la curva porque, cuando llegue a ese punto, ya tiene que tener la velocidad correcta para empezar a girar y tener engranada la marcha adecuada para el paso por curva. Es el límite de la utilización de los frenos. Con este importantísimo dato en mente, el piloto puede iniciar la frenada necesaria para cubrir la distancia de frenado que considere conveniente, en razón a las 48
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
MANEJO DEL GAS DURANTE EL PASO POR CURVA.
Figura 7.1: División de una curva en función de las fases de las maniobras:. FASE I: Valoración de la curva, establecimiento del punto de tumbada, reducción de velocidad y de marchas. FASE II: Gas cerrado. El motor ayuda a contener la moto y afina la velocidad para la siguiente fase. FASE III: Un punto de gas. En esta composición el ápice de la curva es muy largo. Lo frecuente es que sea corto, por lo que esta fase suele durar solo unos metros. FASE IV: Aceleración progresiva desde el ápice hasta la salida de la curva.
Figura 7.2. FASE I: Stoner se prepara para hacer un ataque muy atrasado a una curva. Inicia la frenada, cierra gas y procede a la reducción de marchas.
Figura 7.3: FASE II: Comienza la tumbada con el gas cerrado
Figura 7.4. FASE II: En los primeros metros de tumbada, continúa con el gas cerrado.
Figura 7.5. FASE III: Stoner inicia un punto de gas pese a que aún no ha llegado al ápex de la curva, pero si a la máxima inclinación de la moto para este giro.
Figura 7.6. FASE IV: empieza la apertura progresiva del gas al tener la salida de la curva expedita y empezar a levantar la moto.
Figura 7.7. FASE IV: Stoner continúa la apertura progresiva del gas en la salida de la curva. 49
Manual de pilotaje Capítulo VII: Curvas. Fases del giro y manejo del gas J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
necesidades de la curva, al grado de suavidad en la contención de la moto que le guste y al margen de seguridad que siempre hay que dejar en carretera.
Debido a que en la aproximación a la curva, se va obteniendo una mayor visibilidad del giro y, por tanto, información adicional de la curva, se puede ir variando la intensidad de la frenada sobre la marcha si es necesario. Durante el recorrido por el tramo de frenada, se inicia un cierre progresivo del gas y se van reduciendo marchas, aprovechando la retención que proporciona el motor, para que ayuden a los frenos en la disminución de la velocidad de la moto. Pero como ya dijimos en el capítulo V de “Cambios de marcha”, el objetivo principal de disminuir marchas, es atacar la curva con una que permita al piloto un manejo correcto del gas durante las tres etapas siguientes que se aproximan.
Es importante tener conocimiento de un dato objetivo: la marcha que se lleva engranada. Es la única forma de saber cuando se llega, en el proceso de contener la moto y reducir marchas, a los desarrollos cortos: tercera y, especialmente, segunda y primera, ya que con ellas hay que tomar precauciones para evitar retenciones inapropiadas que puedan hacer derrapar la rueda trasera. Este conocimiento requiere cierta práctica. Según la velocidad que se lleva, “oír” las revoluciones del motor proporciona al piloto una idea de la marcha introducida, al igual que contar las marchas que se reducen a partir de una cierta.
FASE II. Gas cerrado: la retención de motor
Esta fase empieza cuando se inicia la tumbada.
Arnella divide la curva en tres partes que no son iguales, sino que varían en razón a su morfología y, por tanto, al manejo que se haga del gas. Se corresponden con la segunda, tercera y cuarta fase que estoy describiendo. 2
Esta Fase II corresponde a lo que Arnella denomina “esperar”. Es la fase de “gas cortado” de Nick Ienatsch y Keith Code y de “dejar ir la moto” de Joseph Mª Armengol: se inicia la tumbada –ya sin accionar los frenos y siguiendo con el puño de gas cerrado‐ dejando ir la moto durante unos metros con la retención de motor que proporciona la última marcha engranada en el tramo final de la recta precedente, es decir, de la FASE I. 541
Haber acertado con la marcha adecuada para atacar la curva adquiere, en esta fase, una importancia capital debido a que:
1. Termina de ajustar, ya de forma fina, la velocidad para el paso por la siguiente fase: la de máxima inclinación de la moto, donde un exceso de velocidad es más peligroso. Esta función alcanza su máxima importancia en el pilotaje deportivo.
2. La retención del motor hace que la rueda delantera no termine de descargarse de peso al haber dejado de aplicar freno y, por otro lado, la distancia entre ejes no termina de recuperarse. Es decir, la geometría de la moto sigue siendo baja de delante. Ambas cosas son importantes para poder dirigir la moto con facilidad hacia el ápice de la curva. Como la retención se realiza desde la rueda trasera, no entorpece la inclinación de la moto. Antes al contrario, la favorece.
Esta fase de retención de motor corresponde a los primeros metros del ataque a la curva, en los que la moto se está inclinando de forma progresiva en dirección al ápice.
El control de la velocidad debe de programarse para que no se tengan que utilizar los frenos, ni reducir marcha, a partir del punto de inicio de la tumbada.
ERRORES FRECUENTES EN LA FASE II
1. Entrar en curva con una marcha excesivamente larga y bajo de revoluciones. Es un error de principiantes. La moto no puede hacer lo expuesto anteriormente. La sensación que recibe el piloto es que la moto va suelta y sin mucho control, lo que le provoca mucha inseguridad. Se sentirá obligado a mantener el gas cortado, cuando no a frenar en medio de la tumbada.
2. Atacar la curva con una marcha excesivamente corta. Es un error propio de “carbonillas”. La moto retiene la rueda trasera de forma excesiva, pudiendo hacerla derrapar. Por otra parte, el piloto tiene la sensación de que está tomado la curva muy lenta y tendrá la tentación de abrir el gas antes de tiempo, justo cuando más descargada de peso está esa rueda. La virulencia de la respuesta de una marcha corta en estas condiciones, también coloca la rueda trasera en serio peligro de que derrape.
3. Entrar con excesiva velocidad. El piloto se verá obligado a incrementar peligrosamente la inclinación de la moto y, lo que es peor, a emplear los frenos. Como vimos en el capítulo de la frenada, la utilización del freno delantero en esta circunstancia, sobrecarga de forma adicional la rueda delantera, comprometiendo su adherencia al asfalto. Es la causa más frecuente de derrape de rueda delantera. (Fig. 7.8). 50
Manual de pilotaje Capítulo VII: Curvas. Fases del giro y manejo del gas J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
En realidad son tres errores que se comenten en la FASE I del giro, pero sus consecuencias las empieza a recoger el piloto ahora.
La pregunta clave es ¿hasta cuando dura esta fase? Desde el punto de vista espacial, no existe una respuesta válida para todas las situaciones ya que depende de la forma y amplitud de cada curva. Pero si existe una respuesta desde el punto de vista de la dinámica del pilotaje. Esta fase dura hasta que la moto alcanza la
máxima inclinación o tumbada para esa curva. En muchas curvas será el ápice, pero en alguna un poco antes. Nunca después. Si se prolonga más allá del ápex de la curva, es que el piloto ha fallado en el control de la velocidad – y se está viendo obligado a seguir con el gas cortado‐ o bien ha atacado la curva de forma inapropiadamente precoz y la trazada le está llevando a salirse de su carril –ataque anticipado‐, lo que explicaré con detalle más adelante.
FASE III. Un punto de gas.
Esta fase corresponde a lo que Arnella denomina “dosificar” y Nick Ienatsch “maintenance throttle”. Consiste en abrir un punto de gas, el suficiente como para terminar de transferir un poco de peso hacia atrás, permitiéndole a la rueda trasera tener el protagonismo que le corresponde por su mayor anchura y, por tanto, adherencia. 25
Es una fase en la que la tumbada se estabiliza, la rueda trasera toma preponderancia en la dirección de la moto, descargando presión de la rueda delantera y, de esta forma, disminuyendo la probabilidad de que esta derrape. Todo ello muy útil para una moto que ha alcanzado la máxima inclinación en la curva.
Esta fase es la apropiada para el paso por la porción intermedia del giro: el ápice. En curvas cuyo tramo medio es prolongado, se mantiene este punto de gas durante todo su recorrido ‐y esto confirma que se ha elegido la marcha correcta para entrar en curva‐, porque estabiliza la tumbada de la moto. En curvas muy cerradas esta fase es muy corta e, incluso, puede ser que no sea necesaria, porque las circunstancias piden entrar directamente en la siguiente fase.
¿Cuándo se abre un punto de gas? Obviamente, la respuesta es la misma que para la pregunta de cuando termina la segunda fase. Keith Code dice que el gas hay que abrirlo en cuanto se pueda. Es decir, en cuanto la velocidad y trazada permitan mantener homogéneo el grado de tumbada que se ha alcanzado para pasar por todo el tramo intermedio de la curva. En otras palabras: cuando ya no se precisa aumentar el grado de inclinación de la moto, lo que suele coincidir con el ápice de la curva. 4
Para Ienatsch, el simple hecho de abrir un poco el gas, detiene la inclinación progresiva que se ha estado provocando, en la FASE II, para dirigir la moto desde el punto de inicio de la tumbada hasta el ápice y proporciona al piloto una agradable sensación de estabilidad. 5
¿Cuánto es un punto de gas? Justo lo mínimo para proporcionar al carburador un poco de gasolina: el que hace que el motor traslade un poco de su fuerza a la tracción de la rueda trasera; lo imprescindible para descargar algo de peso del tren delantero y transferirlo al posterior.
Los errores de esta fase son los mismos que para la FASE II, ya que es su prolongación natural, pero agravados porque la moto ha alcanzado la mayor inclinación a lo largo de la curva.
FASE IV. Aceleración progresiva
Es la fase de aceleración progresiva de todos los autores. Es apropiada cuando se ve la salida de la curva y está clara –y despejada‐ la trayectoria hacia el comienzo de la recta siguiente.
La aceleración contribuye a levantar la moto de la tumbada, lo que es pertinente en esta etapa. El gas se comienza a abrir de forma muy suave , aumentando la
Figura 7.8: Caída por pérdida de la rueda delantera. En la FASE II de la curva es cuando existe más probabilidad de que la rueda delantera pueda derrapar, en especial si se emplea el freno delantero. Cuando el neumático pierde el agarre, la dirección “se cierra” de forma brusca y la caída es inmediata y prácticamente irremediable. 51
Manual de pilotaje Capítulo VII: Curvas. Fases del giro y manejo del gas J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
aceleración conforme se va enderezando la moto y cambiando a marchas superiores según necesidad (Fig. 7.9).
En la medida en que se va abriendo el gas, se va trasladando peso adicional hacia el tren posterior, disminuyendo en proporción la carga de la rueda delantera, con lo que desaparece por completo el peligro de que esta derrape.
Aunque la rueda posterior, por su mayor diámetro, está diseñada para aguantar muy bien la transferencia de carga sobre ella y la fuerza de la tracción, una apertura demasiado brusca del gas, aún con la marcha correcta engranada, puede desequilibrar su adherencia al asfalto y provocar la caída típica de esta fase: un “lowside” o un “highside”, de los que hablaremos en el capítulo correspondiente.
Las fases del manejo del gas y los distintos tipos de curvas.
El manejo del gas tiene que adaptarse a las necesidades que plantea cada tipo de pilotaje –tranquilo o deportivo‐y a cada tipo de curva. Por tanto, las variables son muchas y, el piloto, debe de intuir la necesidad y aplicar lo que es adecuado en cada situación.
En giros de menos de 90ª puede ser que no se necesite modificar el régimen de funcionamiento que se lleva, en especial si la curva es muy amplia y con visibilidad.
También es posible que, en este último tipo de curvas y tras un ligero ajuste inicial en la FASE I, se pueda mantener un nivel alto de aceleración a lo largo de toda la curva, pasando directamente a la FASE IV.
Las FASES II, III, y IV del manejo del gas, alcanzan su máxima expresión en curvas de 90ª o más cerradas.
En las curvas cerradas, de cuerda corta, como las que se suelen encontrar en carreteras de montaña, la FASE III es muy breve o incluso es probable que no se necesite en algunas de ellas ya que, en cuanto se llega al ápex o incluso antes, ya es visible la trayectoria de salida y se puede aplicar directamente el manejo progresivo del gas de la FASE IV – la FASE III solo es necesaria cuando hay que mantener la máxima inclinación de la moto durante una distancia determinada, antes de poder empezar a acelerar de nuevo‐. Lo mismo sucede con el concepto de “cortar gas”. En una conducción tranquila y si la curva lo permite, es posible que solo sea necesario disminuir gas y no cortarlo por completo en las FASES I y II, aunque esto no significa que no sea necesaria la FASE III –pasar de retención a moderada tracción‐.
------------------------------------------------------
Figura 7.9. FASE IV: La aceleración suave y progresiva, conforme se va levantando la moto de la tumbada, en la salida de la curva, evita que la rueda trasera derrape (Según Nick Ienatsch5). 52
Manual de pilotaje Capítulo VII: Curvas. Fases del giro y manejo del gas J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
53
Manual de pilotaje Capítulo VII: Curvas. Fases del giro y manejo del gas J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo VIII
LA TRAZADA
La elección de la trazada es un elemento fundamental para la seguridad y el rendimiento del paso por curva, por lo que constituye una de las claves más importantes del pilotaje de una moto. Pese a esto, es un aspecto en el que se suelen cometer errores.
Se puede simplificar haciendo de una doble curva un solo giro pero –excepciones a parte‐ nunca se debe de hacer más de un giro por curva. Esto significa que hay que diseñar la trazada de manera que sea una continuidad a lo largo de todo el giro, haciéndola sencilla, homogénea y eficaz.
Si se modifica la trazada en mitad de una curva es como si se tomara en dos tiempos –dos curvas‐ y significa que el piloto ha equivocado el diseño del giro.
Decíamos en el apartado anterior, que la FASE IV del giro corresponde a la de aceleración progresiva cuando se va levantando la moto de la tumbada, pero si el motorista no tiene espacio libre por delante de su trayectoria, no lo podrá hacer.
Una trazada útil, es la que dibuja un arco de circunferencia más abierto que el que posee la curva, de modo que facilite el tránsito a través de ella. Esto se consigue dibujando la trayectoria de forma que la moto pase por la vecindad de la línea interna o interior que delimita el carril en la porción media de la curva, siendo los puntos de inicio y terminación la zona externa o exterior de las rectas que limitan con la curva – a la entrada y salida respectivamente ‐ (Fig.8.0, 8.1 y 8.2).
El objetivo de una buena trazada es proporcionar al piloto el espacio que necesita para poder implementar, con seguridad, el manejo correcto del gas en la FASE III Y IV del giro.
Figuras 8.1 y 8.2. Ataque anticipado (línea amarilla) y atrasado (línea roja) en una curva a derecha ‐Figura superior‐ y en una curva a izquierda –Figura inferior‐ . Las flechas amarilla y roja señalan los ápices respectivos de cada trazada. Las flechas blancas el punto de conflicto del ataque anticipado. (Estas trazadas no son reales. Se han dibujado solo con fines didácticos).
Figura 8.0: Trazados en distintos tipos de curvas. El sentido de la circulación es hacia la derecha. (solo está representado el carril por el que se circula). Nótese que en curvas de 360º (D) se busca el ápice en la salida de la curva. 54
Manual de pilotaje J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
Este tipo de trazada es universal y permite el manejo adecuado del gas que hemos descrito en el capítulo anterior. Además, al hacer posible el abrir el gas desde el ápice de la curva, aumenta el rendimiento en el giro. Sin embargo y aún siendo universal esta trazada, varía de forma muy trascendente dependiendo del punto que elija el piloto para atacar la curva. Como veremos a continuación ‐una vez más‐, las consecuencias de lo que hace el piloto en la entrada a una curva ‐FASE I‐, las recogerá a la salida.
Ataque anticipado a la curva: la salida sin espacio.
Como vemos por las líneas amarillas de las figuras 8.1 y 8.2, cuando el piloto empieza a tumbar la moto desde muy lejos de la curva, la trayectoria le lleva directamente hacia un ápice temprano, situado antes de la porción media del giro. La inclinación de la moto, en esta primera parte de la curva, es suave y puede recorrerla más rápido, porque incluso puede utilizar los frenos con más seguridad si los necesita. Sin embargo, en curvas de 90º o más cerradas, la visión de la salida de curva se le sigue ocultando y, cuando llega al ápice, se le acaba la suerte, porque la trayectoria de la moto le lleva directamente al carril contrario en las curvas a izquierda, o hacia el arcén –o barranco‐ en las curvas a derecha.
Nada más salir del ápice se verá obligado a cambiar la trazada, es decir, aumentar más –y con rapidez‐ la inclinación de la moto para mantenerse dentro del carril. Pero esto no es lo más grave. Lo peor es que, en plena tumbada, tendrá que utilizar los frenos o cuando menos, mantenerse con el gas cortado, ya que no tiene espacio por delante para poder abrirlo. Todo ello apunta hacia un aumento de las probabilidades de derrape de la rueda delantera o de que la moto se salga de su carril. En el mejor de los casos, un paso por curva más lento y peligroso.
El ataque anticipado a la curva es un defecto muy frecuente, en especial cuando se deja a la improvisación el punto de inicio de la tumbada. Puede que el piloto tenga miedo a la circulación contraria –en las curvas hacia la derecha‐ o a los guardarrailes –en curvas a izquierdas‐, pero el denominador común es la inseguridad: dirigiéndose precozmente a la porción interior del carril puede tener la sensación de dejar mucho espacio por fuera por si algo sale mal, pero lo que quiere evitar se lo encuentra justo a partir del ápice de la curva.
¿Están proscritos, pues, los ataques anticipados a las curvas? No. Todo tiene su momento adecuado y esto no es una excepción: Si la curva es muy abierta, de menos de 90ª, y con buena visibilidad, el ataque anticipado es
Figura 8.4: Ataque anticipado incorrecto a una curva cerrada debido a que los corredores intentan cerrar espacios para no ser adelantados.
Figura 8.5: Los corredores de la figura anterior, sufren las consecuencias del ataque anticipado que hicieron a la curva perdiendo la trazada correcta.
Figura 8.3: El ataque anticipado es pertinente en curvas amplias y con visibilidad. 55
Manual de pilotaje Capítulo VIII: La trazada J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
pertinente ya que es el que más suaviza el giro sin interferir con el manejo apropiado del gas. Estas curvas son en realidad “rectas torcidas” y no crean ningún conflicto de espacio en su salida (Fig. 8.3).
Ataque atrasado a la curva.
Es lo que Armengol1 llama meterse bien adentro de la curva antes de empezar a tumbar. Es la clave de lo que él llama conducción moderna de la moto. No es que se empiece a inclinar la moto ya dentro de la curva, sino que el piloto empieza la tumbada en un punto más próximo al que determina el inicio real de la curva (Fig.8.1, 8.2 y 8.6).
La primera consecuencia del ataque atrasado, es que conforme el piloto se va acercando al punto de inicio de la tumbada, se amplía la visibilidad de la curva y, por tanto, puede valorarla con más exactitud, es decir, afinar el control de velocidad, fijar el ápice y diseñar la trazada con precisión (Fig. 8.6).
En ocasiones y según el tipo de curva, ya es visible el punto de salida en el exterior de la recta siguiente y, por consiguiente, puede programar desde el punto de inicio de la tumbada toda la trayectoria de la moto, lo que repercute favorablemente en el manejo del gas.
El ataque atrasado lleva, con frecuencia, hacia un ápice que está situado más allá del punto medio de la curva (Fig. 8.1 y 8.2). Desde este ápice atrasado suele ser visible, casi siempre, la recta que normalmente viene tras el giro con una gran ventaja: existe un gran espacio por fuera de la situación de la moto que permite salir de la curva sin necesidad de variar la trazada para no salirse del carril. Es el momento adecuado de fijar el punto de salida –a la distancia de seguridad que se quiera de la línea que delimita por fuera el carril‐ y dirigir allí la moto abriendo el gas de forma progresiva –FASE IV‐.
Como puede observar el lector, el ataque atrasado eleva los niveles de seguridad del motorista en la salida de curva que, por otra parte, es donde con más frecuencia se producen los percances.
Cuanto más cerrada sea la curva, mas necesitará el piloto de un ataque atrasado para salir airoso.
Ataque atrasado en las curvas enlazadas.
Si existe una situación en la que es imprescindible realizar un ataque atrasado, es cuando vienen varias curvas enlazadas.
Cuando el motorista sale de la primera curva, tiene que colocar la moto en la zona exterior del carril para poder atacar la segunda curva con seguridad. Solo un ataque atrasado a la primera curva, le proporcionará el espacio que necesita para poder hacer eso (Fig. 8.7), de lo contrario la segunda curva le sorprenderá peleándose con la tumbada, cortando gas o frenando para no invadir el canal contrario en la salida de la primera.
Pero el ataque atrasado tiene un inconveniente: la curva se echa encima y existe poco margen para el error. El piloto tiene , no solo que haber calculado bien el control de velocidad sino que, llegado el momento, necesita tumbar con rapidez la moto. Esto solo lo podrá conseguir utilizando la técnica del contramanillar, que se expone en el siguiente capítulo.
Figura 8.6: Ataque atrasado a la curva.
Figura 8.7: Curvas enlazadas. La línea discontinua, en rojo, muestra los puntos conflictivos (flechas negras) de un ataque anticipado, en comparación con el ataque atrasado (línea negra continua), ala hora de enlazar varias curvas.
El ataque atrasado es especialmente adecuado para las curvas de 90ª o más cerradas. Imprescindible en las curvas enlazadas. 56
Manual de pilotaje Capítulo VIII: La trazada J. González Tortosa
____________________________________________________________________________________________________________________________
57
Manual de pilotaje Capítulo VIII: La trazada J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo IX
El CONTRAMANILLAR Y LA TUMBADA
El contramanillar ha sido el precioso secreto que han guardado las motos –fuera del ámbito científico‐ hasta hace muy pocos años. Los pilotos han estado aplicándolo desde que se inventaron las dos ruedas, sin ser conscientes de ello. Aún hoy, existe una cantidad enorme de motoristas circulando por nuestras carreteras, que no saben que si no fuera por el contramanillar, no podrían tomar las curvas con eficacia.
Figura 9.2: Efecto de precesión giroscópico que hace que una rueda que está girando sobre su eje, se incline hacia el lado contrario al cambiar su dirección. En la figura de la derecha se empieza a realizar una ligera presión para girarla hacia la derecha. La figura B muestra como su reacción es tumbar hacia la izquierda.
El contramanillar consiste en empujar un puño del manillar, justo el del lado del que se va a tomar la curva –izquierdo para curvas a izquierda y derecho para las curvas a la derecha‐ (Fig. 9.1). El mismo efecto se consigue tirando del puño contrario y el sentido de la fuerza es hacia delante o hacia atrás en el otro puño, no empujando hacia abajo.
La tumbada provocada por el contramanillar hace que la moto empiece a tomar la curva hacia ese lado de manera inmediata. La reacción de la máquina es, aparentemente, poco racional y, por esto, permanece oculta en la mente de la mayoría de los motoristas, que la implementan de forma instintiva sin ser concientes de ello.
Uno de los motivos por los que dicen que la moto reacciona así al contramanillar, es el efecto de precesión giroscópico de la rueda delantera, que tumba hacia el lado contrario al que se la hace girar (Fig. 9.2). El problema es que, en la práctica, cuando se implementa el contramanillar, solo se provoca un giro de la rueda de 1 o 1,5º, insuficiente para que el efecto giroscópico, aunque ayude, tenga una gran repercusión en la reacción de la moto. En realidad, el efecto de precesión giroscópica contribuye en menos de un 10% a la tumbada de la moto. 6
Lo que con más fuerza hace inclinarse a la moto hacia el lado contrario, es la fuerza centrífuga ‐inercia‐ que aparece en cuanto la rueda insinúa el cambio de dirección (Fig. 9.3).
La fuerza centrífuga está directamente relacionada con la velocidad, por lo que se hace más manifiesta a partir de los 25 Km/h. Por debajo de esa velocidad, la moto gira hacia donde lo hace el manillar.
El efecto causado por la geometría de la moto se manifiesta incluso en parado: basta con girar el manillar para que la moto tenga tendencia a caerse hacia el lado contrario.
Figura 9.1: Esquema del funcionamiento del contramanillar. La flecha gruesa roja representa una fuerza hacia delante sobre el hemimanillar izquierdo. La flecha azul gruesa representa una fuerza hacia atrás sobre el hemimanillar derecho. Ambas pueden aplicarse de forma independiente o conjunta. El resultado es que el manillar realiza un leve movimiento girando hacia la derecha, lo que se transmite a la rueda (flecha delgada azul) y, esto, pone en marcha el efecto de precesión giroscópico de la rueda delantera pero, sobre todo, dispara la fuerza centrifuga que hace que la moto tumbe de inmediato hacia el lado contrario (flecha roja curva).
Figura 9.3: La fuerza centrífuga ‐inercia‐es la principal responsable de tumbar la moto hacia el lado contrario del que gira la rueda. 58
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Sin embargo, las reacciones físicas que se despiertan en la moto al implementar el contramanillar, no acaban aquí. En cuanto la moto tumba se ponen en marcha otros tres fenómenos que tienden a provocar un giro de la rueda delantera hacia el interior de la curva:
1. La fuerza autoalineante del avance de la rueda ‐ya comentado en el capítulo II sobre el ʺEquilibrioʺ.
2. La fuerza de la gravedad, que hace caer la pipa de la dirección hacia el asfalto y, por tanto, a girar la rueda hacia el mismo lado de la tumbada.
3. Un nuevo efecto giroscópico, distinto del que hemos comentado anteriormente, por el cual cuando la rueda se fuerza a inclinarse, gira también hacia ese lado, en este caso hacia el interior de la curva (Fig. 9.4).
Figura 9.4: Otro efecto giroscópico que hace que una rueda, que está rotando sobre su eje, gire hacia el lado que se le intenta inclinar. En la figura de la izquierda se realiza una leve presión para intentar tumbarla hacia ese lado. La figura de la derecha muestra la reacción de la rueda, girando hacia ese mismo lado.
La tendencia de la rueda delantera es. pues, a girar un poco hacia el interior de la curva cuando se la ha forzado a tumbar hacia ese lado (Fig. 9.5), frenando de forma espontánea el contramanillar inicial que el piloto ha hecho para provocar la tumbada. Esto es beneficioso porque la moto se está dirigiendo hacia el ápice de la curva y, cuando llegue a él, debe de tener una inclinación estable, en la que la fuerza de la gravedad equilibre la fuerza centrífuga. Es decir, la velocidad inicial de la tumbada ‐no la velocidad de la moto‐ debe de empezar a desacelerarse en un punto intermedio de la FASE II del giro, para que la tumbada llegue equilibrada al ápex con velocidad de tumbada cero. La tendencia natural de la moto es a quitar el contramanillar que puso el piloto para entrar en tumbada y, si la rueda sobrepasa la línea neutra de la dirección, se produce un contra‐contramanillar que frena aún más la velocidad de inclinación de la moto (Fig. 9.5).
El contramanillar se implementa mediante una fuerza que, en un momento determinado, el piloto ejerce sobre el manillar y lo hace de forma limitada en el tiempo. La respuesta de la moto al contramanillar es instantánea. No importa como esté distribuido el peso sobre ella: aunque el piloto esté descolgándose hacia el lado contrario, la moto inclina siempre hacia donde le dicta el contramanillar.
Figura 9..5: La rueda de Rossi ha girado ligeramente hacia el interior de la curva cuando se está acercando al ápice. Esta reacción suele ser espontánea en la moto.
Cuando se está realizando el contramanillar, el piloto no suele notar que el manillar se tuerza o gire ya que, como he dicho antes, el movimiento que provoca en el manillar es muy pequeño, pero la moto si lo nota enseguida y tumba. Lo hace con precisión milimétrica: más se empuja el hemimanillar correspondiente, más se inclina hacia ese lado y viceversa. Cuando se deja de empujar el hemimanillar, la moto deja de aumentar el grado de tumbada. Si el piloto siguiera aplicando contramanillar, la máquina terminaría acostada sobre el asfalto.
La velocidad de la moto condiciona la cantidad de fuerza que hay que realizar sobre el hemimanillar. Con velocidad escasa, basta ejercer un poco de presión, para que la moto responda. A grandes velocidades, cuesta más trabajo y tirar, al mismo tiempo, del puño contrario al que se está empujando, facilita la maniobra.
Dependiendo de como apliquemos esa fuerza, así será la respuesta de la moto. Los otros convidados a la reunión es la velocidad y las características de la curva.
Si la curva es abierta y se hace un ataque anticipado, se puede presionar el hemimanillar correspondiente de forma suave. La moto también empezará a tumbar de forma lenta y suave. En el momento en que no se necesite más tumbada, se deja de presionar el manillar y la inclinación de la moto cesa. Continuará su camino con la tumbada conseguida hasta nueva orden. 59
Manual de pilotaje Capítulo IX: El contramanillar y la tumbada J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Si la curva es cerrada y de arco corto, como en las carreteras de montaña ‐por poner de ejemplo el otro extremo‐, probablemente el piloto habrá hecho un ataque atrasado a la curva y lo que se necesita es una tumbada rápida e intensa desde el primer momento. Este giro precisa de una acción más contundente y rápida sobre el manillar. La moto volteará con velocidad y llegará casi de inmediato al ápice. Lo que la hace tumbar es la rapidez y la amplitud del impulso inicial. Si se ha acertado, no es necesario volver a actuar sobre el manillar. Tampoco el piloto se tiene que preocupar de ʺquitarʺ contramanillar... la máquina lo hace por él como ya hemos comentado: Tras la acción inicial y comprobar que todo sale según lo previsto, solo hay que ʺdejar de forzarʺ el manillar y permitir que la moto haga lo que se le ha encomendado. Dicho de otro modo: aunque la acción del piloto puede durar solo unas décimas de segundo, la “fenomenología” que se desencadena con el contramanillar dura todo el ataque inicial a la curva, es decir, hasta que la tumbada se estabiliza.
Figura 9.6 En la FASE III del giro, el piloto no necesita el contramanillar y la moto mantiene estable la tumbada.
Desde que se inicia la tumbada hasta que se llega al ápice de la curva hay metros y décimas de segundo. Como el cerebro del piloto está adaptado a la velocidad de procesamiento adecuada a la acción, existe tiempo de sobra para valorar si la maniobra se está desarrollando de forma correcta, lo que casi siempre sucede cuando se tiene experiencia. En otras palabras, la acción sobre el manillar puede disparar la tumbada con una fuerte velocidad inicial durante los primeros metros de ataque a la curva. Después esta velocidad de inclinación se va agotando ‐debido a los mecanismos expuestos anteriormente‐ de forma que cuando llega al ápice, la moto ha dejado de aumentar la tumbada y si aún tiene tendencia a inclinar algo más, el poco de gas que se implementa en la FASE III del giro, la termina de contener5: la moto ha alcanzado su nuevo equilibrio. En este momento y si el piloto quisiera, podría soltarse de manos y la moto seguir estable en su trazada (Fig. 9.6): la rueda trasera ha tomado su protagonismo y la fuerza de la gravedad ‐que empuja la moto hacia el asfalto‐ está equilibrada con la fuerza centrífuga ‐que tiende a levantar la moto de la tumbada‐.
Aunque el piloto actúa de manera momentánea sobre el manillar, con la fuerza y amplitud requeridas, no deja de valorar el resultado hasta que la moto alcanza el equilibrio en el ápice de la curva y se sitúa en el lugar previsto. Es responsabilidad de piloto adaptar la velocidad de la tumbada a las necesidades de la curva. Cualquier error en la velocidad de inclinación de la máquina tiene que ser detectado, y corregido si hace falta, con nuevas acciones sobre el hemimanillar ‐en más o en menos‐ o el freno trasero ‐si se ha entrado algo pasado en velocidad‐, como vimos en el capítulo de la ʺFrenadaʺ.
Es habitual ‐ y fundamental‐ que al ir a ejercer el contramanillar se tenga en la mente el ápice de la curva. La experiencia hace que el cerebro procese la cantidad y rapidez con la que es necesario implementar la maniobra. Si se equivoca, lo habitual es que sea por defecto. Rara vez sucede por exceso.
En la FASE IV del giro, momento de aceleración progresiva, con la distancia entre ejes totalmente recuperada y la rueda trasera empujando desde atrás, la tendencia de la moto es a levantarse de la tumbada de manera progresiva. Aún así, si el piloto necesita poner la moto vertical con más rapidez, deberá aplicar contramanillar en el sentido inverso al que lo hizo para entrar a la curva y con la progresividad que requiera la situación.
Hay que entender que, como todas las maniobras que se hacen sobre la moto, el contramanillar no es un resorte de accionamiento brusco. Incluso el contramanillar más agresivo, tiene cierto grado de progresividad y esto solo se aprende con la práctica.
La rapidez de la respuesta de la moto a los cambios de orientación de su manillar, su precisión y el absoluto control de la tumbada que proporciona al piloto, hace que el contramanillar no sea una técnica más, sino que es LA TÉCNICA de la tumbada.
Aconsejo al principiante que, a partir de 25 Km/h, ponga en práctica el contramanillar en todas las curvas de manera consciente y se familiarice con su efecto. Una vez asimilado, podrá realizarlo sin prestarle una atención 60
Manual de pilotaje Capítulo IX: El contramanillar y la tumbada J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
especial, es decir, de forma automática, como cuando se cambia de marcha o se acelera. Será entonces el momento adecuado para empezar a practicar el ataque atrasado a las curvas.
Otras técnicas para entrar en tumbada
Se puede provocar también la tumbada trasladando peso hacia el lateral de la moto.
1. Hacia el lado contrario de la curva, mediante un balanceo de cadera. Esta técnica no precisa de ninguna acción sobre el manillar y es muy lenta. No se suele utilizar. Es más factible con máquinas de poco peso y a baja velocidad.
Cuando la moto inclina hacia ese lado, la rueda gira en el mismo sentido y provoca las reacciones físicas ‐ya comentadas‐ que la hacen tumbar hacia el lado correcto.
2. Traslado de peso directamente hacia el lado que se quiere tumbar la moto. Tampoco requiere ninguna acción del piloto sobre el manillar. El único requisito es que se descargue de peso el costado contrario de la máquina. Es un mecanismo que, empleado de forma aislada, también es lento y poco preciso para las necesidades de un ataque atrasado a la curva. Sin embargo empleado conjuntamente con el contramanillar, adquiere una gran
eficacia, no tanto porque provoque la tumbada en la dirección correcta –ya que el contramanillar no necesita de ayuda‐ sino porque reduce la cantidad de fuerza que el piloto precisa para implementar el contramanillar.
La dimensión de este esfuerzo se entenderá fácilmente si pensamos que en las telemetrías realizadas por Armengol1 en circuito (Honda CBF 600 a 100 Km/h), la fuerza que se aplica sobre el manillar para cambiar de lado entre curvas, es de 30 kg.
En el modelo matemático utilizado por Fajans7, la fuerza necesaria para realizar el contramanillar en las condiciones del modelo, desciende de 12,7 Kg m2/s2 a solo 2 Kg m2/s2 cuando se realiza conjuntamente con el desplazamiento lateral de peso, como sucede cuando se adopta una postura racing ‐de la que trataremos ampliamente en el siguiente apartado‐ aunque, eso si, a costa de una entrada en curva más lenta. Sin embargo cuando se asocian ambas maniobras –contramanillar y desplazamiento corporal‐ se consigue una ventaja de 0,75s para una fuerza máxima sobre el manillar de 12,7 Kg m2/s2, lo que implica una ganancia de paso por curva importante. Es decir, el desplazamiento lateral de peso asociado al contramanillar implica menos cansancio de brazos para el piloto o, alternativamente, igual cansancio pero con un paso por curva más rápido.
‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐ 61
Manual de pilotaje Capítulo IX: El contramanillar y la tumbada J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo X
TRASLADOS LATERALES DE PESO: LA POSTURA RACING
El clave de este “descuelgue”, a veces aparatoso, de los corredores de velocidad, es el desplazamiento del centro de gravedad del piloto hacia el interior de la curva. Esto provoca una mayor compensación de la fuerza centrífuga que está actuando sobre la moto ‐y piloto‐ a lo largo de todo el giro.
La primera consecuencia práctica es que, descolgándose, el piloto necesita tumbar menos la moto para pasar por la curva a la misma velocidad, que si no lo hiciera. Menos inclinación de la moto significa menos posibilidad de que los neumáticos pierdan adherencia al asfalto. Es decir, más seguridad. En el otro extremo – y es por lo que es útil en competición ‐, significa paso por curva a la máxima velocidad posible para el grado límite de tumbada que tolera la moto.
Este desplazamiento lateral del peso del piloto hacia el interior de la curva, potencia el grado de tumbada y repercute en la acción de contramanillar que se esté realizando en ese momento, obligando a modularlo sobre la marcha.
A velocidades legales por carretera, es una técnica que aumenta la estabilidad de la moto durante el giro, pero tiene dos graves inconvenientes:
1. Separa mucho el cuerpo del piloto de la moto, por lo que puede invadir el carril contrario aún en el caso de los neumáticos vayan por el sitio correcto (Fig. 10.1).
2. A la Guardia Civil se le enciende la luz roja cuando ve a un piloto salir de una curva con una postura racing porque, irremediablemente, se asocia a un exceso de la velocidad permitida.
Puntos clave de la postura racing
La postura en sí, puede variar mucho según los gustos del piloto y, por supuesto, del grado de inclinación –según el momento a lo largo de la curva‐ y velocidad de la moto (Fig. 10.4‐7).
Hay corredores que son bastante aparatosos en sus “descuelgues”, pero por regla general estos son los puntos básicos de esta postura:
1.Las caderas se desplazan hacia un lateral de la moto ‐el que se corresponde con el interior de la curva‐, dejando apoyado en el sillín solo medio glúteo, de forma que la hendidura interglútea marca el límite del desplazamiento a este nivel. Es importante entender que este desplazamiento lateral no es descolgar el glúteo del asiento de la moto, ya que esto imposibilitará la colocación de la rodilla del interior en la posición correcta, al obligarla a quedarse próxima a la máquina.
Generalmente, el desplazamiento glúteo, se realiza levantándolo ligeramente del asiento a base de cuadriceps –apoyo de los pies sobre las estriberas y extensión de rodillas‐ , volviendo a dejarlo caer sobre el sillín en la posición deseada. Algunos corredores prefieren deslizar el glúteo sobre el sillín, en vez de levantarlo. En este caso es conveniente asegurar que el cuero deslice bien sobre el asiento y dejar unos centímetros de distancia al depósito evita que el roce entorpezca la maniobra.
2. El tronco y cabeza se desplazan hacia el lado del interior del depósito, “como si el piloto quisiera morder un hipotético retrovisor” en los casos extremos. Hay que entender que el tronco no se retuerce , sino que se desplaza hacia un lado de manera que la línea media ‐figurada‐ del cuerpo queda paralela a la línea
Figura 10.1: En carretera, la postura racing puede hacer que el cuerpo del piloto sobrepase el límite del carril (foto de Gassatack.com).
El principal objetivo de la postura racing no es inclinar la moto, sino compensar mejor la fuerza centrífuga que tiende a levantar la moto de la trazada a lo largo de la curva. 62
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
media de la moto, es decir, ambas líneas no se entrecruzan (Fig. 10.6).
3. El desplazamiento del tronco hacia el interior de la curva, obliga a estirar el brazo exterior, pudiendo apoyar parte del antebrazo, o codo, o brazo, en el depósito de gasolina. De esta manera este brazo se constituye en uno de los puntos de “agarre” del piloto a la moto y facilita el no utilizar el manillar como punto de apoyo (Fig. 10.6). La envergadura del piloto, su grado de tumbada y “descuelgue”, así como la anchura del manillar, condiciona el grado de extensión y apoyo del brazo sobre el depósito.
Los pilotos que empiezan a experimentar con esta postura, suelen cometer el error de apoyarse en el manillar para realizar el movimiento de desplazar el tronco o los glúteos hacia el interior de la curva, lo que interfiere en la maniobrabilidad de la moto y, en el peor de los casos, provoca movimientos indeseables en ella.
Una de las consecuencias de apoyarse en el manillar –agarrarse a él para levantar el glúteo‐ es que el codo de fuera no se estira lo suficiente y esto lleva a que la parte superior del tronco no pueda desplazarse hacia el interior de la curva, quedando en parte rotado sobre el depósito de gasolina. Esto provoca que la postura pierda la mitad de su efectividad, pese a que pueda ser correcto el desplazamiento del glúteo (Fig. 10.2 ).
4. Al desplazarse el tronco hacia dentro y hacia delante, el codo del interior de la curva necesita flexionarse, apuntando hacia el asfalto con el que puede rozarse en alguna situación comprometida, por lo que los monos de piloto suelen llevar ahí una protección.
5. La rodilla y muslo del exterior de la curva contactan con el depósito de gasolina y sirven como segundo punto de “agarre” del piloto a la máquina, el más importante.
6. El pié del interior de la curva apoya en la estribera sobre la parte anterior de la suela de la bota y el talón rota hacia la moto. Una vez en tumbada, el talón se separa para aproximar la parte lateral de la pantorrilla, donde se lleva la protección, hacia el asfalto (Fig. 10.5 )
7. La pierna del interior gira desde la cadera hacia el interior de la curva, “abriendo” el muslo y separándolo del depósito, quedando cerca de la perpendicular al eje antero‐posterior de la moto. Hay que entender que la rodilla no baja en busca del asfalto, sino que se distancia de la moto. Cualquier intento de aproximar la rodilla al asfalto lleva implícito un “descuelgue” del glúteo, cuyo efecto inmediato es llevar la rodilla, de nuevo, hacia la proximidad de la moto y, por tanto, pierde al función de calibrar el grado de tumbada que se está consiguiendo.
La rotación de la pierna la hace posible la posición y el giro del pié del interior de la curva, descrito en el punto 6.
La rodilla queda de esta forma, próxima al asfalto en plena tumbada, siendo habitual que roce en las inclinaciones extremas.
8. La cabeza debe de mantenerse, pese a la inclinación lateral del cuerpo, con su plano medio bastante próximo a la vertical, única manera de que la mente del piloto no pierda la orientación espacial de la tumbada (Fig. 10.4).
Figura 10.2: Cuando el piloto se aferra de manera inapropiadaal manillar y no relaja el brazo del exterior de la curva, eltronco queda encima del deposito, pese a que los glúteos esténfuera del asiento. Esta rotación anormal del tronco, condicionaque la rodilla del interior de la curva quede dirigida haciadelante en vez de abierta hacia el asfalto.
Figura 10.3: En la postura racing, el traslado lateral de peso se va recogiendo durante la FASE IV del giro, para ayudar a levantar la moto de la tumbada, como muestra esta fotografía. 63
Manual de pilotaje Capítulo X: Postura racing J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
El peso sobre la estriberas en la postura racing.
No existe unanimidad entre los expertos en este tema. Para K. Code4, es la estribera del exterior la que recibe casi todo el apoyo sin especificar fases. Para K. Schwantz8, el peso se carga en el reposapiés del interior en la FASE II : “Weight the inside peg entering corners and weight the outside peg at the apex and exiting corners”.
Todos están de acuerdo en que durante la FASE III y IV, es la estribera del exterior la que recibe la carga.
En mi opinión, estas diferencias durante la FASE II del giro – fase de ataque a la curva‐ dependen de la dinámica que adopte el piloto para implementar la tumbada. Si el piloto confía la tumbada solo al contramanillar, desde la FASE II cargará el peso fundamentalmente sobre el reposapiés exterior y presionará para acoplar la rodilla de este lado contra el depósito. Esto le sirve como punto de apoyo y le facilita empujar al manillar con la otra mano. Es lo que propugna la escuela de Code4. Desde el momento que la moto empieza a inclinar, la ayuda de la postura a la tumbada se concreta en el punto de anclaje del piloto a la moto, es decir, el empuje de la rodilla del exterior.
Los pilotos que utilizan el traslado lateral de peso de la postura racing para ayudar al contramanillar –desde el principio‐ a tumbar la moto, harán un apoyo inicial en la estribera del interior en la FASE II del giro8
Giro apoyado (Pivot Steering)
Un punto esencial de la escuela de pilotaje de Keith Code4 es el apoyo de la rodilla del exterior contra el depósito de gasolina, punto de anclaje a la moto del piloto que implementa la postura racing. Su utilidad va más allá que como simple contacto de sujeción a la moto. Utilizando el reposapiés como punto de apoyo, la presión de la rodilla sobre el depósito “ancla” el cuerpo del piloto para, por un lado, poder dejar los brazos sin tensión y, por otro, facilitar el movimiento de contramanillar con el brazo contrario, formándose así una diagonal de fuerza que va desde el reposapiés del exterior de la curva, al hemimanillar del otro lado, es decir, el del interior del giro.
Cuando la moto se encuentra ya inclinada tomando la curva, un aumento de la presión de la rodilla sobre el depósito incrementa el grado de tumbada y, en consecuencia, se cierra la trazada. Este efecto ‐pivot steering‐ lo puede utilizar el piloto para cerrar el giro o controlar la tumbada que va necesitando sin utilizar el contramanillar o en conjunción con el mismo.
Gancho (Hook Turns)
También es una maniobra de la escuela californiana. La recomiendan para las ocasiones en que se precisa cerrar la trazada de forma rápida en mitad de un giro, como cuando la curva se cierra de forma imprevista por el piloto. Consiste en aumentar de forma instantánea la inclinación del tronco por el interior de la moto ‐al tiempo que se presiona más la rodilla del exterior contra el depósito de gasolina‐, flexionando la cabeza hasta el límite que permita mantener la visión por delante y bajando el codo, más si cave, hacia el asfalto. La moto responde aumentando el grado de tumbada ‐sin tener que forzar el contramanillar‐ y cerrando mas el giro.
La dinámica de la postura racing.
En la FASE I del giro, cuando se aproxima la curva, es el momento de sacar el glúteo del asiento: hay que tener este movimiento ya realizado para que, cuando llegue el momento de inclinar la moto, solo se tenga que dejar caer el cuerpo hacia el interior de la curva, de lo contrario la maniobra llegaría tarde.
Sin embargo, este desplazamiento glúteo no debe de desequilibrar la moto, por lo que el piloto no transfiere peso hacia el reposapiés del interior: Aún con medio culo fuera, el peso recaerá sobre el glúteo que queda sobre el asiento y, la moto, seguirá vertical (Fig. 10.10 y 10.12).
La FASE I es también tiempo de frenada y cambios de marcha. El cuerpo del piloto se endereza para aminorar el traslado de peso sobre la rueda delantera y ambos muslos tienen que seguir aprisionando el depósito de gasolina.
Al final de la FASE I, cuando se relaja freno para iniciar la tumbada –ya con la última marcha engranada‐ es cuando se desplaza el pié interior para apoyarlo sobre su punta y se abre el muslo del interior. En las curvas a izquierda, no se podrá hacer este movimiento hasta haber solucionado la reducción de las marchas. Todo está en su sitio, ahora, para iniciar la tumbada.
Empieza la FASE II del giro terminando de desplazar el tronco, que se “tira” hacia el interior de la curva aprovechando el firme anclaje que proporciona la rodilla de fuera. El traslado lateral de peso ‐y la postura‐ queda establecido, por completo, en este momento (Fig. 10.13 y 10.14). El contramanillar es simultáneo y modula –según necesidad‐ la tumbada, que va aumentando conforme la moto se dirige hacia el ápice de la curva.
En la FASE III del giro, es preciso hacer estable y uniforme la tumbada. Es el momento adecuado para que el piloto se apoye sobre el estribo exterior, manteniéndose así hasta la FASE IV de salida de curva. 64
Manual de pilotaje Capítulo X: Postura racing J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
POSTURA RACING EN LOS GIROS
Figura 10.4: Postura racing. Los pilotos están mirando hacia donde van a dirigir la moto. Sus cabezas mantienen una posición bastante vertical. El pié interior apoyado sobre la punta de la bota. Rodilla y cuerpo desplazados hacia el interior de la curva.
Figura 10.5: Postura racing. El glúteo exterior apoya sobre el asiento. El brazo homólogo se estira para permitir descolgar el cuerpo hacia el interior de la curva.
Figura 10.6: Postura racing. El pié interior se apoya, por la parte anterior de la bota, en el reposapiés y, la rodilla del exterior en el depósito de gasolina. El eje del tronco del piloto es paralelo, por el interior, al eje antero‐posterior de la moto. El codo del interior, flexionado, apunta hacia el asfalto. La cabeza se mantiene vertical todo lo que es posible.
Figura 10.7: Postura racing. El brazo del exterior de la curva se estira para permitir desplazar el tronco hacia el interior de la curva. 65
Manual de pilotaje Capítulo X: Postura racing J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
DINÁMICA DE LA POSTURA RACING
Figura 10.9: FASE I del giro. El piloto saca el glúteo del asiento
Figura 10.10: FASE I del giro: Empieza a cortar gas e inicia la frenada y la reducción de marchas.
Figura 10.11. FASE I del giro. En plena contención de la moto, aminora el traslado anterior de peso sujetándose con las rodillas.
Figura 10.12. FASE II del giro: levanta el pié interior para retrasarlo sobre el reposapiés y abre la rodilla. El cuerpo empieza a caer hacia la curva.
Figura 10.13. FASE II del giro. Cuando inicia la tumbada ya tiene el traslado de peso realizado.
Figura 10.14. FASE II del giro. La moto se dirige al ápice aumentando la tumbada de forma progresiva. El contramanillar ajusta la tumbada a la necesidad del momento. 66
Manual de pilotaje Capítulo X: Postura racing J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Figura 10.15: En giros alternantes, el piloto se prepara para el segundo giro recogiendo la rodilla del interior del primer giro, para pegarla al depósito de gasolina.
La secuencia en los giros alternantes es:
En la FASE IV, de aceleración progresiva y aprovechando el apoyo que le proporciona el estribo exterior, el piloto se levanta de la postura racing. Primero recogiendo el muslo abierto y reposicionándolo para ponerlo en contacto, de nuevo, con la moto. A continuación colocando el tronco sobre el depósito y, por último, recolocando el glúteo sobre su asiento. (Fig. 10.3)
1. Desplazamiento de la cadera hacia el lado contrario para sacar medio glúteo por fuera de la moto (Fig. 10.16). Esto se realiza utilizando el apoyo sobre el reposapiés que, en este momento, es todavía el del interior del primer giro. De forma simultánea se recoge la rodilla del interior y se pega al depósito. En este momento se supone que el piloto se encuentra en mitad de la “ese”: la moto está de nuevo vertical en
Giros alternativos en la postura racing
Cuando la carretera hace una “ese” o en la “chicane” de un circuito, el piloto precisa desplazar su cuerpo y apoyos desde un lateral de la moto al otro. Dado que la rodilla es el punto de anclaje del piloto a la máquina en la postura racing, no perder este apoyo durante los cambios de sentido en la tumbada es muy importante para la estabilidad y capacidad de control de la moto.
este punto intermedio, la cadera del piloto ya desplazada hacia el lado de la segunda curva que viene a continuación y las dos rodillas fijadas al depósito. El tronco ya está alineado con la vertical de la moto.
2. En el momento de tomar la segunda curva de la “ese”, se separa del depósito la rodilla del interior, al tiempo que se inclina el tronco hacia este lateral de la moto.
El punto clave es no separar una rodilla del tanque de gasolina, hasta que la otra esté ya en contacto con el mismo. La dificultad viene dada por la necesidad de que la coordinación de los movimientos tiene que ser perfecta.
‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐
Figura 10.16 Entre los giros, la cadera ya está desplazada hacia el interior de la siguiente curva, pero ambas rodillas están pegadas aún al depósito de gasolina. 67
Manual de pilotaje Capítulo X: Postura racing J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo XI
POSTURA INGLESA Y CONTINENTAL
LA POSTURA INGLESA
Aquí el traslado lateral de peso va en sentido contrario al de la postura racing y, por tanto, tiene una repercusión sobre la moto y en su manejabilidad bastante diferente.
En la tumbada a la inglesa se inclina la moto durante el giro pero, merced a un balanceo de la cadera, el cuerpo del piloto permanece más vertical que aquella, cargando su peso en el glúteo y pié del exterior (Fig. 11.1C y 11.2). Con esto se consigue, por un lado, que el centro de gravedad del piloto no se separa mucho de la línea de rodadura de los neumáticos y, por otro, que permanezca más distanciado del de la moto. Esto último hace que el piloto pueda compensar con facilidad y rapidez, los desequilibrios de la máquina. El llevar ya el peso en el estribo exterior es la circunstancia ideal para poder hacerlo.
Las consecuencias inmediatas son:
1. Facilidad para tumbar y levantar la moto con rapidez.
2. Mejor control en caso de que la rueda trasera derrape o cualquier otro desequilibrio momentáneo de la moto
3. En comparación con la postura racing, se necesita tumbar más la moro para contrarrestar la fuerza centrífuga a lo lartgo de la curva. Esto es un incon‐
niente cuando el objetivo es solo la velocidad, ya que los neumáticos llegan antes a su límite en la tumbada y, por tanto, penaliza la velocidad de paso por curva en un circuito (Fig. 11.1).
En la postura inglesa, como en todas, se provoca la tumbada con el contramanillar, pero aquí tiene especial relevancia porque los pesos se cargan en la parte exterior de la línea central longitudinal de la moto –glúteo y pié – y por tanto, no ayudan en la inclinación de la moto como lo hacen en otras posturas.
A velocidad baja o media, la moto responde al contramanillar de forma muy ágil y rápida cuando no se está cargando peso sobre la rueda delantera –sobre el manillar‐. En la tumbada inglesa la postura erguida del
Figura 11.1: Estas fotografías muestran como el traslado lateral del peso del piloto modifica el centro de gravedad del conjunto piloto‐máquina y su repercusión sobre el grado de tumbada –para una misma curva y velocidad‐. En el centro (B), la postura continental (52º). A la izquierda (A), la postura racing (39º) y a la derecha (C), la postura inglesa (55º).
Figura 11.2: Postura en la tumbada inglesa: el tronco del piloto queda más vertical que la inclinación de la moto. 68
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
piloto lo favorece, por lo que es adecuada para motos turísticas y Trail, siendo una de las posturas básicas en Enduro, MotoCross y Supermoto. Sin embargo, en máquinas de competición de velocidad, donde el piloto va muy acostado sobre el depósito de gasolina, resulta menos apropiada, aunque en todas las motos se puede poner esta postura si las circunstancias lo aconsejan.
Las motos Trail suelen ser especialmente altas y, en contra de lo que se suele creer, un centro de gravedad de la moto alto hace que, en las curvas y para una misma velocidad, se necesite inclinar menos que con otra que lo tenga bajo1,6. Esta peculiaridad mejora un poco la limitación en velocidad que tienen estás máquinas en curva.
Circunstancias apropiadas para un pilotaje a la inglesa.
Aunque no existen contraindicaciones para emplear la postura inglesa siempre que se quiera, está especialmente indicada en todas las motos en las que la posición natural del piloto sea erguida, cuando:
1. Se transcurre por curvas de cuerda corta enlazadas, como las que se suelen encontrar en carreteras de montaña. Suelen ser curvas de baja velocidad, pero en las que se necesita hacer tumbadas alternativas hacia uno y otro lado, con mucha rapidez, al igual que cuando se pasan balizas (Fig. 11.4‐5).
2. En curvas muy cerradas de carretera de montaña, con mucha pendiente – hacia arriba o hacia abajo‐ y buen peralte.
3. En las curvas reviradas y con mucha pendiente de los garajes.
4. Cuando existe terreno resbaladizo, en el que el control del derrape de la rueda trasera tiene que ser muy rápido: lluvia, gravilla, gas‐oil, etc. (Fig.11.5).
Puntos clave y dinámica de la postura inglesa.
1. En la FASE I del giro ‐fase de frenado y reducción de marchas‐ hay que incorporar bien el tronco de la moto, dejando caer el peso sobre los glúteos y dejando libre de carga el manillar.
2. Llegado el punto de inicio de tumbada ‐FASE II‐ se aplica contramanillar con la contundencia que requiera la curva, pegando la rodilla de fuera al depósito y empujando la moto con el muslo. Las caderas se balancean para apoyar el peso en el glúteo y pié exterior. Este balanceo permite dejar el tronco relativamente vertical, pese a la inclinación de la moto.
3. En la FASE IV, conforme la moto se va levantando de la tumbada, el tronco se va inclinando hacia delante para evitar que la rueda delantera se levante con la aceleración.
Figura 11.3: Postura inglesa suave en una carretera de montaña.
Figura 11.4: Postura inglesa en un giro brusco cerrado.
Figura 11.5: Postura inglesa sobre asfalto mojado. 69
Manual de pilotaje Capítulo XI: Postura inglesa y continental J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Conforme la moto vaya alcanzando la posición vertical, se van restituyendo los pesos hacia sus posiciones neutras.
4. El pié interior no debe de sacarse fuera del estribo en carretera, porque se puede lesionar con facilidad por la velocidad. En caso de virajes muy cerrados, cortos y a baja velocidad, si se tiene que sacar ‐por si hay que utilizarlo de apoyo en caso de derrape de la rueda trasera‐, se desplaza hacia delante colocándolo a la altura del eje de la rueda delantera, pero sin apoyarlo en el suelo (Fig. 11.4).
LA POSTURA CONTINENTAL
En ella no existe desplazamiento lateral de pesos (Fg. 11.6). El piloto, bien apoyado con los dos glúteos sobre el asiento, sigue la inclinación de la moto, es decir, ni se queda vertical, ni se descuelga hacia el interior de la curva.
Es la postura más habitual entre los motoristas en la carretera, es especial en las motos turísticas y para realizar viajes, sobre todo cuando se lleva acompañante.
Esta postura es la responsable de los dolores glúteos que aparecen tras un tramo intermedio de viaje demasiado largo. Basta mover un poco los glúteos en las curvas, para solucionarlo.
Es una postura que, por su naturalidad, no tiene claves especiales.
POSTURAS INTERMEDIAS EN LA CURVA
Según la preferencia del piloto se adoptan, a veces, posturas intermedias a las descritas, como por ejemplo y partiendo de la base de la postura continental, se puede –en el ataque a la curva‐ abrir rodilla y apoyar peso en el glúteo y estribo interior, sacando o no el hombro hacia el mismo lado. Del mismo modo y desde esta postura básica, se puede cargar sobre el glúteo y reposapiés exterior durante la FASE III y IV del giro.
Lo importante es saber hacia donde se desplaza lateralmente el peso y lo que se quiere conseguir. A veces las “sensaciones” del piloto son determinantes en sus rutinas.
Lo que no es congruente es realizar maniobras contradictorias como cargar peso en el lateral del interior, adoptando una postura inglesa por poner un ejemplo.
Las posturas intermedias que producen desplazamientos laterales del peso –en mayor o menor grado‐ ya adquieren las propiedades de una postura racing o inglesa, aunque solo sea de forma parcial.
ANCLAJE DEL PILOTO A LA MOTO: LAS RODILLAS
Ya hemos comentado la importancia de ir relajados encima de la moto. Si es prohibido sujetarse en los manillares ¿que nos queda? Porque para realizar cualquier acción, incluida la de ir relajados, hay que apoyarse en algún sitio. Sin duda una ayuda son los pies, cuando se necesita cargar peso en las estriberas. Pero no es suficiente. Necesitamos dos puntos de apoyo como mínimo para poder estabilizar el cuerpo y tener el control del traslado de pesos durante la frenada o la aceleración, por poner unos ejemplos. La clave está en las rodillas. Son el elemento de fijación más importante: apretar las rodillas contra el depósito nos da el control del cuerpo para poder desplazar ‐o evitar/aminorar que se desplace‐ el peso. La rodilla adquiere especial relevancia en la tumbada, sobre todo cuando se adopta una postura racing. No solo como punto de anclaje del piloto a la moto, sino para el aumentar el grado de tumbada en algunas ocasiones (giro apoyado) o como complemento al contramanillar. Presionando sobre el reposapiés se consigue empujar con más eficacia la rodilla del mismo lado contra el depósito de gasolina. Lo mismo sucede cuando se tiene que mover el cuerpo hacia los lados por encima de la moto: la rodilla es la clave para no perder el control de ese movimiento y evitar desestabilizar la máquina.
Es necesario comprender la repercusión de la postura sobre la dinámica de la moto para poder utilizar, cada una de ellas, en la circunstancia apropiada.
Figura 11.6: Postura continental. La distribución de pesos hacia ambos lados de la moto es simétrica. La cabeza mantiene una orientación lo más próxima a la vertical, como en las demás posturas. 70
Manual de pilotaje Capítulo XI: Postura inglesa y continental J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
LA POSICIÓN DEL PIE DEL INTERIOR EN LOS GIROS
Sea cual sea la posición que se elija para el giro, es conveniente retrasar el pié interior cuando se va a atacar una curva, apoyando la punta de la bota en el reposapiés, al igual que separar un poco esa rodilla de la moto. Esto no significa, necesariamente, que se traslada peso sobre ese lateral y, por tanto, no tiene influencia física sobre la moto.
Este movimiento del pié interior solo se podrá hacer en las curvas a izquierda, después de haber terminado de reducir marchas en la FASE I del giro porque, hasta entonces, el pié estará ocupado accionando la palanca. En los curvas a derechas, después de haber terminado de accionar el freno trasero, si es que se está utilizando.
Los motivos de este movimiento del pié son, fundamentalmente, tres:
DISTRIBUCIÓN DEL PESO SOBRE LOS REPOSAPIÉS EN LAS CURVAS
Dependiendo del tipo de conducción que se lleve y de la postura que se está adoptando para tomar el giro, así se carga el peso.
Para empezar y como ya se ha dicho anteriormente, el peso va descendiendo hacia rodillas y pies conforme el pilotaje se va haciendo más deportivo.
Hay que recordar que los traslados laterales de peso, no tienen influencia sobre la moto si no se descarga peso simultáneamente del centro de la moto y, sobre todo, del otro costado.
En la postura continental y dado que en esta postura turística el peso se lleva centrado sobre el sillín de la moto, no existe variación significativa en el peso que se carga sobre cada una de las estriberas.
En la postura inglesa es el reposapiés exterior el que recibe la carga a lo largo de toda la curva.
En la postura racing, dependiendo de la dinámica que implemente el piloto para adoptar la postura y atacar la curva, así distribuirá su peso (ver capítulo IX). Probablemente si por telemetría se hiciera un estudio al respecto, cada piloto mostraría registros distintos en la FASE II del giro, aunque es común apoyar sobre el reposapiés del exterior en la FASE III y IV de la tumbada.
MANIOBRAS PARA CORREGIR LAS CONSECUENCIAS DE UN EXCESO DE VELOCIDAD EN CURVA.
Cuando se entra en curva un poco pasado y se precisa rectificar, las alternativas son:
A.‐ Intentar recuperar trazada con mayor tumbada de la moto. A veces sorprende el margen que se tiene todavía, cuando pensamos que estamos al límite. Con el contramanillar es muy fácil conseguirlo. Si se va implementando la postura “racing”, el “hook turn” (capítulo IX) es una alternativa.
B.‐ En caso de tener que recurrir a los frenos, se deberá de hacer tomando en consideración que se van a emplear en plena tumbada (ver capítulo V).
1. Proteger el pié interior del roce con el asfalto durante la tumbada.
2. Facilitar la separación de la rodilla del interior del depósito de gasolina.
3. Preparar psicológicamente al piloto para el giro que se aproxima.
MANIOBRAS A EVITAR DURANTE LA TUMBADA.
En general hay que evitar cualquier maniobra brusca que afecte a las suspensiones, a la adherencia de las ruedas o a la distribución del peso sobre la moto.
1. Acelerar o cortar gás de forma brusca.
2. Utilizar los frenos. En especial es muy peligroso el freno de la rueda delantera en la FASE II y III del giro.
3. Cambiar de marcha. Si el piloto ha equivocado el desarrollo, es mejor tener paciencia y esperar a que la moto se vaya levantando de la tumbada.
4. Torcer ligeramente el manillar, hacia el interior de la curva. Generalmente sucede, a los principiantes, cuando se ha entrado pasado de velocidad y se intenta cerrar más el giro, con lo que se obtiene el efecto contrario. Es un mal instinto. Si se acompaña de tocar el freno delantero, el derrape de la rueda, y la caída, está asegurada. 71
Manual de pilotaje Capítulo XI: Postura inglesa y continental J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
EL PASAJERO EN LAS CURVAS.
Cuando llevamos pasajero, la reducción de la velocidad previa a la curva ocupará mas tiempo o nos veremos obligados a hacer frenadas enérgicas desagradables. Este factor debemos incluirlo en la programación del giro.
Uno de los defectos más frecuentes del pasajero inexperto, es el reflejo de corrección de la inclinación de la moto en la tumbada, desplazando su cuerpo hacia el lado contrario de la curva y obligando al piloto a un mayor esfuerzo para no perder trayectoria. El pasajero no debe de poner ni quitar en las curvas. Simplemente debe de dejarse llevar. Si lo hace bien, la moto tendrá más adherencia al asfalto y el giro será más fácil y seguro.
Por otro lado, si el piloto adopta una postura “racing”al atacar una curva, el pasajero se sentirá desprotegido y no es extraño que sienta miedo, cuando no pánico. La tumbada a la inglesa proporciona menos sensación subjetiva de inclinación de la moto al pasajero y, con ella, tendrá menos reacciones inapropiadas. La postura continental, por su naturalidad, es también muy apropiada para llevar acompañante (Fig. 11.7). En cualquier caso, el piloto debe de ser predecible en sus maniobras, ya que será difícil que el pasajero se acople bien a los giros si, con características similares, cada curva la toma de forma diferente y con posturas distintas. El miedo, aparentemente irracional, que muestran algunos pasajeros a las curvas, puede tener su explicación en la gestión que realizan de la mirada, tema que ya hemos tratado en el capítulo III. ‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐
Figura 11.7: La postura continental es la más natural para llevar una conducción tranquila con pasajero.
Figura 11.8: El pasajero tiene que compenetrarse con el piloto sin intentar maniobrar la moto por su cuenta. 72
Manual de pilotaje Capítulo XI: Postura inglesa y continental J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
73
Manual de pilotaje Capítulo XI: Postura inglesa y continental J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo XII
LAS CURVAS EN EL PILOTAJE DEPORTIVO
Los mismos principios que hemos expuesto hasta aquí, sirven para el pilotaje deportivo, solo que los tiempos se acortan y el margen de error es pequeño. La carga sobre los reposapiés adquiere más importancia y hay que ir bajando el apoyo del peso desde los glúteos hacia rodillas y pies.
Una diferencia a destacar se encuentra en la FASE II del giro, en la que dijimos que los frenos deben de haberse dejado de utilizar. En competición se continúa empleando los frenos en los primeros metros de esta fase, si bien de forma progresiva y rápidamente decreciente, hasta momentos antes de que la moto alcance la máxima tumbada donde, sin excusa, la aplicación de frenos tiene que se cero.
Para el aficionado y en circuito, la prioridad debe de ser mejorar la velocidad de paso por curva, tema que ya comentamos ampliamente, en el capítulo de la frenada. Quiero volver a recordarlo aquí: en la fase de aprendizaje, es mejor conseguir una entrada a curva más rápida, utilizando en la FASE II solo la retención de motor para terminar de ajustar la velocidad. Con seguridad, en las primeras vueltas, se tendrá la tentación de abrir el gas antes de llegar al ápice de la curva, porque lo normal es haber frenado demasiado en la FASE I. Hay que resistir esa tentación y mantener el gas cortado hasta el ápex de la curva. En la siguiente vuelta ya se tendrá la oportunidad de entrar más rápido y, así, hasta que no se tenga la tentación de abrir el gas antes de tiempo.
¿Y como se sabe con cuanta más velocidad se puede entrar en una curva? Obviamente depende del nivel técnico del piloto. Pero cada uno puede utilizar un indicador personal muy fiable: si a la salida de la curva, puede colocar la moto a distancia del piano o línea que delimita el exterior de la pista, es que tiene ese margen para entrar más rápido4 (Fig. 12.1).
La rapidez de la tumbada.
Keith Code4 dice que los profesionales tumban la moto en medio segundo, mientras que los aficionados tardan 2 segundos y esto condiciona la velocidad de paso por curva.
Supongamos que un corredor pasa tres veces por una misma curva, a la misma velocidad y con el mismo grado
de inclinación de la moto. En las tres ocasiones, inicia la tumbada en el mismo punto. En la primera pasada, inclina la moto con la rapidez que requiere la curva y que puede en razón a su nivel técnico (trazo A, amarillo, de la figura 12.2). La segunda vez, inclina los mismos grados la moto, pero de forma más lenta. Sin duda esto le llevará hacia una trazada más abierta y se saldrá de la pista a la salida de curva (trazo B, rojo, de la figura ). En la tercera ocasión, tumba la moto mucho más rápido y esto le llevará a salirse de la curva por su interior (trazo C, verde, de la figura 12.2).
Tumbando más rápido el piloto cierra la trazada. ¿Cómo sacar rendimiento a este hecho? Se puede atrasar
Figura 11,2: Repercusión de la rapidez en inclinar la moto sobre la trazada, asumiendo que el piloto lleva la misma velocidad en las tres ocasiones. A: rapidez normal (amarillo). B: tumbada lenta (rojo). La moto se sale de pista por fuera. C: con una tumbada más rápida (verde). La moto se sale de pista por el interior.
Figura 12.1: Si se puede colocar la moto a distancia del límite de la pista (Flecha roja) en la salida de curva, es que existe margen para aumentar la velocidad de paso por curva. 74
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
el ataque a la curva, pero el punto de inicio de la tumbada suele estar bien establecido en todas las curvas de circuito y si el que hace el piloto le va bien a la salida de curva, no tiene porqué cambiarlo.
Otra alternativa es tumbar menos. Es una opción muy útil, porque menos inclinación de la moto es más seguridad en el agarre de las ruedas y tener más margen de tumbada por si se necesita en algún momento.
Y ya que se tiene más margen de tumbada, ¿Por qué no aumentar la velocidad de paso por curva? Sabemos que con más velocidad es necesario aumentar la inclinación de la moto para contrarrestar la fuerza centrifuga en el giro. Si se tiene margen para tumbar más la moto ¿porqué no hacerlo? Aquí se encuentra otra de las claves para poder aumentar la velocidad de paso por curva: tumbar más rápido.
La rapidez en levantar la moto
En tanto la trazada hacia el punto de salida de la curva esté clara, cuanto antes se levante la moto de la tumbada ‐contramanillar ‐, antes se podrá aplicar una apertura plena del gas ya que, a menos tumbada más superficie de contacto del neumático con el asfalto y, por tanto, mejor adherencia, seguridad y rendimiento en la salida de la curva.
Tocar rodilla: la asignatura pendiente
Muchos aficionados llegan a obsesionarse con este tema y tiene la sensación de que no obtienen el título de buen motorista si no lo consiguen. He aquí algunas consideraciones que pueden ayudarles a situar el tema en su justo término:
1. Solo es pertinente que la rodilla “palpe” el asfalto cuando la moto está cerca de su máxima inclinación posible, es decir, máxima inclinación segura. De ahí su utilidad: le indica al piloto que está cerca del límite de tumbada y que debe de estar aplicando la FASE III del manejo del gas si todo se ha hecho de manera correcta (Fig. 12.3).
De lo anteriormente expuesto, se deduce que solo es pertinente “tocar rodilla” en los grados máximos de tumbada: fuera de eso, no es necesario ni útil.
3. El grado máximo de tumbada solo es pertinente cuando se alcanza la velocidad máxima posible para una curva en particular. Cuanta menos velocidad, más se aleja la tumbada de su grado máximo. Es por tanto absurdo y peligroso, querer forzar la tumbada para que la rodilla “palpe” el asfalto, cuando por la velocidad que se lleva no corresponde. Por tanto, la atención del piloto debe de estar puesta en la trazada y en el gas. Si parte de su atención está ocupada con el pensamiento de “tampoco estoy consiguiendo tocar con la rodilla esta vez”, estará cometiendo un error.
5. En un circuito, la velocidad de paso por una curva en particular se va experimentando de forma progresiva, incrementándola cada vez según pautas y criterios que ya hemos comentado. En este proceso, y si la postura racing es la correcta, solo es cuestión de tiempo el que la rodilla empieze a palpar el asfalto y, el piloto, será el primer sorprendido cuando lo note por primera vez. Con esto lo que quiero decir es que, tocar rodilla, es la consecuencia de un aprendizaje progresivo que aumente el rendimiento del paso por curva y no un objetivo en si mismo. No se debe, pues, ir a tocar rodilla de forma expresa. Cuando tenga y le corresponda llegar, llegará.
6. Sin el desplazamiento en la dirección correcta de la cadera y el posicionamiento adecuado de la rodilla de fuera sobre el depósito de gasolina, no será posible utilizar esta técnica. Remito al lector a repasar sus puntos claves en el capítulo de la postura racing.
La rodilla es una especie de sondaleza que le indica al piloto si tiene margen de tumbada, a condición de que siempre adopte la misma postura, es decir, que se descuelgue de la misma manera. Se puede utilizar, por tanto, para saber si aún puede aumentar su velocidad de paso por una curva determinada del circuito.
7. Hablo de “palpar” el asfalto porque, la rodilla, debe de quedar y ser elástica durante este roce con el
Figura 12.3: Rozar rodilla con el asfalto es exclusivo de la postura racing con la moto apropiada. 75
Manual de pilotaje Capítulo XII: Las curvas en el pilotaje deportivo J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
asfalto. Cualquier contacto con la rodilla “rígida” levantará al piloto, de forma brusca, de su trazada.
8. Uno de los errores más frecuentes que impiden tocar rodilla es utilizar el manillar como punto de “agarre” a la moto y no relejar los brazos, en especial el brazo del exterior de la curva. Como ya hemos comentado anteriormente (capítulo IX), esto impide el desplazamiento adecuado del tronco hacia el interior del giro, quedando rotado sobre el depósito de gasolina, tanto más cuanto más se saque el glúteo (Fig. 12.2), limitando la separación adecuada de la rodilla, que queda orientada hacia delante, en vez de hacia el asfalto. Simplemente, la rotación de la cadera no da para más.
Figura 12.4: Timoneo. El derrape de la rueda trasera se controla con el gas, manejando el desplazamiento lateral del peso para mantener el equilibrio y respetando el contramanillar espontáneo de la moto.
Y a propósito de abrir muslo, un mono demasiado ajustado limitará el movimiento hasta el punto de hacerlo insuficiente para tocar rodilla.
9. La situación del reposapiés y la postura correcta, condiciona la facilidad para tocar rodilla. Cuanto más alta y, sobre todo, más retrasada esté la estribera, más facilidad para que la rodilla contacte con el asfalto en la tumbada. En una custom, será imposible. Con una moto turística, difícil. Con una deportiva, la cosa empieza a estar asequible.
el capítulo de caídas)‐ , manejando el desplazamiento lateral de peso según las necesidades que plantee el equilibrio y respetando el contramanillar espontáneo que se produce para mantener, bajo control, la pérdida de rumbo causada por el desplazamiento lateral de la parte posterior de la moto.
Timoneo.
En los últimos años, el pilotaje está evolucionando apoyándose cada vez más en la rueda delantera, por lo que el timoneo va desapareciendo de la competición.
Consiste en hacer derrapar, de forma controlada, la rueda trasera para encarar la salida de curva y poder acelerar antes en la FASE IV del giro (Fig. 12.4). Esta pérdida de agarre se produce por entradas muy fuertes en velocidad y la aplicación de la cantidad de gas adecuada. El control de la derrapada se realiza manteniendo el gas justo –para evitar el “high side” (ver
La evolución tecnológica camina en este sentido y, el control de tracción está abortando las espectaculares derrapadas laterales que se veían hace poco tiempo.
‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐
76
Manual de pilotaje Capítulo XII: Las curvas en el pilotaje deportivo J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
77
Manual de pilotaje Capítulo XII: Las curvas en el pilotaje deportivo J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo XIII
LA CONDUCCIÓN EN CONDICIONES ADVERSAS
En cualquier circunstancia en la que los neumáticos tengan menos adherencia al asfalto, es imperativo dejar un margen de seguridad en nuestro pilotaje mucho mayor. Esto significa menos velocidad, menos tumbada y mucha mas anticipación en la previsión. Lo que nos llevará a distancias de seguridad amplias, así como a cambios de marcha y frenada mucho mas suaves. Si evitar maniobras bruscas es fundamental en todo tipo de circunstancias, aquí con mucha más razón.
Si se rueda sobre una superficie extremadamente resbaladiza, como es la gravilla, la velocidad se debe de adaptar para:
SUPERFICIES RESBALADIZAS
El factor psicológico.
El miedo que provoca al piloto rodar sobre superficies poco fiables, es un factor determinante para conducir mal y cometer errores.
La consecuencia más significativa es la pérdida de la relajación muscular y sujetar el manillar con fuerza, poniendo rígidos los brazos, con lo que se pierde la capacidad de dirigir con naturalidad la máquina y compensar sus movimientos. Cualquier alteración del tren anterior o posterior, se trasmitirá al resto de la moto a través de la rigidez del piloto, lo que provocara más aprensión y más rigidez, haciendo imposible conducir con un mínimo de fluidez.
La moto está perfectamente capacitada para rodar sobre superficies que no tienen un agarre óptimo, a menos que el piloto se lo impida con sus malas reacciones.
Tras adoptar las precauciones mencionadas, hay que dejar que la moto haga su trabajo y esforzarse en mantener el cuerpo relajado.
Lluvia.
La lluvia no solo disminuye la adherencia de los neumáticos, sino que puede añadir frío y entorpecer la visión del piloto. A las tres cosas hay que prestarle atención.
En cuanto al problema de adherencia, hay que tener especial cuidado en los primeros momentos de lluvia ya que el agua puede formar un barrillo peligroso con la suciedad del asfalto.
Con unos buenos neumáticos de lluvia disminuye el problema de la conducción sobre mojado, pero hay que tener en cuenta el desgaste: unas gomas al 50% pueden valer todavía en seco, pero serán peligrosas sobre agua.
Para evitar los cambios bruscos de inercia se tiene que empezar a frenar con suficiente antelación, procurando no cargar en exceso el freno delantero; por tanto, iniciar la frenada con el trasero y terminar de ajustar suavemente con la maneta, de forma que se llegue al momento de atacar el
1º Evitar los ataques atrasados a las curvas, haciendo la trazada más suave, sin cambios bruscos de trayectoria.
2º. Llevar una marcha larga. Esto permite que los cambios con el acelerador no se transmitan con brusquedad a la rueda trasera, haciéndola patinar y ladearse hacia un lado, resultando una inclinación rápida de la moto que nos obligará a una corrección brusca; todo ello es propicio para la caída
3º. Reducir al mínimo necesario la inclinación de la moto en la curva y tumbar a la inglesa. El llevar el cuerpo más vertical y el centro de gravedad cerca de la línea de rodadura de los neumáticos, dificulta el deslizamiento lateral y ayuda a controlarlo mejor, en caso de que se produzca.
4º. Utilización muy suave y leve solo del freno trasero. El freno delantero es muy brusco y la derrapada de la rueda muy difícil de controlar. 78
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
_
giro con la velocidad adecuada, para asegurar el no tener que utilizar los frenos durante el paso por curva.
Abrir el gas de manera suave utilizando, si es necesario, la zona de fricción del embrague en los casos en los que intuimos que la fuerza del motor se va a transmitir de una manera demasiado brusca a la rueda trasera.
El problema de la visibilidad viene por tres hechos: la cortina del agua que cae por delante de la moto, la que se retiene sobre la pantalla del casco y, por último, la tendencia de esta a empañarse con la respiración del piloto.
Lo único que podemos hacer con la cortina de agua que dificulta la visión de la carretera, es moderar la velocidad, tanto más cuanto menos discriminación tengamos en la distancia, de forma que se tenga tiempo a reaccionar ante imprevistos.
El agua que retiene la pantalla del casco, agrava su transparencia, tanto más cuanto más sucia esté o cuanto más rayas o imperfecciones tenga. Por tanto, lo primero es llevar la pantalla como nueva y, lo segundo, que esté limpia, tanto por fuera como por dentro y esto si que está en nuestra mano. Se puede quitar esa agua periódicamente, barriéndola con el dorso del dedo pulgar izquierdo pero, si está sucia, lo único que haremos será agravar el problema. A veces, girar la cabeza un poco hacia ambos lados hace que el propio aire limpie algo de esa agua que está estorbando la visión a través del casco. Existen líquidos en los comercios que, aplicados sobre la pantalla, facilitan que las gotas de agua resbalen con rapidez y no se queden sobre ella.
Para evitar que la pantalla se empañe, hay que utilizar cascos que tengan una buena aireación interior, aún cuando aquella esté cerrada. En su defecto, un truco efectivo es evitar que la pantalla se cierre por completo, dejando una pequeña apertura para que pueda pasar el aire. Esto se consigue poniendo alguna cinta adhesiva sobre la mentonera o cualquier cosa que haga la misma función.
Si el agua traspasa el traje del piloto, el frío le engarrotará y hará disminuir la concentración. Ambas cosas son muy peligrosas. Por tanto, hay que llevar las prendas apropiadas para que eso no suceda.
Los guantes deben de ponerse por dentro de la chaqueta o impermeable, de lo contrario todo el agua que resbala por la manga se introducirá por dentro de ellos y mojará las manos.
Gravilla
La gravilla es una piedra muy fina que puede espolvorear el asfalto y se comporta como cojinetes bajo las ruedas. Si nos encontramos de pronto rodando sobre ella y no nos hemos caído, significa que si no hacemos maniobras incorrectas, ya no nos caeremos. En ese momento, lo peor que podemos hacer es frenar o quitar de manera brusca la aceleración, con la marcha engranada. Es mejor dejar que la moto ruede a su inercia, accionando el embrague, disminuyendo en la medida de lo posible la inclinación de la tumbada que llevemos, y no accionando los frenos o hacerlo con el trasero, de manera muy suave.
Rayas blancas y señales de tráfico sobre el asfalto.
Son superficies sobre las que siempre hay que tener precaución. Si ha llovido y están mojadas, se vuelven muy resbaladizas y hay que procurar evitarlas, pasando entre ellas o, si no es posible, mantener la moto lo más vertical al pisarlas, sin acelerar o frenar la moto en ese momento.
Manchas de aceite, gasolina o gasoil.
Pueden hacer derrapar las ruedas a poco que la moto lleve algo de tumbada. La única defensa es detectarlas en la distancia y evitarlas. Se suelen encontrar en las curvas que hay en las inmediaciones de las gasolineras y, por lo general, son debidas a las pérdidas de los depósitos mal cerrados de los camiones.
Nieve.
Evitar, siempre que sea posible, conducir sobre nieve. Cuando ha nevado sobre nieve previa, suele haber placas de hielo debajo de la capa reciente suelta y la caída, en caso de pillarlas, está asegurada. Si la nieve es nueva, estará lo
Figura 13.1: Conducción sobre suelo mojado. Las clave es ir relajado, la suavidad con el gas, el freno y los cambios de marcha, con mucho apoyo en la zona de fricción del embrague y retención de motor. Fluidez con poca tumbada y escaso traslado lateral de peso. Equilibrio en los derrapes controlados de rueda trasera. 79
Manual de pilotaje Capítulo XIII: Conducción en condiciones adversas J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
_
suficiente suelta, como para que las ruedas la aparten. Aprovechar la rodada de otros vehículos, puede no ser buena idea, porque el agua del asfalto está más expuesta al frío, y suele haber placas de hielo cuando menos se espera. En cualquier caso, hay que rodar con mucha precaución, como si se tratara como lo que es, una superficie resbaladiza. Aquí, mas que sobre ninguna otra, hay que estar atentos a colocar un pié de apoyo, para evitar la caída por derrape de rueda, por lo que la velocidad tiene que ser muy baja.
VIENTO.
En caso de viento fuerte constante, en especial si este es lateral, la moto tenderá a inclinarse y desplazarse, obligándonos a contrarrestar con un traslado de peso corporal en contra del viento, hasta encontrar el equilibrio que nos mantenga en la dirección apropiada.
Dado lo importante que es reducir la superficie de contacto con el aire, es aconsejable esconder el tronco detrás del parabrisas, inclinándolo sobre el depósito de gasolina.
Una velocidad moderada se impone, pero manteniendo siempre una aceleración adecuada para mantener constante el empuje de la moto. En estas circunstancias, adelantar a los camiones implica el cese instantáneo de la fuerza que nos está intentando desequilibrar. Si no estamos atentos al traslado de peso que llevamos, la moto se desviará de forma brusca hacia el camión o invadirá el carril contrario, al terminar de pasarlo.
El problema se complica si el viento no es constante y viene bajo la forma de rachas bruscas o incluso en direcciones cambiantes, lo que pondrá a prueba nuestros reflejos. En estos casos en los que la fuerza que desequilibra cambia con bastante rapidez o, incluso brusquedad, la corrección hay que hacerla con contramanillar.
En caso de viento muy fuerte y no digamos si se acompaña de lluvia u otras condiciones adversas, lo mejor es parar y tomarnos el contratiempo con filosofía.
NIEBLA.
La niebla, aparte de la visibilidad que escamotea, suele acompañarse de tiempo frío y asfalto mojado, lo que provoca que la visera se empañe con facilidad, agravando la visión, y que las ruedas no tengan toda su adherencia habitual. Por tanto, más que una técnica de conducción, es una relación de normas de prudencia:
1. Conducir a la velocidad adecuada a la profundidad de visión que se tiene, teniendo presente que, en cualquier instante, nos veremos obligados a frenar por la presencia de otro vehículo.
2. Observar la línea del arcén o la que separa los carriles, es un buen punto de referencia para dirigir la moto.
3. Adoptar las normas descritas para la conducción sobre mojado, teniendo especial precaución de evitar las líneas blancas de señalización sobre el asfalto, ya que la niebla suele humedecerlas.
4. Poner los faros antiniebla, si se llevan, y las luces cortas, que reflejan menos sobre las partículas en suspensión y permiten mejor visión por la noche. 80
Manual de pilotaje Capítulo XIII: Conducción en condiciones adversas J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
_
5. Señalizar bien nuestra posición, para hacernos pronto visibles a los vehículos que vienen por detrás. Los dos intermitentes son una buena solución, al igual que un chaleco reflectante.
6. Dejar una rendija inferior en la visera, para evitar que se empañe.
7. Adelantar a otro vehículo, solo si es necesario y cerciorándose de que lo podemos hacer sin realizar maniobras bruscas y con mucho margen de confianza.
‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐
81
Manual de pilotaje Capítulo XIII: Conducción en condiciones adversas J. González Tortosa
______________________________________________________________________________________________________________________________
PREVENCIÓN. La principal defensa del motorista contra la caída, es
la prevención. Aunque la seguridad vial no es el objetivo
de este manual, no quiero dejar pasar la oportunidad
de llamar la atención sobre unos puntos esenciales
para aquella:
EL FACTOR PSICOLÓGICO
Dado que pilotar una moto es un factor de riesgo tanto por
los peligros externos -derivados de las circunstancias de la
circulación vial-, como por factores internos del conductor
-capacidad técnica y aptitud-, es necesario asegurar al inicio
de la rodada aquellos que al menos se pueden controlar.
Se da por supuesto que un piloto no debe de montar
su moto estando cansado, con sueño o después de haber
tomado un poco de cualquier droga que altere su mente o
sus reflejos. Pero aún así, oigo con frecuencia decir “hoy
no me encuentro bien en la moto”. Y esto debería de ser la
primera señal de que algo -en la psicología o aptitud del
piloto- no va bien y, por tanto, de que está en situación de
peligro. Para recuperar las condiciones mínimas adecuadas
para pilotar y volver a sentirse seguro sobre la moto, se deben
de realizar tres comprobaciones:
1. Concentración en el pilotaje.
Los problemas y las cuestiones que no tienen que ver directamente
con el hecho de llevar la moto, se tienen que
dejar en casa. Estar pensando en otra cosa es la causa más
frecuente de la distracción y del accidente. La concentración
es una cuestión de voluntad. Hay que proponérselo
uno mismo de forma tácita.
2. ¿Vamos relajados encima de la moto?
Es la pregunta que siempre nos debemos de formular al inicio
de la rodada. Hay que fijarse en nuestros brazos. Si van
rectos o rígidos es una mala señal. Asegurar que nuestra
Capítulo XIV
LA CAÍDA
postura es correcta y que los codos van sueltos -ver capítulo
I y II- debe ser la primera comprobación de que estamos
preparados.
3. Poner la mirada en su sitio -ver capítulo III- y asegurar
que estamos utilizando la visión periférica de forma correcta.
DERRAPE DE RUEDAS EN LAS TUMBADAS
Al empezar una rodada con la moto, hay que dejar un
tiempo prudencial para que los neumáticos tomen la temperatura
óptima de adherencia al asfalto. Este tiempo varía
en función del tipo de neumático que lleva la moto, características
del asfalto, temperatura ambiental y tiempo atmosférico.
También quiero recordar lo importante que es llevar la
presión correcta de los neumáticos, en función del peso del
piloto y del pasajero.
Derrape de la rueda delantera.
Cuando la rueda delantera derrapa en plena tumbada, es
muy difícil de controlar y la caída es, casi siempre, brusca
e irremediable.
La única manera de evitar la caída por esta causa es, una
vez mas, la prevención, no cometiendo los errores más frecuentes
que llevan a que la moto se vaya de delante:
En definitiva, el problema proviene, generalmente, de unos
segundos antes: hay que asegurar el control de la velocidad
antes de iniciar la curva, durante la FASE I del giro.
1. Seguir escrupulosamente las reglas y normas de
tráfico.
2. Mantener la distancia de seguridad siempre y circular
más bien de cara al hueco, antes que colocarse
justo detrás de la parte trasera de otro vehículo.
3. No confiar nunca en que los demás vehículos van
a seguir las reglas del tráfico o de que se han percatado
de nuestra presencia.
4. Mantener bajo control la velocidad, conduciendo
siempre con la sensación de tener un amplio margen
de seguridad en nuestro pilotaje.
5. Adaptar la forma de conducir la moto a las condiciones
del asfalto y detectar en la distancia –no
cuando estemos encima de ellas- las superficies problemáticas
por su escasa adherencia.
1. Aplicar de forma inadecuada el freno delantero
en la FASE II del giro o, lo que es más grave, utilizarlo
en la FASE III. Las fuerzas laterales que están
soportando los neumáticos en estos momentos, son
tan importantes, que la carga adicional que les envía
el freno termina por hacerles perder el agarre al
asfalto (Fig. 14.1).
2. Excesiva inclinación de la tumbada.
3. Torcer ligeramente el manillar hacia el interior
de la curva. Es una acción refleja inadecuada en momentos
de apuro, como cuando se entra pasado a una
curva y se quiere meter la moto en una trayectoria
forzada. No es infrecuente que en esta circunstancia,
se esté tocando además el freno delantero.
En ciudad, es típico este error cuando el vehículo
precedente frena de manera imprevista en mitad de
un giro para tomar una calle. Guardar la distancia
de seguridad es, en este caso, la mejor prevención.
También cuando se quiere evitar una superficie
resbaladiza, como las señales de tráfico pintadas sobre
el asfalto, máxime si están mojadas.
82
Manual de pilotaje J. González Tortosa
______________________________________________________________________________________________________________________________
de rueda delantera debida a un exceso de freno delantero
en la FASE II del giro. La frenada es tan enérgica entrando
en tumbada, que la rueda trasera se levanta del suelo un
instante antes de que la delantera pierda el agarre al asfalto.
Tanto más hay que disminuir la velocidad, cuanto más
irregularidades tenga el asfalto y cuando el suelo tenga
poca adherencia, lo que también es aplicable para el derrape
de la rueda trasera.
Derrape de la rueda trasera
Hay que evitar los errores en la conducción que llevan a la
pérdida de su adherencia:
1. Abrir el gas de manera brusca al ver la salida del
giro (Fig. 14.2). ¿Entrada demasiado lenta a la curva?
¿Marcha excesivamente corta y premura para recuperar
el tiempo perdido?
2. Utilización inapropiada del freno trasero, en especial
cuando la velocidad es excesiva y se acciona
con poca sutileza. Típico en la tumbada, pero también
sucede con la moto vertical, antes del giro.
En suelo irregular, los rebotes de la rueda trasera,
propician también que se “clave” cuando se está presionando
la palanca, porque cuando la rueda está en
el aire, no sufre el rozamiento del asfalto que la empuja
a girar. Sucede igual cuando la rueda trasera se
levanta del asfalto por una utilización inapropiadamente
enérgica del freno delantero.
3. Excesiva inclinación en la tumbada, lo que también
puede venir condicionado por una ausencia de
peralte o un peralte inverso de la carretera.
4. Reducir a una marcha inferior en pleno giro y,
para colmo, con poco tacto
Como puede deducir el lector, la mayoría de las causas
que hacen que la rueda trasera derrape en la curva, también
se previenen con un control correcto de la velocidad
antes de iniciar la tumbada, en la FASE I del giro.
En cuanto la rueda trasera pierde el agarre al asfalto, lo
primero que sucede es que abandona la trazada. En curva
esto significa que, impulsada por la fuerza centrífuga,
el tren posterior continúa una dirección recta, pivotando
sobre el eje de dirección de la moto merced a que la rueda
delantera sigue agarrada al asfalto y trazando la curva.
Por este motivo y de forma espontánea, el tren delantero
se coloca en posición de contramanillar, girando en el
mismo sentido en el que está derrapando la rueda trasera
(Fig. 14.3).
De este contramanillar espontáneo, se derivan dos consecuencias
de efecto contradictorio: por un lado, la moto
Figura 14.1: Rossi en Indianápolis-2009. Caída por derrape
de rueda delantera debida a un exceso de freno delantero en la
FASE II del giro. La frenada es tan enérgica entrando en tumbada,
que la rueda trasera se levanta del suelo un instante antes
de que la delantera pierda el agarre al asfalto.
Figura 14.2: Típico derrape de rueda trasera al abrir gas en
la FASE IV del giro. El suelo humedecido de Donington Parck
-2009 hace que la rueda trasera deslice hacia un lado, en cuanto
Rossi intenta abrir el gas a partir del ápex de la curva. Ese
derrape es el “lowside” de la literatura anglosajona: la rueda
derrapa por completo. Representa la caída menos peligrosa de
las causadas por pérdidas de adherencia de la rueda trasera.
Figura 14.3: El contramanillar hacia el mismo lado que el derrape,
es una reacción espontánea de la moto -que puede potenciar el
piloto- cuando el tren posterior desliza hacia un lado.
83
Manual de pilotaje Capítulo XIV: La caída J. González Tortosa
______________________________________________________________________________________________________________________________
trayectoria, pero no es fácil. Solo existe una oportunidad
en la fase inicial, cuando la rueda empieza a dar señales de
pérdida de agarre.
Lo primero que tiene que hacer el piloto es NO corregir el
contramanillar espontáneo que se produce, ya que es lo que
permite que la rueda delantera siga con agarre y contrarreste,
en cierto mofo, el cambio de orientación de la parte
trasera de la moto.
En segundo lugar, el piloto debe de cargar peso sobre la
rueda trasera que está empezando a deslizar y compensar
el exceso de tumbada que se está generando. Esto se consigue
levantando el cuerpo sobre el depósito de gasolina y
apoyando el peso sobre el reposapiés exterior. Afortunadamente,
esto también suele ser un acto reflejo.
En raras ocasiones, he visto la proeza de contener la caída
de la moto apoyando la rodilla en el asfalto, incluso el codo,
disminuyendo el traslado de peso que se lleva hacia el interior
de la curva levantando la pierna exterior, a modo de
“pértiga”, y haciendo contramanillar para levantar la moto
el mínimo preciso para que la rueda trasera vuelva a agarrar…
todo esto sin cortar el gas, obviamente, lo que no deja
de ser un milagro. (Fig. 14.5)
La tercera y, simultánea, maniobra a realizar es crítica y
francamente difícil, porque si se hace demasiado tarde provocará
una peligrosa salida por las orejas. Es el momento
de decidir si se sigue intentando controlar la derrapada
o de asegurar un “lowside”, mucho menos nefasto. Es una
decisión en décimas de segundo, casi instintiva o será demasiado
tarde.
¿Que se puede hacer para terminar de controlar el derrape
de la rueda trasera?
1. Si ha sido por un exceso de gas, hay que disminuir la
tracción de la rueda, aminorando el gas. El control electrónico
de la tracción, - cortando el encendido de manera transitoria
en cuanto la rueda trasera empieza a deslizar -, hace
esta función por el piloto, de forma muy precoz y, por tanto,
aumenta la tumbada, favoreciendo la derrapada que está
sufriendo la rueda trasera –perjudicial- y , por otro, el tren
delantero que aún sigue manteniendo agarre al asfalto, intenta
minimizar el giro y la pérdida de dirección que está
sufriendo la parte posterior de la moto –beneficioso-.
Llegado a este punto, pueden suceder dos cosas:
1. La moto sigue deslizando de atrás y acostándose sobre
el asfalto hasta la caída. El piloto abandona la moto
por un lateral –“lowside” de la literatura anglosajonapara
seguir resbalando por la carretera, detrás de ella. Si
no encuentra ningún obstáculo en su recorrido y va bien
equipado con mono de cuero, suele ser una caída sin consecuencias
físicas graves, al igual que para la moto.
2. La rueda trasera recupera de nuevo el agarre al asfalto.
Como la dirección que seguía cuando deslizaba era,
en más o menos medida, perpendicular a la dirección de
marcha, este agarre brusco la hace levantarse de forma
violenta de la tumbada y rebotar hacia arriba. El piloto
sale despedido hacia delante, por encima de la moto – salida
por las orejas o “highside” -, cayendo sobre el asfalto
por delante de la máquina, pudiendo ser arroyado por
ella o caerle encima. Este tipo de caída suele traer lesiones
graves o incluso ser fatal. Como mínimo, es típica la
lesión de hombro (Fig. 14.4).
Si en esta primera sacudida, el piloto aguanta sobre la moto
–lo que no deja de ser un milagro-, la secuencia que sigue
lo despedirá de la misma manera: tras ese primer agarre y
rebote de la rueda trasera, el tren posterior sale despedido
hacia el lado contrario, donde vuelve a suceder los mismo
que se ha descrito, pero con más violencia aún.
Control del derrape de rueda trasera.
El derrape involuntario de la rueda trasera, al contrario que
la delantera, es factible controlarlo y recuperar de nuevo la
Figura 14.4. Derrape de la rueda trasera transitorio
para volver a agarrar de forma brusca, lanzando la moto
hacia el lado contrario del derrape inicial: el piloto sale
despedido hacia arriba. Es lo que llamamos “salida por
las orejas”o “highside” de los anglosajones. Es una caída
muy peligrosa en la que, por lo menos, suele dañarse la
clavícula. Puede suceder en la Fase III y IV - salida de
curva- si se abre con poca suavidad el gas.
Fig. 14.5: Increíble control de un derrape de rueda
trasera, finalmente llevado a buen término.
84
Manual de pilotaje J. González Tortosa
Capítulo XIV: La caída
______________________________________________________________________________________________________________________________
eficaz. De hecho, ya se ven menos “highside” en
MotoGP.
2. Si ha sido por un exceso de freno trasero, hay
que disminuir la presión sobre la palanca.
He visto, en las últimas décadas, demasiadas
salidas por las orejas en los profesionales de GP
como para confiar en que un motorista normal,
que no lleve el control electrónico de tracción,
pueda realizar a tiempo la acción correcta. En
cuanto se retrase un poco, lo único que conseguirá
es convertir una caída que iba para un “lowside”,
en un peligroso “highside”.
Los expertos recomiendan mantener el gas. Si no
agarra en la fase inicial del derrape, seguirá deslizando
hasta tumbar la moto.
En el caso de un exceso de freno trasero, hay que
seguir manteniendo la presión sobre la palanca.
En cualquier caso, si se quiere asegurar que la
derrapada termine en un “lowside”, basta un
leve toque al freno delantero para descargar de
peso un poco más la rueda trasera e impedir que
agarre de nuevo.
Cortar gas y dejar de accionar el freno trasero,
según el caso, son maniobras instintivas. Sobreponerse
a estos instintos es complicado. ¿Difícil?
Desde luego. Por eso es mejor asegurar un buen
control de la velocidad en la FASE I del giro y
no hacer maniobras incorrectas, en las fases siguientes.
Llegado el caso, la decisión es suya, querido lector.
EL SHIMMIE
El shimmie son sacudidas bruscas de la rueda
delantera, hacia uno y otro lado, que se inician
de forma repentina y leve, a veces sin motivo
aparente, y que van creciendo en intensidad de
forma rápidamente progresiva terminando, en
ocasiones, por desequilibrar al piloto y provocar
la caída (Fig. 14.6-12) .
Cuando la rueda delantera pisa de forma asimétrica
sobre alguna irregularidad, la dirección
lo acusa con una pequeña desviación, al tiempo
que el neumático intenta amoldarse a ella deformándose.
Si esta deformación del neumático no
termina de absorber el golpe, entran en juego los
amortiguadores, que se comprimen. A continuación
los amortiguadores se recuperan y la fuerza
autoalineante de la rueda la devuelve a su dirección
de marcha correcta. Pero nunca lo hace en el
justo punto medio de la dirección de marcha, sino
que lo sobrepasa un poco hacia el lado contrario.
Si en ese momento la rueda vuelve a pisar en otra
Figura 14.6: Shimmie: El corredor se aproxima a una curva amplia
Figura 14.7: la rueda delantera inicia
un “shimmie” (sacudidas bruscas
de la dirección hacia uno y otro lado).
Figura 14.8: el corredor se desestabiliza
un poco y disminuye el gas
(RS nº 1 de K. Code –ver capítulo de
la frenada-).
Figura 14.9: el “shimmie” aumenta
de intensidad y el piloto se aferra con
fuerza al manillar (RS nº 2), lo que
hace que los movimientos anormales se
transmitan desde el tren delantero al
resto de la moto.
Figura 14.10: el estrés hace que
corte definitivamente el gas.
85
Manual de pilotaje J. González Tortosa
Capítulo XIV: La caída
______________________________________________________________________________________________________________________________
irregularidad que la desplaza, el proceso se repite con algo
de más intensidad, volviendo a girar el manillar hacia el
lado contrario. Si los amortiguadores no están trabajando
en su recorrido óptimo, por ejemplo porque no les ha dado
tiempo a recuperarse de la primera carga, la rueda sufre
una desviación más violenta. El piloto suele sorprenderse
en el primer movimiento y la primera reacción de supervivencia
–SR´s de Code4; ver capítulo V- es cortar gas o, lo
que es peor, frenar. Esto carga mas peso sobre la horquilla,
penalizando el recorrido de los amortiguadores, con lo que
las desviaciones de la dirección son cada vez más amplias
y violentas. El piloto suele entonces agarrar con fuerza el
manillar y pone rígidos los brazos. Como no hay fuerza
humana que pueda inhibir esos movimientos bruscos de la
dirección lo único que consigue es que se transmitan, a través
de su cuerpo, al resto de la moto, pudiendo terminar
por desestabilizarla por completo, provocando la caída1 .
La solución pasa forzosamente por no cortar el gas, ni aplicar
frenos y por no poner tensos los brazos: si el piloto no entorpece
los mecanismos de compensación espontánea que tiene
la moto, el shimmie desaparecerá solo, tan rápido como vino .
OBJETOS PEQUEÑOS EN LA TRAYECTORIA DE LA
MOTO
Si el objeto que se interpone en la trayectoria de la moto es
pequeño, por ejemplo una piedra o un perro que se cruza
y no da tiempo a esquivarlo cambiando la trazada, la posibilidad
de que se pueda evitar la caída es grande, a condición
de que se consiga mantener el control sobre el tren
delantero. Cuando se produce el choque, la rueda delantera
saltará hacia arriba y el cuerpo del motorista será catapultado
hacia delante, recayendo con todo su peso y de manera
desequilibrada sobre el manillar (Fig. 14.13), que se torcerá
hacia un lado.
Este desequilibrio será mayor si previamente se ha intentado,
quizás de manera instintiva, evitar el impacto girando
un poco el manillar. La consecuencia es que la moto vuelve
a tocar el suelo con el manillar ladeado, inclinada y con el
cuerpo del motorista desequilibrado sobre ella.
Figura 14.11: el “shimmie” creciente desestabiliza al piloto progresivamente
que, aferrado al manillar, pierde la capacidad de dirigir la moto y se sale de pista
(RS nº 6)
Figura 14.12: Presa del pánico, probablemente utiliza también el freno delantero
(RS nº 7). Este corredor terminó en el suelo como consecuencia de sus RSs. Le hubiera
bastado mantener abierto el gas, descargando peso de la rueda delantera, para
controlar el “shimmie”.
86
Manual de pilotaje J. González Tortosa
Capítulo XIV: La caída
Si la rueda delantera no ha apartado el objeto o no ha conseguido
desplazar al piloto hacia delante, la trasera chocará
a continuación sobre el obstáculo, dándole el golpe de gracia
para mandarlo al suelo.
Si embargo, probablemente se podrá evitar toda esta secuencia
de hechos si se hace lo siguiente:
1. Apurar de frenada hasta instantes antes del choque,
manteniendo la moto erguida y sin intentar cambiar su trayectoria.
2. Justo antes del impacto, soltar frenos y agarrar fuertemente
el manillar para evitar que se tuerza hacia un lado;
ponerse de pies y trasladar todo el cuerpo hacia atrás, sobre
el asiento del pasajero, estirando los brazos, pero sin ponerlos
rígidos.
3. Tras el choque y al contactar de nuevo la rueda delantera
en el suelo, seguir manteniendo recto y en la dirección
adecuada el manillar. El rebote de la rueda trasera, habrá
pillado al motorista de pies y en una posición más anterior,
como consecuencia de choque con la delantera y el asiento
no le golpeará el glúteo para mandarlo fuera. Si la moto cae
ladeada del tren posterior, se puede compensar bien si se
sigue manteniendo el control de la rueda delantera.
VALORAR LA ESCAPATORIA
Ante un obstáculo o conflicto eminente, hay que mirar siempre
hacia la escapatoria: quedarse mirando al punto problemático,
es equivalente a dirigir la moto hacia él y hacer ine-
______________________________________________________________________________________________________________________________
vitable el choque.
Si existe una escapatoria, hay que fijarla como objetivo y
realizar las maniobras necesarias para aprovecharla. A veces
esto implica cambiar de dirección con rapidez y acelerar,
en vez de frenar.
La valoración de las posibilidades hay que hacerla sobre la
marcha y tomar decisiones rápidas. Una vez decidida una
posible acción salvadora, el piloto debe de centrar toda su
atención en ella y hacerla con decisión. Esto, a veces, salva
al piloto de situaciones muy comprometidas.
Si un choque frontal es inevitable, lo mejor es levantarse de
la moto y, momentos antes del impacto, soltar el manillar e
intentar saltar por encima del objeto, si es que hay espacio.
Otras veces, el espacio puede estar por debajo, en cuyo caso
hay que echar la moto al suelo y soltarla, para deslizarse
por el hueco.
Si no existe espacio ni por arriba ni por abajo y tenemos
cierto tiempo para maniobrar después de la frenada, es mejor
siempre evitar el impacto frontal. Cambiar la trayectoria,
echar la moto al suelo, soltarla e ir derrapando hasta el
impacto, que debemos de procurar que no sea con la cabeza
ni con el pecho.
TÉCNICA DE LA CAÍDA.
Salvo por un “highside”, la caída no suele tener consecuencias
físicas graves si el piloto, durante su trayecto por el
suelo, no encuentra ningún obstáculo.
Figura 14.13: Choque contra un pequeño obstáculo. En este caso es el golpe de la rueda trasera el que lanza hacia delante
a la motorista que cae, ya fuera de control, sobre el manillar.
87
Manual de pilotaje J. González Tortosa
Capítulo XIV: La caída
______________________________________________________________________________________________________________________________
EL PASAJERO EN LA CAÍDA
Como he dicho en los capítulos anteriores, el pasajero debe
de implicarse en la conducción de la moto y estar siempre
atento a lo que sucede. Esto le alertará de una caída inmediata
y podrá adoptar medidas instintivas de defensa: Tensión
muscular, soltarse del conductor, buscar huecos, rodar
sin apoyos, proteger la cabeza, etc.
No existe nada más potencialmente dañino que el golpe le
coja desprevenido.
PRIMEROS AUXILIOS.
Aunque no es el objetivo de este manual, no quiero dejar
pasar la oportunidad de recordar al lector que, tener conocimientos
sobre como hacer una respiración artificial o
un torniquete para cesar una hemorragia, puede salvar una
vida. No hay nada mas frustrante que, nuestro compañero
motero, se encuentre en una situación crítica y no sepamos
que hacer para ayudarle. Todas las personas deben de incorporar
el conocimiento de los primeros auxilios al bagaje
de su vida.
Pero si no se tienen conocimientos y mientras se espera al
personal sanitario, hay que procurar por lo menos, no hacer
un daño adicional al que ya tiene el accidentado. En este
sentido es muy importante, en especial si nuestro amigo
está inconsciente, dar por supuesto que tiene una fractura
de columna vertebral, en particular de la columna cervical.
En esta circunstancia, el movimiento de la cabeza puede
desplazar la vértebra rota y lesionar la médula espinal. La
consecuencia es una desastrosa tetraplejía o parálisis de las
extremidades y tronco. Por tanto:
Para evitar el impacto o la caída, hay que intentar controlar
la moto y la situación hasta el último momento. Cuando
veamos que aquella es inevitable y nos estemos cayendo,
hay que soltar la máquina. No quedarse nunca agarrados al
manillar (Fig. 14.14). La moto tiene muchos sobresalientes
e irregularidades, no siendo aconsejable que llegue al impacto
enredados con ella. Solo con que la pierna del piloto
quede atrapada entre el tubo de escape y el asfalto, sufrirá
una quemadura muy grave.
El objetivo es rodar por el suelo sin apoyar manos, ni codos,
ni pies, flexionando ligeramente la cabeza sobre el pecho
cuando nos deslicemos sobre la espalda o un costado
hasta que el cuerpo se haya detenido por completo. De esta
manera se evitarán muchas fracturas.
EL EQUIPO.
En la caída es cuando un buen equipamiento se agradece.
Casco, guantes, botas y traje de cuero nos ayudarán a minimizar
muchas lesiones. No solamente por golpes, sino por
la abrasión del roce con el asfalto.
1. No quitar el casco. Extraer el casco implica flexiones
y torsiones de la cabeza si no se tiene exquisito
cuidado. Si es conveniente desabrocharlo, para que
no le comprima la faringe.
2. Con frecuencia se presentan vómitos. Si el motorista
está boca arriba y sin conocimiento, existe mucha
probabilidad de que el vómito pase a las vías respiratorias
y le produzca la fatídica falta de oxígeno. Para
prevenirlo hay que poner al accidentado de lado, pero
siempre sujetando la cabeza y procurando que no se
flexione, ni se tuerza, respecto al resto del cuerpo al
dar el giro.
Figura 14.14: Cuando la caída ya es inevitable,
hay que soltarse de la moto para no caer
enredado con ella.
Manual de pilotaje Capítulo XIV: La caída J. González Tortosa
88
___________________________________________________________________________________________________________________________
89
Manual de pilotaje Capítulo XIV: La caida J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Capítulo XV
RECOMENDACIONES
Todo lo que se ha expuesto en este libro, es importante. Las maniobras de conducción de una moto no son hechos aislados, sino que cada una de ellas tiene su fundamento en la que le precede o en la que se va a realizar a continuación, o ambas cosas. Cuando se realizan con una perfecta coordinación y respetando los tiempos que les corresponden, forman la maravillosa cadena de la fluidez. Una sinfonía que el piloto siente correr por las venas y que engrandece su alma, porque solo él es el creador de ese arte.
Este es el decálogo de mis recomendaciones finales. Son un poco el resumen del libro y reflejan mi pensamiento sobre el pilotaje de la moto:
Aunque se sepan los conceptos básicos del pilotaje, llegar a interiorizarlos hasta que se reflejen sin esfuerzo en la rutina del pilotaje requiere constancia, paciencia y mucho tiempo de práctica. Mi consejo es que se ensaye cada tema por separado, dedicando cada salida a practicar una maniobra concreta, teniendo en mente que la velocidad entorpece el aprendizaje.
La velocidad de paso por curva está condicionada por el nivel técnico del pilotaje, las condiciones físicas y la actitud mental. Pero amigo lector, después de asimilar lo que se dice en este libro, ya no existe excusa para no conducir seguro en cualquier circunstancia. Ese ha sido mi objetivo y lo que os deseo a todos vosotros, queridos colegas moteros.
‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐
1. Ser prudentes
2. Ser suave en todas las maniobras
3. Llevar siempre los brazos relajados
4. Mirar al punto de fuga.
5. Asegurar el control de velocidad antes de llegar a la curva.
“Nuestra meta es llegar al objetivo habiendo disfrutado del viaje y con la satisfacción de las cosas bien hechas...”
6. Utilizar la frenada en tres tiempos del freno delantero
7. Atrasar el ataque a las curvas
8. Fijar el punto de inicio de la tumbada
9. Terminar de utilizar los frenos antes de empezar a inclinar la moto.
10. Respetar las tres fases del gas durante el paso por curva. 90
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
91
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
BIBLIOGRAFÍA
1. Armengol J.M.: Conducción deportiva de motocicletas. Libros Cúpula de Scyla Editores 2007.
2. Arnella J.: Técnicas de conducción moto. Editorial Baber S.A. Barcelona 1997
3. Code, K.: A twist of the wrist. The motorcycle road racers handbook. 1ª edicion. Code Break 1982‐ 2002
4. Code, K.: A twist of the wrist Volume II. The basics of high performance motorcycle riding. Code Break Editores 1993
5. Ienatsch N. : Sport Riding Techniques. David Bull Publishing 2003.
6. Foale T.: Motocicletas. Comportamiento dinámico y diseño de chasis. El arte y la ciencia. Tony Foale Desings 2003.
7. Fajans J.: Steering in bicycles and motorcycles. Am. J. Phys 2000; 68: 654‐659
8. Schwantz, K. Suzuki School. Speed Secrets: http://www.motorcyclistonline.com/features/122_0608_kevin_schwantz_suzuki_school/track_tips.htmll
_________________________________
92
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
93
Manual de pilotaje J. González Tortosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
ÍNDICE ALFABÉTICO
Aceite sobre el asfalto
79
Aceleración
31
Cambios de marcha y
30
En la curva
51
Adherencia del neumático
18
Agarre del neumático
18
Amortiguadores
17
Anticipación en referencias visuales
25
Anclaje del piloto a la moto
70
Ápex, definición de
22
Ápice, definición de
22
Aptitud y factor psicológico en caidas
82
Autoalineación de rueda, fuerza de
17
Ataque a la curva
48
Ataque anticipado
55
Ataque atrasado
56
En las curvas enlazadas
56
Bibliografía
92
Caídas
82
Prevención de,
82
Aptitud y factor psicológico
82
Derrape de ruedas y
82
El equipo en
88
El pasajero en la
88
Objetos pequeños en la trayectoria
87
Valorar escapatoria en las
88
Shimmie
85
Técnica de la caída
88
Cambio de marcha
28
Aceleración, en los
30
Conducción deportiva y
32
Elección de la marcha
32
Pasajero y el
32
Reducción de marcha
30
Campo visual
25
Circuito - Ver conducción deportiva -
Condiciones meteorológicas adversas
78
Conducción deportiva
Cambio de marcha y
32
Curvas en
74
Gestión de la mirada en
26
Frenada en conducción deportiva
42
Postura
62
Contramanillar
58
Control del derrape de rueda trasera
84
Curvas
24,48
Fases del giro
48
Fase I del giro
48
Fase II del giro
50
Fase III del giro
51
Fase IV del giro
51
Ataque adelantado a la curva
55
Ataque atrasado a la curva
56
Ataque en curvas enlazadas
56
Manejo de la mirada en
24
Manejo del gas en
48
Manejo del gas según la curva
52
Pilotaje deportivo en
74
Rapidez de la tumbada
74
Rapidez en levantar la moto
75
Rozar rodilla
75
Timoneo
76
Derrape
82
Control en la rueda trasera
84
De la rueda delantera
82
De la rueda trasera
83
Dinámica de la postura racing
64
Dinámica de la postura inglesa
69
Equilibrio de la moto
16
Equilibrio en la tumbada
19
Elección de la marcha
31
Embrague
28
Golpe de gas al vacío y embrague
30
Reducción de marcha y embrague
30
Zona de fricción del embrague
28
Cuando utilizarla
28
Equipo en la caída
88
Escapatoria en caída, valorar la
76
Exceso de velocidad en curva
71
Factor psicológico en la caída
82
Factor psicológico y tipo de asfalto
78
Fases del giro
48
Fase I
48
Fase II
50
Errores frecuentes de la FASE II
50
Fase III
51
Fase IV
51
Fijar el ápice de la curva
24
Fijar el inicio del ataque a la curva
24
94
Manual de pilotaje J. González Totosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Fijar el punto de salida de la curva
25
Frenada
34
Ensayar la frenada
39
Freno delantero
34
El defecto más frecuente con
35
Como utilizar el freno delantero
35
Frenada en tres fases
36
Freno trasero
36
Como utilizar el freno trasero
37
Cuando utilizarlo en solitario
36
Geometría de la moto y frenada
45
La potencia de cada freno
37
Frenar en tumbada
38
Pasajero y frenada
40
Pilotaje deportivo y frenada
42
Recomendaciones para la frenada
38
Retención de motor
37
Stress y frenada
45
Freno delantero
34
Freno trasero
36
Fricción del embrague, zona de
28
Fuerza de autoalineación de la rueda
17
Gancho (hook turns)
64
Gas
Manejo del gas a lo largo del giro
48
Manejo del gas según la curva
52
Gasolina/gasoil sobre el asfalto
79
Geometría de la moto y frenada
45
Gestión de la mirada
22
Gestión de la mirada del pasajero
26
Gestión de la mirada en circuíto
26
Giros alternativos
56, 67
Giro apoyado (pívot steering)
64
Giroscopio, efecto de
16,58
Golpe de gas al vacío
30
Gravilla
79
Histéresis del neumático
18
Huellas de contacto del neumático
16
Índice alfabético
94
Índice por capítulos
4
Introducción al manual
10
LLuvía
78
Manejo de la mirada
22
Manejo de los elementos referenciales
27
Manos dormidas, síndrome de las
13
Manos en la postura básica
12
Marcha
Cambio de marcha
28
En aceleración
30
En conducción deportiva
32
Con pasajero
32
Elección de la marcha
31
Reducción de marcha
30
Mirada, gestión de la
22
Niebla
80
Neumáticos
18
Agarre de los
17
Huella de contacto de los
16
Presión de inflado de los
18
Temperatura de los
18
Nieve
79
Objetos en la trayectoria
87
Pasajero
Cambio de marcha con pasajero
32
En la caída
88
En la frenada
40
En las curvas
72
Gestión de la mirada del pasajero
26
Postura básica en el pasajero
14
Pies
Los pies en la postura básica
14
El pie interior en los giros
71
El pie interior en postura racing
63
Pilotaje deportivo
Cambio de marcha en,
32
Curvas en pilotaje deportivo
74
Frenada en pilotaje deportivo
42
Gestión de la mirada en circuito
26
Stress
45
Plegadas de calentamiento
19
Postura
Postura básica
12
Postura en el pasajero
14
Postura continental
70
Postura inglesa
68
Circunstancias apropiadas para,
68
Puntos clave y dinámica
69
Postura racing
62
95
Manual de pilotaje Índice alfabético J. González Totosa
___________________________________________________________________________________________________________________________
Dinámica de la postura racing
64
Postura inglesa
68
Giros alternantes
56,79
Postura racing
62
Puntos clave de la postura racing
62
Tocar rodilla
75
Peso en las estriberas
64, 71
Tumbada
58
Giro apoyado
64
definición de tumbada
22
Gancho
64
Frenar en tumbada
38, 42
Posturas intermedias
70
Maniobras a evitar en tumbada
71
Presión de inflado de los neumáticos
18
Técnicas para entrar en tumbada
58,61
Primeros auxilios
88
Timoneo
76
Prólogo a la cuarta edición
8
Valoración de la curva
Prólogo a la quinta edición
9
24. 48
Prevención de la caída
82
Viento
80
Posición del pie interior en los giros
71
Visión periférica y central
25
Punto de ataque a la curva
24,48
Punto de fuga
23
Punto de salida de la curva
25
Zona de fricción del embrague
Rayas blancas sobre el asfalto
79
Rapidez de la tumbada
74
Rapidez en levantar la tumbada
75
Reacciones de supervivencia en stress
45
Recomendaciones finales
90
Rodillas
14, 70
Reducción de marcha
30
Referencias visuales esenciales
24
Retención de motor
37
Rozar rodilla
75
Rueda delantera
Derrape de la
82
En frenada
34
Rueda trasera
En frenada
36
Control del derrape de la
84
Derrape de la
83
Shimmie
85
Síndrome de las manos dormidas
13
Stress
45
Reacciones de supervivencia
45
Técnica en la caída
88
Temperatura de los neumáticos
18
Trazada
54
Definición
22
En curvas enlazadas
56
Traslado lateral de peso
62,68
----------------------------------------------------------------------
28
96
Manual de pilotaje Índice alfabético J. González Totosa__
Publicar un comentario